Operación Bojinka

Operación Bojinka (también conocido como Proyecto Bojinka) (Bojinka, lengua árabe: بجنكة; la palabra quiere decir «explosión») fue un proyecto desarrollado por Ramzi Yousef y Jálid Sheij Mohámed, dos miembros de Al Qaeda para efectuar un ataque terrorista a gran escala previo a los ataques del 11 de septiembre. El Proyecto Bojinka fue descubierto luego de que un fuego químico atrayera la atención de la policía filipina en el 6 y 7 de enero, pero algunas lecciones aprendidas ayudaron a los que planificaron el 11 de septiembre.

Los terroristas planearon destruir once aviones en rutas entre Asia y Estados Unidos cuando estos volaran sobre el Océano Pacífico para causar unas 4 000 víctimas mortales, matar al Papa Juan Pablo II durante su visita a la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud de Manila 1995, y estrellar un avión en contra del edificio de la CIA en Langley, Virginia, todo esto pretendían llevarlo a cabo entre los días 15 y 22 de enero de 1995. La trama fue descubiera por policías de Manila ( Filipinas), quienes abortaron el proyecto el 6 de enero de 1995.

Ramzi Yousef, cabecilla de la operación

Se considera como parte de la operación el atentado al Vuelo 434 de Philippine Airlines en el que una bomba explotó mientras el avión se dirigía desde Manila (Filipinas) hasta el aeropuerto de Tokio-Narita, con escala en la ciudad de Cebú, la detonación provocó la muerte de un pasajero y heridas a otros diez, el ataque se trató de una prueba previa al desarrollo del plan masivo, ya que se buscaba comprobar la efectividad de los explosivos que se utilizarían.[1]

Planeación de la operación

Los fondos para la realización de la operación fueron aportados directamente por Osama bin Laden y Riduan Isamuddin, junto con organizaciones operadas por Mohammed Jamal Khalifa, cuñado de bin Laden.[3]​ También se contó con la asistencia de una compañía denominada Konsojaya que permitía asistencia financiera y lavado de dinero a la célula terrorista.

Las transferencias de dinero se realizaban en pequeñas cantidades que rondaban entre los 12 000 y los 24 000 pesos filipinos (entre 500 y 1000 dólares de la época), los fondos eran dirigido a nombre de una persona llamada "Adam Sali", alias utilizado por Ramzi Yousef quien recogía la cuenta en un banco filipino a nombre de Omar Abu Omar, un jordano que trabajaba en el Centro de Relaciones Internacionales e Información, organización islámica manejada por Mohammed Jamal Khalifa.[3]

Yousef, quien había sido responsable del Atentado del World Trade Center de 1993 fue el encargado de de iniciar la célula terrorista en Manila junto con otros afganos que habían llegado al país tras haberse reunido con Amin Shah en Singapur a principios de 1994.

En un principio Yousef había decido ausentarse de la ciudad de Manila, pero a su regreso fue recibido por emisarios de bin Laden quienes le pidieron que atentara contra el entonces Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien llegaría a la ciudad el 12 de noviembre como parte de una gira por Asia. Yousef pensó en distintas maneras de llevar a cabo el objetivo, pero todas fueron descartadas debido a la dificultad de realizarlas, sin embargo, esto motivó que se incluyera al Papa Juan Pablo II en la lista de objetivos.[4]

Ubicación de las Islas Filipinas.

A finales de 1994, Yousef y Jálid Sheij Mohámed comenzaron a probar la seguridad del aeropuerto. Yousef reservó un vuelo entre el Aeropuerto Internacional Kai Tak en Hong Kong y el Aeropuerto Internacional Taiyuan de Taiwán, cerca de Taipei. Mohámed reservó un vuelo entre el Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino, cerca de Manila y el Aeropuerto Internacional de Gimpo, en las cercanías de Seúl. Los dos ya habían convertido catorce botellas de solución de lentes de contacto, que estaba fácilmente disponible en Filipinas, en botellas que contenían nitroglicerina. Yousef había pegado una varilla de metal al arco de su pie, que serviría de detonador. Los dos llevaban joyas y ropa con metal para confundir la seguridad aeroportuaria. Para sostener su afirmación de que estaban conociendo a mujeres, empaquetaron preservativos en sus bolsas.[5]

En el mes de diciembre llegó a Manila, el pakistaní Abdul Hakim Murad para reunirse con Yousef y continuar con los preparativos. El 8 de diciembre, los dos miembros se trasladaron a los Apartamentos Doña Josefa, Yousef se encargó de los trámites bajo el alias "Najy Awaita Haddad". En el momento del registro se cometió un posible error ya que llenó un segundo formulario, las encargadas del complejo de vivienda creyeron que había tenido un error tipográfica, cuando en realidad había escrito su verdadero nombre en el primer formulario, tras pagar las cuotas de alquiler ocuparon el Apartamento 603. El complejo departamental se encontraba a unos 200 metros de la nunciatura apostólica de Manila y a medio kilómetro de la comisaría de policía número 9, el piso se convirtió en el lugar elegido para la preparación de los atentados.[7]

Other Languages