Ola de calor

Anomalías de las temperaturas extremas en comparación con las normales, durante la canícula de 2003.

Una ola de calor es un periodo más o menos prolongado, excesivamente cálido, que puede ser también muy húmedo, aunque ello suele ser raro, ya que el propio calor atmosférico hace que la humedad se condense formando nubes, con lo que disminuye el calor atmosférico (calor de condensación) al ser en parte absorbido por esas nubes. Precisamente, la zona ecuatorial no presenta las temperaturas más cálidas del planeta por su mayor nubosidad, que mantiene la temperatura sin grandes extremos. El término depende de la temperatura considerada "normal" en la zona, así que una misma temperatura que en un clima cálido se considera normal puede considerarse una ola de calor en una zona con un clima más atemperado.

Algunas regiones son más susceptibles a olas de calor que otras. Por ejemplo, los climas de tipo mediterráneo presentan una canícula en la que si se producen olas de calor, el período puede convertirse localmente en extremadamente cálido.[1]

Consecuencias

La ola de calor registrada en agosto de 2003 en la Península Ibérica provocó un aumento del consumo que llevó a que el precio medio de la electricidad en el mercado diario de producción (' pool') se incrementara en un 24,3 % durante ese mes, hasta los 3,958 céntimos de euro por kilowatt-hora ( kWh), frente a los 3,184 céntimos de media del mismo mes de 2002, según datos del Operador del Mercado Eléctrico ( OMEL). Dicho aumento de consumo puede ocasionar cortes de suministro, que pueden ser paliados mediante el uso de energías alternativas, en especial, la energía solar. A partir de ese año, para evitar los efectos adversos de las altas temperaturas, la Federación Española de Municipios y Provincias, en colaboración con el IMSERSO, Cáritas y Cruz Roja, estableció un Convenio de Colaboración destinado a informar al ciudadano, sobre todo a los sectores de mayor riesgo.

Por otro lado, las olas de calor pueden causar muertes por hipertermia, especialmente entre los ancianos. Si, además, se produce una sequía que seca la vegetación, las olas de calor pueden provocar incendios forestales.

Por último, las olas de calor prolongado pueden causar una gran disminución del caudal de los ríos, lo cual podría, a su vez, disminuir drásticamente la producción de energía hidroeléctrica en los países donde esta forma de energía resulta fundamental.

Other Languages
العربية: موجة حر
বাংলা: তাপদাহ
kaszëbsczi: Gòrąc
dansk: Hedebølge
Deutsch: Hitzewelle
Ελληνικά: Καύσωνας
English: Heat wave
Esperanto: Varmondo
eesti: Kuumalaine
euskara: Bero bolada
فارسی: موج گرما
français: Canicule
עברית: גל חום
magyar: Kánikula
Bahasa Indonesia: Gelombang panas
italiano: Ondata di caldo
日本語: 熱波
한국어: 폭염
lietuvių: Kaitra
latviešu: Karstuma vilnis
മലയാളം: ഉഷ്ണതരംഗം
Nedersaksies: Hittegolf
Nederlands: Hittegolf
norsk nynorsk: Hetebølgje
norsk bokmål: Hetebølge
occitan: Canicula
polski: Upał
português: Onda de calor
română: Caniculă
русский: Жара
sicilianu: Suli liuni
Simple English: Heat wave
svenska: Värmebölja
ślůnski: Hyca
українська: Спека
walon: Waernu
中文: 热浪