Organolitio

Un reactivo de organolitio es un compuesto organometálico con un enlace covalente entre un átomo de carbono y uno de litio. Como la naturaleza electropositiva del litio hace que la densidad de carga del enlace esté sobre el átomo de carbono, se crea efectivamente un carbanión. De ahí que los compuestos de organolitio sean bases y nucleófilos extremadamente potentes.

Producción

Los reactivos de organolitio se preparan industrialmente por la reacción de un halocarbono con litio metálico, esto es: R-X + 2 Li → R-Li + LiX.[1]​ Una reacción secundaria de esta síntesis, especialmente con los yoduros de alquilo, es la reacción de Wurtz, en la que una especie R-Li reacciona con especies R-X formando un producto R-R. Esta reacción secundaria puede ser evitada casi completamente utilizando cloruros o bromuros.

Un segundo método es la reacción de un haluro de alquilo o sulfuro de arilo y alquilo con una sal aniónica radical de litio, como el naftaluro de litio. Estos aniones radicales pueden ser preparados por la reducción de un sistema aromático como el naftaleno con litio metálico. Como la reducción orgánica de los haluros de alquilo es mucho más rápida con los radicales aniónicos que mediante la reacción directa con metal litio, esta reacción permite la síntesis de un número más amplio de compuestos exóticos de organolitio.

Un tercer método involucra el intercambio metal-halógeno entre un compuesto de halogenuro orgánico (generalmente un yoduro o bromuro) y una especie de organolitio (generalmente n-butillitio, n-BuLi, sec-butillitio, -BuLi, o ter-butillitio, -BuLi. Como esta es una reacción en equilibrio, la reacción es exitosa sólo si el reactivo de litio formado tiene un carbanión más estable que el reactivo de litio inicial. Este método es usado frecuentemente para preparar reactivos de vinillitio, arillitio y alquillitio primario, y es especialmente valioso para la preparación de reactivos de litio funcionalizados, donde las condiciones drásticas requeridas para la reacción con litio metálico deben ser evitadas.

Un cuarto método es un intercambio, esta vez entre un compuesto de organolitio y otro compuesto organometálico. Esta es, nuevamente, una reacción en equilirbio, donde el metal más electropositivo (litio) terminará unido al gupo orgánico más electronegativo. Un ejemplo es la síntesis de vinillitio a partir de tetravinilestaño y fenillitio. El vinillitio es muy difícil de preparar por otros métodos.

Un quinto método es la desprotonación de un compuesto orgánico con especies de organolitio, en una reacción ácido-base.