Organización Nacional de Trasplantes

Organización Nacional de Transplantes
(ONT)
Logotipo de la ONT.png
Información general
Fundación1989
JurisdicciónFlag of Spain.svg España
PaísEspaña
SedeSinesio Delgado 6-8, Pabellón 3, Madrid
Organización
Dependiente deMinisterio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Presupuesto anual4,06 M€ (2017)[1]
Sitio web

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) es un organismo público español encargado de los asuntos relacionados con trasplantes. Su directora es Beatriz Domínguez-Gil, que sustituyó en 2017 a su promotor y creador Rafael Matesanz tras más de 28 años al frente.[2]

Es un organismo coordinador de carácter técnico, fundado en 1989 y perteneciente al Ministerio de Sanidad y Consumo, encargado de desarrollar las funciones relacionadas con la obtención y utilización clínica de órganos, tejidos y células. Tras su creación, España ha pasado de 14 donantes por millón de población (pmp) a 39,7 donantes pmp en 2015, pasando de estar en la parte media-baja de los índices de donación en Europa a ser el líder mundial.[3]

Su principal objetivo es la promoción de la donación altruista con el fin de que el ciudadano español que necesite un trasplante tenga las mayores y mejores posibilidades de conseguirlo.

Para llevar a cabo dichas funciones actúa como una unidad técnica operativa, coordinando y facilitando las actividades de donación, extracción, preservación, distribución, intercambio y trasplante de órganos, tejidos y células en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

Historia

Antes de la creación de la organización, el primer trasplante exitoso realizado en España fue en 1965, de riñón, llevado a cabo por los doctores Gil Vernet y Caralps (del Hospital Clínic de Barcelona) y los doctores Alférez y Hernando (de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid).[6]​ que ya entonces reconocía el anonimato del donante y la carencia de lucro en la práctica de la extracción de órganos, entre otras disposiciones.

En la década de los 80, nuevos órganos se añadieron a la oferta de los hospitales, concretamente hígado, corazón y páncreas.[4]

Para paliar estos graves efectos, el Ministerio de Sanidad y Consumo creó en 1989 la Organización Nacional de Trasplantes en el edificio del Hospital del Rey.[4]​ Desde entonces, aunque la misión fundamental de la organización no ha cambiado, ha habido varias alteraciones en la ley de extracción y trasplante de órganos original.