Operación Colombo

Titular de La Segunda señalando que los miristas se estaban matando entre ellos en el exterior.

La Operación Colombo o caso de los 119 fue un operativo montado por la Dirección de Inteligencia Nacional chilena (DINA) en 1975, destinado a encubrir la desaparición forzada de 119 opositores del régimen militar —en su mayoría miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y hacer creer a la opinión pública nacional e internacional que éstos habían fallecido en enfrentamientos con fuerzas de seguridad extranjeras y víctimas de purgas internas.

De 1974-1975

El semanario argentino Lea señalando el artículo «La "vendetta" chilena»: Alrededor de 60 extremistas chilenos han sido eliminados en los últimos 3 meses por sus propios compañeros de lucha en un vasto e implacable programa de venganza y depuración política... El plan de ejecución materializado en una feroz cacería a lo largo y ancho de las tres Américas y Europa... ". (Click para agrandar imagen y leer reportaje).

El nombre Operación Colombo fue puesto por la propia DINA, ésta se enmarca dentro de la Operación Cóndor, de cooperación entre servicios de inteligencia sudamericanos. La responsabilidad penal por estos hechos se atribuye a la plana mayor de la DINA, e indirectamente a Augusto Pinochet; el asunto está actualmente en manos de la justicia chilena.

Lo que se imputa a la DINA es haber ideado, junto con inteligencia argentina y con la ayuda de medios de prensa chilenos (como El Mercurio, La Segunda y La Tercera) una manera de convencer a la opinión pública de la inexistencia o minimización de los Detenidos Desaparecidos, atribuyendo algunas sus muertes a rencillas políticas internas, propias de la izquierda, y específicamente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). En ese contexto la prensa chilena reprodujo informaciones publicadas por las revistas Lea, en Argentina, y Novo O'Día, en Brasil, según las cuales estaba esclarecido el paradero de 119 personas. La primera de estas publicaciones informaba acerca del destino de 60 desaparecidos, en tanto la otra, el de los 59 restantes.

La reproducción de estas noticias en la prensa chilena habría perseguido el propósito de respaldar las posiciones del gobierno: que no había detenidos desaparecidos, sino que las personas buscadas por sus familiares habían huido del país. El vespertino La Segunda, informó el hecho con el título "Exterminan como ratones a miristas" y el titular de La Tercera ( 23 de julio de 1975) indicaba "El MIR ha asesinado a 60 de sus hombres".

El 1 de agosto de 1975, el Comité Pro Paz presentó una solicitud a la Corte Suprema para que se designara un Ministro en Visita por las personas detenidas y desaparecidas durante su arresto. Se insistió en saber el paradero de estas personas por los nuevos antecedentes que surgieron por la supuesta información de 119 chilenos muertos en Argentina. Pero esta solicitud fue denegada por el máximo tribunal.

Sergio Diez Urzúa, quien entonces desempeñaba como embajador de Chile ante la ONU, declaró ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que muchas de las desapariciones denunciadas eran falsas, explicando que algunas de ellas correspondían a purgas internas del MIR, que otras personas simplemente no tenían existencia legal o se trataba de gente muerta o exiliada.

Other Languages