Ojo humano

Ojo
Eyesection-es.svg
Esquema de la sección del ojo
Latín [ TA]: oculus
TA A01.1.00.007
Sistema Vista
Arteria Central de la retina
Vena Central de la retina
Nervio Óptico
Enlaces externos
Gray pág.1000
FMA 54448
[ editar datos en Wikidata]
Diagrama de un ojo humano (sección horizontal del derecho visto desde arriba)
1. Cristalino, 2 Zónula ciliar o ligamento suspensorio del cristalino; 3 Cámara posterior y 4 Cámara anterior con 5. flujo del humor acuoso; 6. Pupila, 7. Corneosclera con 8. Córnea, 9. Sistema trabecular y canal de Schlemm. 10. Limbo esclerocorneal y 11. Esclerótica; 12. Conjuntiva, 13. Úvea con 14. Iris, 15. Cuerpo ciliar (con a: pars plicata y b: pars plana) y 16. Coroides; 17. Ora serrata, 18. Humor vítreo con 19. Conducto hialoideo, 20. Retina con 21. Mácula retinal), 22. Fóvea y 23 Disco óptico, papila ópticapunto ciego, 24. Eje óptico del ojo. 25. Eje del ojo, 26 Nervio óptico. 27. Vaina dural, 28. Cápsula de Tenon, 29. Tendón.
Segmentos: 30. anterior y 31. posterior
32. Arteria oftálmica, 33. Arteria y vena centrales de la retina → 36. Vasos sanguíneos de la retina; Arterias ciliares: 34. posteriores cortas, 35. posteriores largas y 37. anteriores; 38. Arteria lagrimal, 39. Vena oftálmica, 40. Vena vorticosa.
41: Etmoides, 42. Músculo recto medial, 43 Músculo recto lateral, 44 Esfenoides

El ojo es un órgano que detecta la luz y es la base del sentido de la vista. Su función consiste básicamente en transformar la energía lumínica en señales eléctricas que son enviadas al cerebro a través del nervio óptico.

El ojo humano funciona de forma muy similar al de la mayoría de los vertebrados y algunos moluscos; posee una lente llamada cristalino que es ajustable según la distancia, un "diafragma" que se llama pupila cuyo diámetro está regulado por el iris y un tejido sensible a la luz que es la retina. La luz penetra a través de la pupila, atraviesa el cristalino y se proyecta sobre la retina, donde se transforma gracias a unas células llamadas fotorreceptoras en impulsos nerviosos que son trasladados a través del nervio óptico al cerebro.[1]

Su forma es aproximadamente esférica, mide 2,5 cm de diámetro y está lleno de un gel transparente llamado humor vítreo que rellena el espacio comprendido entre la retina y el cristalino.

En la porción anterior del ojo se encuentran dos pequeños espacios: la cámara anterior que está situada entre la córnea y el iris, y la cámara posterior que se ubica entre el iris y el cristalino. Estas cámaras están llenas de un líquido que se llama humor acuoso, cuyo nivel de presión, llamado presión intraocular, es muy importante para el correcto funcionamiento del ojo.

Para que los rayos de luz que penetran en el ojo se puedan enfocar en la retina, se deben refractar. La cantidad de refracción requerida depende de la distancia del objeto al observador. Un objeto distante requerirá menos refracción que uno más cercano. La mayor parte de la refracción ocurre en la córnea, que tiene una curvatura fija. Otra parte de la refracción requerida se da en el cristalino. El cristalino puede cambiar de forma, aumentando o disminuyendo así su capacidad de refracción. Al envejecer, el ser humano va perdiendo esta capacidad de ajustar el enfoque, deficiencia conocida como presbicia o vista cansada.[2]

Estructura

El órgano de la visión está compuesto por los párpados, los globos oculares, el aparato lagrimal y los músculos oculares externos. El globo ocular mide unos 25 mm de diámetro y se mantiene en su posición gracias a los músculos extraoculares. La visión binocular, con la participación de ambos ojos, permite apreciar las imágenes en tres dimensiones.[3]

La pared del ojo está formada por tres capas:[5]

  • La capa externa, que incluye la esclerótica (espesa, resistente y de color blanco) y en la parte anterior la córnea transparente.
  • La capa media, incluye coroides, que contiene abundantes vasos sanguíneos, y el tejido conjuntivo del cuerpo ciliar y el iris.
  • La capa interna se llama retina, en la que se encuentran las células sensibles a la luz (los bastones y los conos), recubiertas por una lámina externa de células epiteliales cúbicas que contienen melanina. Externamente, la retina descansa sobre la coroides; internamente, está en contacto con el humor vítreo.

Embriología

El ojo se forma por la fusión de varias estructuras que proceden de tejidos embrionarios distintos. La retina es un derivado del prosencéfalo (cerebro anterior) y por tanto forma parte del sistema nervioso central, mientras que la córnea y el cristalino proceden del ectodermo superficial.

