Orden de la Merced

Orden de la Merced
Coat of Arms of the Mercedarians.svg
Nombre latinoOrdo beatae Mariae Virginis de Mercede
SiglasO. de M.
Nombre comúnMercedarios
ReglaProfesa la Regla de san Agustín, con Constituciones propias.[1]
Hábito"Es blanco, de materia sencilla, compuesto de túnica, cinturón, escapulario, capilla y escudo".[2]
FundadorPedro Nolasco
Fundación1218
Lugar de fundaciónBarcelona, España
Aprobación1235, por la Bula Devotionis vestrae de Gregorio IX.[3]
Superior GeneralFr. Juan Carlos Saavedra Lucho (2016 -)[4]
Religiosos724[5]
Sacerdotes508[6]
CuriaVia Monte Carmelo 3, 00166 Roma, Italia
Presencia9 Provincias (Aragón, Argentina, Brasil, Castilla, Chile, México, Perú, Quito-Ecuador y Romana); y 4 Vicarías (Caribe, Centroamérica, Estados Unidos y Venezuela).
Sitio webhttp://www.ordenmerced.org

La Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más conocida como Orden de la Merced (en latín: Ordo Beatæ Mariæ Virginis de Redemptione Captivorum), es una orden religiosa católica, fundada en 1218 por san Pedro Nolasco (ca. 1180–1245) para la redención de los cristianos cautivos en manos de musulmanes (60.000 hasta 1779). Los mercedarios se comprometen con un cuarto voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad de las demás órdenes, a liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello.

Novicios de la Orden de la Merced.

La Orden de la Merced hoy

Evolución del número de Religiosos de la Orden de la Merced 1980 - 2009

Los mercedarios en el mundo

Obispo junto a diáconos de la Orden de la Merced.

En 2009, la Orden poseía 157 casas y 724 religiosos.[8]​ estructurados en nueve provincias (Aragón, Argentina, Brasil, Castilla, Chile, México, Perú, Quito-Ecuador y Romana), y cuatro vicarías (Caribe, Centroamérica, Estados Unidos y Venezuela).

Imagen de San Pedro Nolasco y la Virgen de la Merced al fondo.

El carisma mercedario y las nuevas formas de cautividad

Entre 1776 y mediados del s. XIX se producen las últimas redenciones de cautivos,[9]​ por lo que desde ese momento se hace necesario redefinir las funciones de la Orden. Así, desde la restauración de la Orden en 1880 por el Maestro General P. Pedro Armengol Valenzuela, se produjo una reflexión para profundizar en cuál debía ser la tarea de los mercedarios en los nuevos tiempos.

A partir de ahí, se abrieron colegios (por ejemplo, el "Tirso de Molina"[11]Brasil).

En las Constituciones de la Orden, actualmente en vigor, de 1986 se dice: "Las nuevas formas de cautividad constituyen el campo propio de la misión y cuarto voto mercedarios, se dan allí donde hay una situación social en la que concurran las siguientes condiciones:

  1. es opresora y degradante de la persona humana;
  2. nace de principios y sistemas opuestos al evangelio;
  3. pone en peligro la fe de los cristianos; y
  4. ofrece la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a las personas que se encuentran dentro de ella."[12]