Ortogénesis

Theodor Eimer
Ronald Fisher

La Ortogénesis, también conocida como la evolución ortogenética, la evolución progresiva o la autogénesis, es una hipótesis biológica según la cual la vida tiene una tendencia innata a evolucionar de un modo unilineal debido a alguna "fuerza directriz", ya sea interna o externa. La hipótesis tiene bases filosóficas de esencialismo, finalismo, y de teología, y propone una fuerza intrínseca que lentamente transforma las especies. Ronald Fisher puso fin al ortogénesis cuando arguyó en su libro de 1930 The Genetical Theory of Natural Selection en favor de la herencia particulada.[1] George Gaylord Simpson en 1953 en un ataque a la ortogenesia llamó este mecanismo “la misteriosa fuerza interna”.

Los proponentes clásicos de la ortogenesia han rechazado la teoría de la selección natural como mecanismo organizador de la evolución, y teorías de especiación para un modelo rectilíneo de evolución guiada actuando en especies discretas con “ esencias”.

El término ortogénesis fue popularizado por Theodor Eimer, aunque la idea que el término refleja se puede remontar a tiempos de Bateson.[2] La hipótesis ortogenética tuvo un número significativo de seguidores en el siglo XIX cuando varias hipótesis de mecanismos evolutivos, como por ejemplo el lamarquismo, estaban siendo propuestos. Algunos seguidores conocidos fueron el fiósofo Henri Bergson, Leo Berg y, por un tiempo, el paleontólogo Henry Farifield Osborn. La ortogénesis fue particularmente aceptada por paleontólogos que vieron en sus fósiles un cambio direccional, y en la paleontología invertebrada.

La autogénesis es una versión específica de la ortogénesis que incorpora la refutada teoría de la generación espontánea.

Diferencia con "evolución hacia un fin último"

Muchas fuentes mezclan esta visión de la evolución con otra teoría: que la evolución está encaminada hacia algún fin último. Esta falta de separación frecuente llega a establecer de manera errónea que “la ortogénesis propone que la evolución se mueve de manera unilineal hacia una meta perfecta”. Es cierto que los primeros proponentes de la ortogénesis a menudo sostenían conjuntamente estas dos ideas (v.g Jean-Baptiste Lamarck) y que estas dos ideas están extremadamente relacionadas con la teoría del diseño inteligente. Sin embargo, estas dos creencias son ideas separadas que son rechazadas cada una independientemente por el grueso de la doctrina científica contemporánea. Así entonces, la idea de “la evolución hacia un fin último” es mejor entendida como una forma de teología más que una hípótesis científica.

La distinción es mejor apreciada cuando reconocemos que la ortogénesis es inherente en las teorías del biólogo alemán Ernst Haeckel y el estadounidense Richard Swann Lull. Ambos científicos propusieron mecanismo donde la evolución procedía de una manera unilineal, pero ninguno vio metas. En vez de eso, se refirieron a desconocidos procesos genéticos que conducían la evolución.

Other Languages
català: Ortogènesi
Deutsch: Orthogenese
English: Orthogenesis
eesti: Ortogenees
français: Orthogenèse
galego: Ortoxénese
hrvatski: Ortogeneza
italiano: Ortogenesi
日本語: 定向進化説
Latina: Orthogenesis
polski: Ortogeneza
português: Ortogénese
русский: Ортогенез
українська: Ортогенез
中文: 定向演化