Los primeros signos del futuro ojo se observan de forma muy temprana en el embrión, pues son visibles a finales de la tercera semana o principios de la cuarta, aproximadamente en el día 22.[5] La retina se forma a partir de dos vesículas ópticas que nacen directamente de la porción anterior del cerebro primitivo, llamada prosencéfalo, al que está conectada mediante los tallos ópticos. Estas dos vesículas se van aproximando poco a poco a la superficie y sufren una invaginación en la parte anterior, pasando de ser esféricas a tener forma de copa, dando origen al cáliz óptico que tiene doble pared por el plegamiento sufrido. La pared interna que recubre el interior del cáliz óptico, dará lugar a la retina, mientras que la pared externa formará la lámina de células epiteliales ricas en melanina.

El ectodermo superficial que entra en contacto con la parte anterior del cáliz óptico sufre un espesamiento, formando la placa cristalina, que se invagina y da origen a la vesícula cristalina, la cual es el germen del futuro cristalino. A partir de la quinta semana del desarrollo, la vesícula cristalina pierde contacto con el ectodermo superficial y se dispone cubriendo el orificio del cáliz óptico. Cuando la vesícula cristalina se separa, esta misma zona del ectodermo se espesa de nuevo, para formar la córnea.[5]

Polo anterior

Esquema del flujo del humor acuoso en el polo anterior del ojo

La parte anterior del globo ocular está cubierta por la córnea, una estructura transparente y resistente que carece de vasos sanguíneos.

Alrededor de la córnea está la conjuntiva. Por detrás de la córnea se halla la cámara anterior, limitada por el iris y la pupila. Detrás del iris y la pupila se encuentra la cámara posterior, el cuerpo ciliar y el cristalino.

La cámara anterior y la cámara posterior son dos pequeños espacios separados por el iris y conectados por la pupila que están llenos de un líquido transparente, el humor acuoso. El humor acuoso humedece el cristalino, garantiza su nutrición y contribuye a mantener la forma de la porción anterior del ojo.

El iris está formado por dos músculos que controlan la dilatación y la contracción de la pupila. El color del iris depende de la transparencia del estoma y de la cantidad de pigmento que contiene. Cuando el pigmento es escaso, los ojos son azules, mientras que cuando hay una cantidad mayor se aprecian matices verdes o castaños.

El cristalino es la lente del ojo, está sostenido por unas fibras conjuntivas muy finas llamadas ligamento suspensorio del cristalino que a su vez se unen al músculo ciliar. El cristalino se forma a lo largo de la tercera o cuarta semana de embarazo. Es blando y elástico en los niños, pero se endurece con el paso de los años.[7]

Cuando el pigmento es escaso, los ojos son de color azulado; si hay mayor cantidad se aprecian matices verdosos o castaños.

El cuerpo ciliar se extiende entre la ora serrata y el iris, y es responsable de la producción del humor acuoso y del cambio de forma del cristalino necesario para lograr la correcta acomodación (enfoque). Está formado por dos estructuras, el músculo ciliar y los procesos ciliares.

Humor vítreo y retina

Detrás del cristalino se encuentra el humor vítreo. El humor vítreo es un gel transparente que ocupa la mayor parte del interior del ojo y contribuye a que este mantenga su forma. Está en contacto directo con la retina, que es la túnica más interna del ojo. La retina es sensible a los estímulos luminosos y está conectada con el cerebro mediante las fibras del nervio óptico.

En la retina se pueden diferenciar varias partes, la más importante es la mácula, que es la zona con mayor agudeza visual. En el centro de la mácula se encuentra la fóvea que es un área muy pequeña, formando una depresión, extremadamente sensible a la luz. La fóvea es el área de la retina donde se enfocan los rayos luminosos y se encuentra especialmente capacitada para la visión aguda y detallada. Cualquier daño en la fóvea tiene importantes consecuencias en la capacidad visual.

Otra zona importante es la papila óptica que es el lugar por donde sale de la retina el nervio óptico. En la papila no existen células sensibles a la luz por lo que se conoce también como punto ciego.

La ora serrata es la porción más anterior y periférica de la retina, por la que ésta entra en contacto con el cuerpo ciliar.

Otras partes del ojo

Other Languages
العربية: عين الإنسان
български: Човешко око
bosanski: Ljudsko oko
کوردیی ناوەندی: چاوی مرۆڤ
čeština: Lidské oko
ދިވެހިބަސް: ލޯ
English: Human eye
فارسی: چشم انسان
français: Œil humain
हिन्दी: मानव नेत्र
hrvatski: Ljudsko oko
magyar: Emberi szem
Հայերեն: Մարդու աչք
interlingua: Oculo human
Bahasa Indonesia: Mata manusia
Iñupiak: Iri
Basa Jawa: Soca
한국어: 눈 (인체)
Kurdî: Çavê mirov
lietuvių: Žmogaus akis
македонски: Човечко око
नेपाल भाषा: मनुयागु मिखा
Nederlands: Menselijk oog
ਪੰਜਾਬੀ: ਮਨੁੱਖੀ ਅੱਖ
português: Olho humano
srpskohrvatski / српскохрватски: Ljudsko oko
සිංහල: මිනිස් ඇස
српски / srpski: Људско око
Tagalog: Mata ng tao
oʻzbekcha/ўзбекча: Odam koʻzi
Tiếng Việt: Mắt người
中文: 人眼
粵語: 人眼