Oración de san Francisco

Francisco de Asís, representado por El Greco. La llamada «Oración de san Francisco» no es de su autoría, pero es reconocida mundialmente como una síntesis de su ideario.

La Oración de san Francisco de Asís, también llamada Oración simple,[2] es un poema escrito probablemente a principios del siglo XX pero atribuido hasta fines de ese siglo al fraile italiano Francisco de Asís (1182-1226). Investigaciones posteriores realizadas por el académico francés Christian Renoux permitieron entrever los verdaderos orígenes de la oración, cuya autoría continúa siendo incierta. Con todo, la oración fue objeto de análisis y predicación por personalidades contemporáneas de variada extracción, y fue integrada en el programa de «los doce pasos» de recuperación del alcoholismo por parte de Alcohólicos Anónimos. Esta oración es hoy una de las devociones más populares dentro del cristianismo, reconocida como una síntesis -hasta el presente anónima- del ideario vivido por el «santo de Asís».

Historia

Según un estudio del académico francés Christian Renoux,[4]

En enero de 1913, el canónigo Louis Boissey (f. 1932) la publicó en los Annales de Notre Dame de Paix ( Tinchebray), citando como origen La Clochette.

El papa Benedicto XV hizo publicar una traducción al idioma italiano de la oración en la página frontal de L’Osservatore Romano del 20 de enero de 1916.

En 1915 —ya en el transcurso de la Primera Guerra Mundial— (o en 1913),[4] el marqués Stanislas de La Rochethulon et Grente (f. 1941), presidente de la asociación anglofrancesa Le Souvenir Normand, la publicó en su revista. Envió esta oración al papa Benedicto XV con una carta que mencionaba que se trataba de una obra de paz y justicia inspirada en el testamento de Guillermo el Conquistador, «quien es considerado el ancestro de todas las familias reales de Europa». El papa hizo que se publicara una traducción de la oración al italiano en la página frontal de L’Osservatore Romano del 20 de enero de 1916. El encabezado decía: «La oración de Souvenir Normand por la paz». Adjuntaba la explicación: «Souvenir Normand ha enviado al Santo Padre el texto de algunas oraciones por la paz. Entre ellas nos complace reproducir una, dirigida especialmente al Sagrado Corazón, inspirada en el testamento de Gullermo el Conquistador. He aquí el texto, con su conmovedora sencillez».

Dos semanas después, el 3 de febrero de 1916, el diario parisino La Croix daba a conocer que el 25 de enero el cardenal Pietro Gasparri ( secretario de Estado de la Santa Sede) había escrito al marqués de La Rochethulon et Grente, agradeciéndole el envío hecho a su Santidad. Tres días después, el mismo periódico tradujo el artículo del Osservatore Romano traducido al francés desde el italiano, con exactamente el mismo encabezado y explicación. Entonces el marqués La Rochethulon escribió al periódico para clarificar que no era una oración de Souvenir Normand, pero eligió no mencionar la versión original en el boletín La Clochette, la primera publicación en la que apareció.

Tiempo después, el sacerdote capuchino Etienne de París, director de la Orden Tercera, hizo imprimir en Reims una estampa de san Francisco, con la invocación al Sagrado Corazón en su reverso. Al pie de la página subrayaba que aquella oración había sido tomada de Le Souvenir Normand y era una síntesis perfecta del ideal franciscano que había que promover en el mundo de hoy.

Los Chevaliers de la Paix (Caballeros de la paz), una organización protestante, fueron los primeros que relacionaron expresamente la oración con Francisco de Asís en 1926, en coincidencia con el 7.º centenario de la muerte del santo. Debido al hecho de que el texto encaja con la personalidad de Francisco, el poema comenzó a ser divulgado como si fuera de su autoría.

Christian Renoux registra como primera traducción al inglés conocida la versión aparecida en 1936 en Living Courageously, un libro de Kirby Page (1890-1957), ministro perteneciente a los discípulos de Cristo, pacifista, escritor y editor de The World Tomorrow (ciudad de Nueva York). Page atribuía claramente el texto a Francisco de Asís.[3] El 1 de febrero de 1946, el senador estadounidense Albert Wahl Hawkes la presentó al Senado de Washington, definiéndola como una «Oración de san Francisco» y precisando equívocamente que fue escrita en 1226. Desde entonces todos los textos atribuyeron la oración al «santo de Asís».

En Italia, la oración se popularizó gracias al pacifista Giuseppe Giovanni Lanza del Vasto.

Other Languages