Orvieto

Historia

La ciudad de Orvieto se alza sobre una roca que domina la llanura, por la que discurren los ríos Paglia y Chiani poco antes de confluir en el Tíber. Esta enorme plataforma en toba volcánica marrón, que se eleva a cincuenta metros sobre el terreno circundante, fue creada por la acción de varios volcanes.

Los primeros asentamientos de que se tiene noticia se remontan al siglo VII a. C., pero es muy probable que el lugar estuviera ya habitado en la Edad del Bronce y en la Edad del Hierro.

Periodo etrusco

Orvieto fue una importante ciudad etrusca, probablemente Velzna, llamada Volsinii Veteres por los romanos. Surgió en las cercanías de un famoso santuario etrusco, Fanum Voltumnae, donde cada año se reunían los numerosos habitantes de Etruria para celebrar ritos religiosos y juegos.

Entre los siglos VIII y VI a. C., la ciudad vivió un notable desarrollo económico, del que se beneficiaron principalmente algunas familias ricas en un régimen fuertemente oligárquico, y un crecimiento demográfico que conformó una población multiétnica.

La ciudad etrusca alcanzó su máximo esplendor entre los siglos VI y IV a. C., convirtiéndose en un floreciente centro comercial y artístico, con una supremacía militar garantizada por su posición estratégica que la convertía en una fortaleza natural.

Periodo romano

Pero el equilibrio social que había permitido el crecimiento de la ciudad se hundió a finales del siglo IV y comienzos del III a. C. Las clases populares conquistaron el gobierno, la lucha de clases fue violenta, y la nobleza pidió ayuda a los romanos. Estos aprovecharon la ocasión y en 264 a. C. destruyeron Volsinii y deportaron a sus habitantes a orillas del cercano lago de Bolsena, donde surgió Vosinii novi. No se conoce el motivo del encarnizamiento de los romanos, que saquearon la ciudad y se llevaron a Roma más de dos mil estatuas de los santuarios de etruscos, incluyendo la de su principal divinidad, Vertumnus.

Otras invasiones provocaron, siglos más tarde, el regreso de la población a su antigua posición más protegida, y en la alta edad media se fundó sobre la roca la ciudadela de Ourbibentos, que al cabo de algunos siglos se convirtió en una ciudad, Urbs Vetus (Ciudad Vieja).

Vista de Orvieto.

Ciudad libre

Tras la caída del Imperio romano de Occidente, Orvieto estuvo bajo dominio de los ostrogodos hasta que en 553, tras una cruenta batalla y un asedio, fue conquistada por el general bizantino Belisario. Tras la constitución del Ducado de Spoleto, pasó a manos de los lombardos. Poco antes del año 1000 la ciudad, importante punto estratégico en los confines de la Italia bizantina, volvió a florecer, con nuevas fortificaciones, palacios, torres e iglesias. Aunque oficialmente no formaba parte de los Patrimonio de San Pedro estaba de facto bajo control del papado, y precisó de la autorización del Papa Adriano IV para constituirse en ciudad libre en 1157.

A partir del siglo XII, tras victoriosas batallas contra Siena, Viterbo, Perugia y Todi, Orvieto llegó a dominar un vasto territorio, desde el Valle de Chiana hasta Orbetello y Talamone, en el mar Tirreno. Para su expansión contó con un importante aliado, Florencia, rival de Siena. Los siglos XIII y XIV fueron los de máximo esplendor de la ciudad, que con unos 30.000 habitantes, más incluso que Roma, se convirtió en una potencia militar indiscutible y se adornó con espléndidos palacios y monumentos.

En 1216 el papa Inocencio III proclamó la tercera cruzada en la iglesia de San Andrés, la misma en que Martín IV fue elevado al pontificado en 1281, en presencia de Carlos I de Anjou. En 1297, en la iglesia de San Francisco, el papa Bonifacio VIII canonizó a San Luis, rey de Francia.

Las luchas internas

Pero en esta misma época nacieron enconadas luchas internas entre familias patricias; los Monaldeschi, güelfos, y los Filippeschi, gibelinos; los Malcorini, partidarios del Emperador, y los Muffatti, partidarios del Papa. Estas luchas debilitaron a la ciudad, favoreciendo su conquista en 1364 por el cardenal Gil Álvarez Carrillo de Albornoz (conocido en Italia como Egidio Albornoz).

Tras el cardenal Albornoz, Orvieto estuvo sujeta a varios señores: Rinaldo Orsini, Biordo Michelotti, Giovanni Tomacello y Braccio Fortebraccio. En 1450, pasó a formar parte de los Estados Pontificios.

Los siglos XVII y XVIII fueron periodos de tranquilidad para la ciudad. Bajo el Imperio Napoleónico se constituyó en cantón, y de nuevo en poder del papado fue convertida en Delegación Apostólica. En 1860 fue anexionada por el Reino de Italia.

Other Languages
Alemannisch: Orvieto
العربية: أورفييتو
български: Орвието
català: Orvieto
čeština: Orvieto
Cymraeg: Orvieto
dansk: Orvieto
Deutsch: Orvieto
Ελληνικά: Ορβιέτο
English: Orvieto
Esperanto: Orvieto
eesti: Orvieto
euskara: Orvieto
فارسی: ارویه‌تو
suomi: Orvieto
français: Orvieto
עברית: אורבייטו
hrvatski: Orvieto
magyar: Orvieto
Bahasa Indonesia: Orvieto
íslenska: Orvieto
italiano: Orvieto
қазақша: Орвието
한국어: 오르비에토
Latina: Urbs Vetus
lumbaart: Orvieto
lietuvių: Orvjetas
Napulitano: Orvieto
Nederlands: Orvieto
norsk nynorsk: Orvieto
norsk bokmål: Orvieto
polski: Orvieto
Piemontèis: Orvieto
português: Orvieto
română: Orvieto
tarandíne: Orvieto
русский: Орвието
sardu: Orvieto
sicilianu: Orvietu
srpskohrvatski / српскохрватски: Orvieto
Simple English: Orvieto
slovenščina: Orvieto
српски / srpski: Орвијето
svenska: Orvieto
Tagalog: Orvieto
Türkçe: Orvieto
українська: Орв'єто
اردو: ارویتو
oʻzbekcha/ўзбекча: Orvieto
Tiếng Việt: Orvieto
Volapük: Orvieto
Winaray: Orvieto
Bân-lâm-gú: Orvieto