Organización territorial de los Estados Unidos

Los Estados Unidos continentales.
Los Estados Unidos y sus posesiones ultramarinas.

Estados Unidos de América es un país situado casi en su totalidad en América del Norte, al sur de Canadá y al norte de México. Posee también un estado insular ( Hawái) y varios territorios en Oceanía y en el Caribe.

Las divisiones político-administrativas del país son las muy diversas entidades subnacionales que juntas conforman los Estados Unidos. La división principal es el estado. Los gobiernos federales y estatales de los Estados Unidos operan dentro de un sistema de soberanía en paralelo, por lo que los estados no son técnicamente «divisiones» creadas dentro de los Estados Unidos, sino más bien las unidades que, junto con el distrito federal y los otros territorios administrados por el gobierno federal, componen a los Estados Unidos.

Los estados suelen subdividirse en condados. En Louisiana se utiliza el término parish (parroquia) y en Alaska se utiliza el término borough (burgo), por lo que para efectos de censos dichos términos son equivalentes a condados en esos estados.

Los condados y los equivalentes a condados pueden subdividirse en townships (municipios). En Nueva Inglaterra y Nueva York las ciudades son tratadas de forma similar a municipios por la Oficina del Censo de Estados Unidos. Ciudades y municipios se utilizan como subdivisiones de condados en 20 estados, principalmente en el noreste y medio oeste del país.[1]

Los centros de población pueden estar organizados en ciudades incorporadas, villas, aldeas y otros tipos de municipalidades. Los municipios están normalmente subordinados al gobierno del condado, con algunas excepciones. Ciertas ciudades, por ejemplo, se han fusionado con el gobierno de su condado formando así las ciudades-condados consolidados. En Virginia las ciudades son totalmente independientes del condado en el que de otro modo serían una parte. En algunos estados, especialmente en Nueva Inglaterra, las ciudades constituyen la unidad primaria de los gobiernos locales por debajo del nivel estatal, en algunos casos eliminando por completo la necesidad del condado.

Fuera de los Estados, otras divisiones incluyen el distrito federal, áreas insulares administrados por el gobierno federal, y las reservas indias americanas. El Gobierno Federal también mantiene la jurisdicción exclusiva sobre las instalaciones militares y las embajadas y consulados estadounidenses que se encuentran en países extranjeros. Existen otras divisiones especiales distintos de los de la gobernanza general, ejemplos de los cuales incluyen los distritos de conservación y los distritos del Congreso.

Los Estados y sus subdivisiones

Estados

La unidad político-administrativa primaria de los Estados Unidos es el estado. Según numerosas decisiones de la Corte Suprema, los 50 estados individuales y los Estados Unidos en su conjunto, son cada uno de jurisdicción soberana. Los 13 estados originales declararon su independencia del Imperio británico en 1776. En 1777 establecieron un gobierno conjunto bajo los Artículos de la Confederación. La Constitución de los Estados Unidos reemplazó los artículos en 1789. La constitución establece la autoridad del gobierno federal de los Estados Unidos, que incluye el poder de acuñar moneda y el manejo de la política exterior. Asimismo, la constitución mantiene la soberanía de cada Estado. La Décima Enmienda de la constitución refuerza la idea de soberanía paralela, declarando que los poderes no delegados al gobierno federal son retenidos por los estados.

Los 37 estados adicionales fueron admitidos en la Unión por actos del Congreso de los Estados Unidos, comenzando con Vermont en 1791 y terminando con Hawái en 1959.

La Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Texas contra White sostuvo que los estados no tienen el derecho a la secesión, aunque permitía cierta posibilidad de la divisibilidad «a través de la revolución, o por medio del consentimiento de los otros Estados».[3]

Cuatro estados (Massachusetts, Pennsylvania, Virginia y Kentucky) se autodenominan commonwealths (mancomunidades). En este contexto dicho término se refiere a la riqueza común o el bienestar de la población.[5]

Los 50 estados de los Estados Unidos de América son los siguientes, añadiendo a ellos el Distrito de Columbia ( Washington D. C.):

Alabama Alaska Arizona Arkansas California Colorado Connecticut Delaware Florida Georgia Hawái Idaho Illinois Indiana Iowa Kansas Kentucky Luisiana Maine Maryland Massachusetts Míchigan Minnesota Misisipi Misuri Montana Nebraska Nevada Nuevo Hampshire Nueva Jersey Nuevo México Nueva York Carolina del Norte Dakota del Norte Ohio Oklahoma Oregón Pensilvania Rhode Island Carolina del Sur Dakota del Sur Tennessee Texas Utah Vermont Virginia Washington Virginia Occidental Wisconsin Wyoming Delaware Maryland Nuevo Hampshire Nueva Jersey Massachusetts Connecticut Virginia Occidental Vermont Rhode IslandMap of USA with state names es.svg
Acerca de esta imagen


Los 50 estados se pueden dividir en regiones de muchas maneras diferentes.

