Ogro

El Ogro de Pulgarcito ilustrado por Gustave Doré.

Un ogro es una criatura humanoide horrenda y fea de la mitología de muchos países. También se les suele mencionar en cuentos de hadas, en los que suelen alimentarse de personas, especialmente niños. Se les suele representar con una gran cabeza, mucho pelo hirsuto, normalmente barba abundante, abultada panza y cuerpo fornido. El término a veces es utilizado para referirse a otras personas de mal carácter con el término "eres un ogro" o "que verde que eres", también se les dice ogros a la gente con voz muy grave. Un ejemplo de Ogro en el tiempo moderno es Shrek.

Etimología

Durante mucho tiempo se ha propuesto que la palabra «ugri», la etnia de los magiares, había originado la palabra «ogro» en la época en que los magiares llegaban a Europa, cometiendo saqueos y pillajes (año 926, durante la Edad Media). Su fama de crueles sanguinarios y malvados hubiese entonces permanecido en la mente de la gente de toda Europa, pero esta teoría está hoy en día abandonada por la mayor parte de especialistas. Se acepta al contrario que «ogro» viene del francés ogre, posiblemente derivado del latín Orcus, terrible dios del submundo (véase « orco»). En italiano ogro es orco y actualmente se cree que la palabra fue por primera vez usada por Giambattista Basile ( 1575- 1632). Otros expertos como Robert Graves atribuyen una etimología distinta a la palabra: afirman que el término "ogro" viene de "Ogyr" o sea "el terrible" en idioma celta antiguo de Gales, Britania e Irlanda. "Ogyr" era un epíteto común de varios dioses paganos del panteón céltico, que bajo el dominio cristiano (que practicó la persecución sistemática de la antigua religión) se convirtieron en "cucos" dañinos, seres sobrenaturales estigmatizados como malvados y usados para asustar o amedrentar. Las naciones de lenguas latinas habrían tomado la palabra "ogro" de sus contactos con las islas británicas.[1]

En francés el término fue originalmente usado por Charles Perrault ( 1628- 1703) en su compendio de cuentos Histoires ou Contes du temps Passé, más conocido por su subtítulo Contes de ma mère l'Oye. En este libro de Perrault, publicado en 1697, aparece el primer ejemplo de ogro hembra (como «ogresa») en uno de los cuentos del libro: La Bella Durmiente, que Perrault había escrito basándose en un cuento del napolitano Basile. En 1698, un año después de la publicación del libro de Perrault, la Condesa de Aulnoy, Marie-Catherine Jumelle de Berneville ( 1650- 1705), retomó el término ogre en su cuento L'Oranger et l'Abeille. A partir de la publicación de los cuentos de Perrault y de Madame de Aulnoy, el personaje del ogro se fue popularizando progresivamente, apareciendo cada vez más en otros cuentos de hadas.

Other Languages
български: Огър
brezhoneg: Roñfl
català: Ogre
čeština: Zlobr
Deutsch: Oger
English: Ogre
Esperanto: Ogro
français: Ogre
magyar: Ogre
Bahasa Indonesia: Ogre
italiano: Orco (folclore)
日本語: オーガ
한국어: 오거
македонски: Огар
മലയാളം: ഓഗർ
Nederlands: Oger (folklore)
polski: Ogr
português: Ogro
русский: Огры
srpskohrvatski / српскохрватски: Ogr
српски / srpski: Огр
Türkçe: Ogre
українська: Огр
Tiếng Việt: Quái nhân
中文: 食人魔