Oikistés

Oikistés (οἰκιστής, en plural oikistai, οἰκισται) es la palabra griega que designa al fundador de una nueva colonia ( apoikia). A veces se les equipara a la condición de archegétes (ἀρχηγέτης), que propiamente corresponde al dios Apolo como líder y protector de las colonias (theos patroos)[3]

Trasfondo histórico

La expansión colonial de la antigua Grecia por el litoral Mediterráneo se dio esencialmente entre 750 a. C. y 500 a. C. Cada polis procuraba convertirse en metrópolis (μητρόπολις) estableciendo colonias como una válvula de escape a la presión demográfica y escasez de tierras ( stenochoría, στενοχωρία), que producían conflictos sociales internos ( stásis, στάσις).[4] Tales colonias eran ciudades con un alto grado de independencia, pero fuertemente vinculadas con la ciudad de origen en múltiples aspectos (culturales, religiosos, jurídicos, institucionales y económicos -particularmente el mantenimiento de un activo comercio marítimo-).

Para liderar a los primeros expedicionarios que iban a establecerse en un entorno propicio para la fundación de una colonia, y tras la consulta ritual a un oráculo, se enviaba a un oikistés, elegido habitualmente de entre los aristoi (las familias aristocráticas u oligárquicas). Una vez escogido el emplazamiento, era el oikistés el que protagonizaba los ritos fundacionales de la nueva ciudad,[8]

Other Languages
Deutsch: Oikistes
English: Oikistes
magyar: Oikisztész
italiano: Ecista
polski: Oikistes
sicilianu: Icista
українська: Ойкіст