  • El término Estados Unidos continentales por lo general se refiere al bloque principal de 48 estados con el océano Atlántico al este, el océano Pacífico al oeste, Canadá al norte y México al sur. Dado a que esta agrupación contiene 48 estados, también se conoce comúnmente como «Los 48 Bajos». La designación de «Estados Unidos contiguos» también se utiliza para esta agrupación de estados, podría decirse con mayor precisión, ya que Alaska también se encuentra en el continente de América del Norte, por lo que «Estados Unidos continentales» realmente debería hacer referencia a los 48, además de Alaska.
  • Alaska es un exclave de los Estados Unidos, conectado físicamente sólo a Canadá.
  • Hawái se encuentra en un archipiélago en el océano Pacífico central.

Condados

Mapa de los Estados Unidos, mostrando los estados divididos en condados.

Los estados se dividen en regiones administrativas más pequeñas, llamadas condados en todo menos en dos estados. Las excepciones son: Alaska, donde las principales subdivisiones son los borough (burgo), en tanto aquellas partes del estado que no están incluidos en ningún borough, llamados borough no organizado, se dividen en "zonas de censo"; y Luisiana, que se divide en unidades denominadas parish (parroquias). Los condados existen para proporcionar apoyo local de forma general a las actividades del gobierno estatal, como la recolección de ingresos del impuesto predial (los condados casi nunca tienen su propia potestad tributaria), pero sin aportar la mayor parte de los servicios asociados con los municipios. Los condados tienen diferentes grados de importancia política y jurídica. En algunos estados, principalmente en Nueva Inglaterra, se utilizan principalmente como distritos judiciales. En otros estados, los condados tienen amplios poderes en materia de vivienda, educación, transporte y recreación.

Los condados pueden contener una serie de ciudades, villas, o aldeas, o a veces sólo una parte de una ciudad. Algunas ciudades se han fusionado con sus condados formando así las ciudades-condados consolidadas, es decir, estos condados se componen en su totalidad de un solo municipio donde el gobierno municipal también funciona como el gobierno del condado; entre éstas ciudades se incluyen Filadelfia, Honolulú, San Francisco y Denver. En Virginia las ciudades son totalmente independientes del condado en el que de otro modo serían una parte, por lo que no tienen subdivisiones adicionales. Algunos estados también contienen ciudades independientes que no forman parte de condado alguno.

Ciudades y municipios

Las ciudades ( towns) y los municipios ( townships) son subdivisiones de los condados. Estos términos están estrechamente relacionados, tanto así que en muchos documentos históricos ambos se utilizan indistintamente. Sin embargo, los poderes otorgados a las ciudades o municipios varían considerablemente de un estado a otro. En Nueva Inglaterra, las ciudades son principalmente una forma básica de gobierno local, que proporciona muchas de las funciones de los condados en otros estados. En California, por el contrario, los estatutos pertinentes del Código de Gobierno aclaran que «town» es simplemente otra palabra para la «ciudad», especialmente en las leyes que separan una ciudad de algo distinto como una ciudad chárter.

Algunos municipios tienen gobierno y el poder político, otros son simplemente designaciones geográficas. Los municipios en los Estados Unidos son por lo general el producto del Sistema de Catastro Público.

Municipalidades

Hay aproximadamente 30.000 ciudades incorporadas en los Estados Unidos, con diversos grados de autonomía.

Otras subdivisiones

En algunos estados, como Michigan, las universidades estatales son jurisdicciones constitucionalmente autónomas, dotadas de un estatus especial equivalente a la del municipio metropolitano. Es decir, como personas jurídicas, que operan como si fueran los municipios, pero su autonomía es más de control legislativo y ejecutivo que las hacen igualmente comparables a las divisiones administrativas del Estado.

Other Languages