Orden de San Jorge de Alfama

Cruz de San Jorge, emblema de la Orden, que más tarde hizo suya la Orden de Montesa.

La Orden de San Jorge de Alfama, que fue fundada en 1201 por el rey Pedro II de Aragón y cuyo título es un agradecimiento a su santo patrón, el cual le había dado protección en la guerra contra los sarracenos, fue una orden militar que terminó fusionándose con la Orden de Montesa.

Pedro II necesitaba fondos para mantener un ejército bien pertrechado y la fastuosidad de su corte, pero estos dineros los obtenía de tributos que provocaban el descontento popular. Una de sus ideas fue ampliar sus dominios fuera de Aragón, Cataluña y Occitania (aunque había cierta unión con su hermano Alfonso II de Provenza sobre todo al morir éste, pues ejerció la tutoría de su sobrino y sus tierras) y deseaba arrebatar nuevas tierras a los musulmanes. Con ese fin en 1201 creó la Orden Militar, cuyos caballeros le ayudaran en la empresa y, a tal fin, determinó fundar la Orden de San Jorge, a la que se añadiría de Alfama por el señorío que le dio cerca de la villa de Tortosa.

Historia

Con ayuda de los caballeros de la Orden Militar, Pedro II de Aragón conquistó a los musulmanes Ademuz, Castielfabib y Valencia. La Orden también participó en la Batalla de las Navas de Tolosa (1212), al llamamiento de ayuda del rey castellano Alfonso VIII y además tomaría parte en el intento fallido de conquistar la isla de Mallorca. La Orden de San Jorge también se enfrentó a dificultades de índole político-religiosas (el Catarismo fue el problema). La Orden Militar, obligada, tanto a combatir con el rey que la había creado, como a entrar en combate con las fuerzas protegidas por el Papa, chocaba a su Catolicismo. En las tierras Occitanas de Pedro II, el catarismo estaba presente y con mucho vigor. El rey se hallaba ante un dilema: deseaba la amistad de los nobles de Languedoc pero no quería enfrentarse al Papa, que había decretado una Cruzada contra los Cátaros. Una vez que el Papa envió a la nobleza franca contra los cátaros (occitanos), obligó a Pedro II a alinearse junto a éstos (se debía a ellos). Pedro II de Aragón y los occitanos se enfrentaron a los francos dirigidos por Simón de Montfort a las puertas de Muret el 12 de septiembre de 1212. Pedro II resultó muerto y toda Occitania quedó en manos de los cruzados, lo cual hizo que la Orden de San Jorge dejara de existir de momento.

Other Languages