Olfato

Sistema olfatorio humano. 1:Bulbo olfatorio 2:Células mitrales 3:Hueso 4:Epitelio nasal 5:Glomérulo olfatorio 6:Receptores neuronales olfatorios.

El olfato (del latín: olfactus) es el sentido encargado de detectar y procesar los olores. Se ha definido el olfato como un sentido químico en el que actúan como estimulante las partículas aromáticas u odoríferas desprendidas de los cuerpos volátiles, que a través del aire inspirado entran en contacto con el epitelio olfatorio situado en la nariz. El olfato tiene importantes funciones en los seres vivos, entre ellas evaluar el estado, tipo y calidad nutritiva de los alimentos, detectar peligros medioambientales como el humo o el nivel de humedad, reconocer un territorio demarcado odoríficamente y relacionar el olor con el recuerdo de lo que representa. Se ha calculado que un humano puede detectar más de 10 000 olores diferentes, aunque esta cifra está sujeta a discusión y para algunos científicos el valor real sería muy superior.

Las sustancias odorantes son compuestos químicos volátiles transportados por el aire. Los objetos olorosos liberan a la atmósfera moléculas que percibimos al inspirar. Estas moléculas alcanzan la mucosa olfativa donde son detectadas por receptores situados en las células olfativas sensoriales. Los 20 o 30 millones de células olfativas humanas contienen, en su extremo anterior alrededor de 20 pequeños filamentos sensoriales (cilios). El moco nasal acuoso transporta las moléculas aromáticas a los cilios con ayuda de proteínas fijadoras; en los cilios las moléculas ambientales causantes del olor se unen a receptores específicos que transforman las señales químicas de la moléculas odoríferas en respuestas eléctricas.

Las prolongaciones nerviosas de las células olfativas atraviesan el cráneo mediante micro-orificios ubicados en la lámina cribosa del etmoides y alcanzan el bulbo olfatorio, situado en la región anterior del cerebro. Estas prolongaciones nerviosas finalizan en los glomérulos olfatorios, pequeñas terminaciones de células olfativas de forma esférica donde se procesan las señales aromáticas que luego son conducidas por células receptoras especiales. La información llega al sistema límbico y al hipotálamo, regiones cerebrales filogenéticamente muy antiguas que son fundamentales en el procesamiento de la memoria y la información emocional. A través de otras conexiones la información olorosa alcanza la corteza cerebral temporal y frontal, tornándose consciente.[1]

Anatomía

Illu nariz y cavidades nasales.jpg
Ubicación del seno frontal y maxilar en el cráneo

El esqueleto de soporte de la nariz se compone de hueso y cartílago hialino. La superficie inferior de la nariz está atravesada por dos aberturas, las narinas u orificios nasales. La porción ósea consta de los huesos nasales, las apófisis frontales de los maxilares, la porción nasal del hueso frontal y su espina nasal, y las porciones óseas del tabique nasal. La parte cartilaginosa de la nariz está compuesta por cinco cartílagos principales, entre ellos los cartílagos alares, en forma de U, son libres y móviles; dilatan o contraen las narinas cuando se contraen los músculos que actúan sobre la nariz.

El tabique nasal divide la nariz en dos cavidades nasales. Posee una parte ósea y otra cartilaginosa, blanda y móvil. Consta de la lámina perpendicular del hueso etmoides que forma la parte superior y el hueso vómer que forma la porción posteroinferior. El término cavidad nasal se refiere a su totalidad, sumando la mitad derecha e izquierda que están separadas por el tabique nasal. El área olfatoria o pituitaria amarilla corresponde a la mucosa de la porción superior de la cavidad nasal y contiene el órgano periférico del olfato; la acción de olfatear transporta el aire a esa zona. El área respiratoria, también llamada pituitaria roja, corresponde a la mucosa situada en la porción inferior de la cavidad nasal. No tiene función olfatoria, pues su finalidad es calentar, humedecer y filtrar el aire antes de que pase al resto de la vía aérea superior y pulmones. Los dos nervios olfatorios se originan en las células del epitelio olfatorio y se dirigen al bulbo olfatorio del cerebro en un corto trayecto.

Los senos paranasales son extensiones de la porción respiratoria de la cavidad nasal en los huesos frontal, etmoides, esfenoides y maxilar. Están llenos de aire. Se distinguen los senos frontales, senos maxilares, senos esfenoidales y seno etmoidal.

Other Languages
aragonés: Olfacto
العربية: شم
asturianu: Olfatu
azərbaycanca: Qoxu orqanı
български: Обоняние
català: Olfacte
čeština: Čich
Cymraeg: Arogleuo
dansk: Lugtesans
Ελληνικά: Όσφρηση
English: Olfaction
Esperanto: Flaro
eesti: Haistmine
euskara: Usaimen
فارسی: بویایی
suomi: Hajuaisti
français: Olfaction
Gaeilge: Boladh
galego: Olfacto
עברית: חוש הריח
हिन्दी: गंधानुभूति
hrvatski: Njuh
magyar: Szaglás
Հայերեն: Հոտառություն
interlingua: Olfaction
Bahasa Indonesia: Penciuman
Ido: Flarado
italiano: Olfatto
日本語: 嗅覚
ಕನ್ನಡ: ಆಘ್ರಾಣ
한국어: 후각
lietuvių: Uoslė
मराठी: गंधज्ञान
Bahasa Melayu: Deria bau
Napulitano: Úsema
Nederlands: Reukzin
norsk nynorsk: Luktesans
norsk: Luktesans
occitan: Olfaccion
Kapampangan: Pamamau
polski: Węch
português: Olfato
Runa Simi: Mutkiy
русский: Обоняние
Scots: Olfaction
srpskohrvatski / српскохрватски: Njuh
Simple English: Olfaction
slovenčina: Čuch
slovenščina: Voh
svenska: Luktsinne
Türkçe: Koku alma
українська: Нюх
Tiếng Việt: Khứu giác
walon: Oda
中文: 嗅觉