Ofensiva del Vístula-Óder

Ofensiva del Vístula-Óder
Frente Oriental - Segunda Guerra Mundial
Lodz liberation2.jpg
Las tropas soviéticas entran a Łódź, siendo recibidos por la población; en primer plano, un carro ISU-122.
Fecha 12 de enero - 2 de febrero de 1945
Lugar Polonia central, Pomerania y Prusia Oriental.
Resultado

Decisiva victoria soviética

Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania nazi Aliados:
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Bandera de Polonia Polonia
Comandantes
Bandera de la Alemania Nazi Ferdinand Schörner
Bandera de la Alemania Nazi Josef Harpe
Bandera de la Unión Soviética Georgi Zhúkov
Bandera de la Unión Soviética Iván Kónev
Fuerzas en combate
Grupo de Ejércitos A
• 400.000 hombres[1]
• 1150 tanques
Ejército Rojo
• 2.203.000 hombres[2]
• 4.529 tanques
Bajas
95.000 muertos
150.000 prisioneros de guerra
43.476 muertos o desaparecidos
150.717 heridos[2]
[ editar datos en Wikidata]

La Ofensiva del Vístula-Óder fue una importante operación estratégica emprendida por el Ejército Rojo hacia el final de la Segunda Guerra Mundial en el territorio polaco.

La operación se desarrolló entre el 12 de enero y el 2 de febrero de 1945, convirtiéndose en una de las más exitosas ofensivas soviéticas contra la Wehrmacht en el frente Oriental. En menos de un mes los soldados soviéticos cruzaron la llanura polaca desde el río Vístula hasta alcanzar la Línea Oder-Neisse, situándose a menos de 70 km de Berlín. Los alemanes sufrieron graves bajas tanto en hombres como en material, mientras que el avance ruso dejó aisladas a muchas de sus unidades en Breslau, Pomerania y Prusia Oriental.

Antecedentes

En el verano de 1944, tras liberar Bielorrusia de la ocupación alemana durante la exitosa operación Bagration, el Ejército Rojo entró en Polonia y liberó la parte oriental, estableciendo el Gobierno de Lublin bajo patrocinio soviético. A continuación se encargó de asegurar su cruce por el río Vístula, con el establecimiento de varias cabezas de puente entre el 27 de julio y el 4 de agosto.[4]

Sin embargo, durante el resto de 1944 el frente de Polonia se mantuvo inactivo debido al alargamiento de las líneas de aprovisionamiento del Ejército soviético. Indirectamente, esto permitió que las Waffen-SS pudieran aplastar el alzamiento de Varsovia que estaba teniendo lugar en ese momento. Las unidades soviéticas no llegaron a intervenir y Stalin se limitó solo a dar un apoyo limitado a los rebeldes polacos de la capital. El general Zygmunt Berling, con su ejército polaco integrado en las Fuerzas soviéticas, intentó contactar con sus compatriotas sitiados en el interior pero la tentativa fracasó.

Para la ofensiva de 1945, los soviéticos habían alineado una gran cantidad de hombres y armamento a lo largo del frente, superando numéricamente a sus enemigos. El jefe de inteligencia alemana en el Frente oriental, el general Reinhard Gehlen, le entregó al general Heinz Guderian sus apreciaciones acerca de la naturaleza de la fuerza atacante soviética. Guderian le presentó los resultados a Adolf Hitler, quien desestimó la aparente fuerza real del adversario considerándola como "el mayor impostor desde Gengis Kan".[5] Como las divisiones que habían participado en la fallida ofensiva alemana de las Ardenas en el frente Occidental no podían dirigirse rápidamente a Polonia, Guderian propuso evacuar lo que quedaba del Grupo de Ejércitos Norte atrapado en la Bolsa de Curlandia hacia Alemania y reforzaran este frente, algo que Hitler rechazó tajantemente. Además, Hitler ordenó que el 6.º Ejército Panzer-SS de Sepp Dietrich se trasladara hacia Hungría para intentar liberar a la guarnición germano-húngara cercada en Budapest.

Other Languages