Organización territorial de Brasil

Estados de Brasil.

La República Federativa del Brasil es una Unión de 27 unidades federales ( portugués: Unidades Federativas (UF)): 26 estados y el Distrito Federal, donde se encuentra la capital federal, Brasilia. Los Estados generalmente se basan en las fronteras históricas, convencionales que han desarrollado con el tiempo. El Distrito Federal no es un Estado de derecho propio, pero comparte algunas de las características de uno y otras de un municipio. El Distrito Federal colinda con los Estados de Goiás y Minas Gerais. Los códigos indicados a continuación se definen en la norma ISO 3166-2:BR.[1]

Cada estado tiene una Asamblea Legislativa unicameral con legisladores estatales que votan las leyes de sus respectivos territorios. Estas supervisan las actividades del Poder Ejecutivo de los estados y municipios. Para ello, tiene un Tribunal de Cuentas con el fin de proporcionar asesoramiento sobre el uso de los fondos públicos. Sólo dos municipios ( São Paulo y Río de Janeiro) poseen Tribunales de Cuentas separados y unido a sus Cámaras de Concejales, quedando prohibida la creación de nuevos tribunales de cuentas municipales.[1]

El Distrito Federal tiene características comunes a los estados federados y a los municipios. A diferencia de los estados federados, no puede ser dividido en municipios, pero puede ser dividido en regiones administrativas. Por otro lado, puede subir los impuestos como si fuera un estado, y también, como un municipio.[1]

Historia

Evolución de la división administrativa de Brasil

Imperio del Brasil

En 1853 la parte sur de la provincia de São Paulo se dividió y creó la provincia de Paraná, como castigo por haber participado en el levantamiento contra el imperio en 1842. El condado de São Francisco, región de la margen izquierda del río São Francisco, fue aprobada a Bahía, como castigo a Pernambuco por la participación en La Confederación del Ecuador en 1830.

República

En 1943, con la entrada de Brasil en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Getulio Vargas decidió crear en las fronteras seis territorios estratégicos del país para administrarlos directamente: Punta Porá, Iguazú, Amapá, Río Branco, Guaporé y el archipiélago de Fernando de Noronha. Punta Porá e Iguaçu volvieron a su estado original después de la guerra, mientras que los cuatro restantes se mantuvieron. Una década más tarde Río Branco cambió su nombre a Roraima y Guaporé es bautizado Rondonia.

En 1960, un territorio cuadrangular fue desmembrado del estado de Goiás con el fin de convertirse en la casa de la nueva capital, Brasilia, dentro del nuevo Distrito Federal. Al mismo tiempo, el antiguo Distrito Federal se transformó en el Estado de Guanabara, que incluía sólo la ciudad de Río de Janeiro y su área rural.

En 1962, Acre fue elevado a la condición de estado.

En 1975, el Estado de Guanabara se incorporó como municipio en el estado de Río de Janeiro, con la ciudad de Río de Janeiro como capital estatal.

En 1977 la parte sur de Mato Grosso se emancipó como el nuevo Estado de Mato Grosso do Sul con capital en la ciudad de Campo Grande.

El 22 de diciembre de 1981, se creó el estado de Rondônia el 4 de enero de 1982 por el entonces presidente de Brasil João Batista Figueiredo, y se asentó la ciudad de Porto Velho como su capital.

La Constitución de 1988 redefinió la estructura de las divisiones tal cual lo es hoy. Aunque se mantiene la definición legal de los Territorios Federales, terminó con los existentes hasta ese momento ( Roraima y Amapá), mejoró la consideración de los Estados y la integración de Fernando de Noronha al estado de Pernambuco. En el mismo acto, la parte norte de Goiás fue desmembrada como el Estado de Tocantins y su capital la ciudad de Palmas.[2]

Other Languages