Orden de San Gregorio Magno

Orden de San Gregorio Magno
Ordo Sancti Gregorii Magni
Gregoriusorden.jpg
Cruz de Caballero Comendador de la Orden de San Gregorio Magno (1841)
Otorgada por
Emblem of the Papacy SE.svg
El Papa
TipoOrden de Caballería de la Santa Sede.
GradosCaballero/Dama Gran Cruz de Segunda Clase
LemaPRO DEO ET PRINCIPE
Gran maestreSu Santidad el Papa Francisco, desde abril de 2013
EstadoOtorgado por la autoridad del Papa como cabeza de la Santa Sede y soberano de la Ciudad del Vaticano.
DescripciónSoberano
Estadísticas
Establecida1 de septiembre de 1831
PremiadosCaballero/Dama Gran Cruz de Primera Clase (GCSG/DCSG[cita requerida])
Caballero/Dama Comendador con Estrella (KC*SG/DC*SG)
Caballero/Dama Comendador (KCSG/DCSG[cita requerida])
Knight/Dame (KSG/DSG)
Precedencia
Siguiente mayorOrden de Pío IX
Siguiente menorOrden de San Silvestre
Insignia de Caballero de la división militar.

La Pontificia Orden Ecuestre de San Gregorio Magno (en latín, Ordo Sancti Gregorii Magni, en italiano, Ordine di San Gregorio Magno) fue establecida el 1 de septiembre de 1831 por el papa Gregorio XVI, siete meses después de su elección a ese puesto por el Colegio de Cardenales.

La Orden de San Gregorio Magno o el Grande es una de las cinco Órdenes de Caballería de la Santa Sede. Este honor especial se otorga a hombres y mujeres de la Iglesia católica (y, a veces, en casos raros a los no católicos[1]​) en reconocimiento a su servicio personal a la Santa Sede y a la Iglesia católica, a través de sus labores habituales, su apoyo de la Santa Sede, y sus excelentes ejemplos expuestos en sus comunidades y sus países.

La Orden de San Gregorio Magno tiene cuatro "clases" en divisiones civiles y militares:

  • Caballero/Dama Gran Cruz de Primera Clase (GCSG/DCSG[cita requerida])
  • Caballero/Dama Comendador con Estrella (KC*SG/DC*SG)
  • Caballero/Dama Comendador (KCSG/DCSG[cita requerida])
  • Caballero/Dama (KSG/DSG)

El lema de la Orden de San Gregorio el Magno es Pro Deo et Principe (Por Dios y Gobernante).

Historia y nombramiento

La toma de posición en poco tiempo del estado, en parte, que "señores de probada lealtad a la Santa Sede, que por razón de su nobleza de nacimiento y la fama de sus hechos o el grado de su generosidad, se consideran dignos de ser honrados por una expresión pública de estima por parte de la Santa Sede". El final del escrito declara que deben mantener progresivamente, por la acción meritoria continua, la reputación y la confianza que ya habían inspirado, y demostrar que son dignos del honor que se les había conferido, mediante la fidelidad inquebrantable a Dios y al soberano pontífice.[2]

La concesión de la Orden de San Gregorio Magno no presenta obligaciones particulares sobre los destinatarios hacia la Iglesia católica, a excepción de los generales mencionados anteriormente.