Oliverio Girondo

Oliverio Girondo
Oliverio girondo.jpg
Oliverio Girondo
Información personal
Nacimiento 17 de agosto de 1891
Buenos Aires, Flag of Argentina.svg  Argentina
Fallecimiento 24 de enero de 1967
(75 años)
Buenos Aires, Flag of Argentina.svg  Argentina
Lugar de sepultura Cementerio de la Recoleta Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Norah Lange (1933 - 1967)
Información profesional
Ocupación Poeta, escritor
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Surrealismo
Obras notables Espantapájaros (1932)
En la masmédula (1953)
Firma Firma girondo.gif
[ editar datos en Wikidata]

Octavio José Oliverio Girondo, conocido como Oliverio Girondo ( Buenos Aires, 17 de agosto de 1891 - Ibid., 24 de enero de 1967) fue un poeta argentino, vinculado a la vanguardia porteña de los años veinte. Fue esposo de la escritora Norah Lange.

Biografía

Nació en Buenos Aires el 17 de agosto de 1891, en el seno de una familia de buena posición, en la vivienda ubicada en Lavalle 1035, hoy desaparecida. La comodidad de su familia le permitió tomar contacto prontamente con Europa, donde vivió unos años con sus padres, estudiando en el Epson College de Inglaterra y en el Colegio Albert Le Grand en Acueil de Francia.[1]

De regreso a la capital argentina y concluidos sus estudios secundarios, comenzó la carrera de Derecho, acordando con sus padres no dejarla mientras le dejaran volver a Europa en las vacaciones. Gracias a esto entabló relaciones literarias y amistosas con poetas y artistas del continente europeo, que le introdujeron en los diversos círculos de las nuevas corrientes estéticas, como el surrealismo, con la que entra en contacto gracias al poeta franco-uruguayo Jules Supervielle.[2]

Por ese tiempo, sus lecturas predilectas eran los simbolistas franceses, los ensayos de Remy de Gourmont, Los raros de Rubén Darío y la filosofía de Nietzsche.[2]

En 1915 hizo una breve incursión como dramaturgo, estrenando el drama La madrastra, escrito en colaboración con Zapata Quesada. Juntos escribieron una segunda obra, La comedia de todos los días, que no llegó a estrenarse. Al año siguiente se recibió de abogado con su tesis Warrants agrícolas. Legislación argentina a su respecto. Juicio crítico sobre los mismos, si bien nunca ejerció.[1]

Entre 1920 y 1921 continuó viajando, recorriendo España, Francia, Italia, el norte de África y Brasil. La experiencia de todos estos viajes se plasmó finalmente en su primer poemario, Veinte poemas para ser leídos en el tranvía, editado en 1922 en Francia y con ilustraciones del mismo Girondo. Estos primeros poemas, llenos de color e ironía, superan el simple apunte pintoresco y constituyen una exaltación del cosmopolitismo y de la nueva vida urbana e intentan una crítica de costumbres.

La aparición de este libro, un año antes de Fervor de Buenos Aires de Jorge Luis Borges, los señaló como representantes de la vanguardia porteña de esos años, que se nuclearía en torno a las revistas Proa (1922) y Martín Fierro (1924 - 1927). El grupo, además de a Girondo y Borges, incluía a Evar Méndez, Samuel Glusberg, Jacobo Fijman, Xul Solar, Leopoldo Marechal, Raúl González Tuñón y Macedonio Fernández, la mayoría de ellos del Grupo de Florida, caracterizado por su estética elitista y vanguardista. Después de un nuevo viaje por España, donde conoció a Ramón Gómez de la Serna, publicó su segundo poemario, Calcomanías, en 1925.[1]

En 1926, en un almuerzo organizado por la Sociedad Rural en homenaje a Ricardo Güiraldes, conoció a la escritora Norah Lange, con quien se comprometió en 1934 y se casó en 1943.[3]

Tras el fin de la etapa de Martín Fierro, continuó recorriendo diferentes países de Europa y el norte de Africa (Portugal, Francia, Italia, incluso Egipto, donde conoció las pirámides y navegó el Nilo). Victoria Ocampo lo invitó a formar parte del Consejo de redacción de su revista Sur, pero Girondo rechazó la propuesta.

En 1932 publicó Espantapájaros, libro heterogéneo que contiene un caligrama, prosas poéticas y poemas en verso. Para promocionarlo, hizo una escultura de papel maché del "espantapájaros académico" que aparece en la portada de la primera edición, obra del ilustrador José Bonomi, la colocó en una carroza coronaria tirada por seis caballos, con aurigas y lacayos incluidos, y la hizo desfilar por la calle, a la vez que alquiló un local sobre la calle Florida donde se vendía el libro, atendido por atractivas muchachas. La campaña resultó un éxito, y el libro agotó la tirada de 5000 ejemplares en un mes.[1] La escultura hoy se conserva en el Museo de la Ciudad.

En 1933 Girondo se trasladó con Norah a su nuevo domicilio en Suipacha 1444, en el barrio de Retiro, en la que fue su vivienda definitiva.[1] .

En 1937 escribió dos artículos para La Nación sobre la situación política de Europa y publicó su única ficción en prosa, Interlunio, con aguafuertes de Lino Eneas Spilimbergo, en la editorial Sur.[1]

En 1940 apareció Nuestra actitud ante el desastre, volumen que recoge artículos escritos sobre la Segunda Guerra Mundial, y dos años después publicó Persuasión de los días, su primer poemario en diez años. En 1946, concluida la guerra, publicó Campo nuestro, un extenso poema telúrico en el que canta a la pampa. Por esos años continuó efectuando viajes con su esposa, dentro y fuera del país.

A partir de 1950 comenzó también a pintar con una orientación surrealista, aunque nunca expuso sus cuadros. En 1953 publicó su último poemario, En la masmédula, obra en la que continuó trabajando en sus últimos años, ampliándolo en la edición de 1956 y la definitiva de 1963, todas editadas por Losada.[2]

En 1961 sufrió un accidente automovilístico que lo dejó imposibilitado físicamente, a pesar de lo cual no dejó de trabajar. En 1962 grabó un disco leyendo veintitres poemas de En la masmédula, para una antología sonora dirigida por Arturo Cuadrado y Carlos Mazzanti, siendo el único registro fonográfico que se conserva de Girondo.[1]

Other Languages