Ofensiva del Lago Balatón

Ofensiva del Lago Balatón
Frente Oriental - Segunda Guerra Mundial
Bundesarchiv Bild 146-1989-105-13A, Ungarn, deutscher Rückzug.jpg
Tropas alemanas durante la Ofensiva del Lago Balatón.
Fecha 6 - 16 de marzo de 1945
Lugar Cerca del Lago Balatón ( Hungría)
Coordenadas 46°59′00″N 18°21′00″E / 46.98333333, 46°59′00″N 18°21′00″E / 18.35
Resultado Victoria soviética
Beligerantes
Fuerzas del Eje:
Bandera de Alemania Alemania Nazi
Flag of Hungary (1915-1918, 1919-1946).svg Estado Húngaro
Aliados:
Flag of the Soviet Union.svg Unión Soviética
Flag of the Bulgarian Homeland Front.svg Bulgaria
Comandantes
Bandera de Alemania Otto Wöhler
Bandera de Alemania Josef Dietrich
Flag of Hungary (1915-1918, 1919-1946).svg József Heszlényi
Flag of the Soviet Union.svg Fiódor Tolbujin
Fuerzas en combate
Grupo de Ejércitos Sur
• 464 000 hombres[1]
• 900 vehículos blindados
3.er Frente Ucraniano
• 431 000 hombres
• 700 vehículos blindados de combate[2]
Bajas
12 818 muertos, heridos o desaparecidos. 8492 muertos
24 407 heridos[1]
[ editar datos en Wikidata]

La Ofensiva del Lago Balatón, cuyo nombre en clave era Unternehmen Frühlingserwachen (en español: «Operación Despertar de Primavera»), fue una operación militar lanzada por la Wehrmacht alemana contra las fuerzas soviéticas en el Frente Oriental. Constituyó la última ofensiva importante que la Alemania nazi emprendió contra el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial.

El ataque alemán comenzó el 6 de marzo de 1945 en los alrededores del lago Balatón ( Hungría) tanto con divisiones locales del Frente Oriental como con divisiones blindadas alemanas transferidas desde el Frente Occidental, entre ellas el 6.º Ejército Panzer-SS de Josef "Sepp" Dietrich, recientemente fogueado en la batalla de las Ardenas). Aunque el plan fue trazado con gran cuidado y secretismo por el alto mando alemán ( Oberkommando des Heeres, OKH), éste no pudo burlar al servicio de inteligencia soviético, que a su vez puso sobre aviso al alto mando soviético. La ofensiva alemana finalmente terminó en una inevitable derrota dada la enorme disparidad de fuerzas entre ambos bandos y por la alarmante debilidad de las Fuerzas alemanas.

Antecedentes

Situación militar

Desde la ocupación alemana de Hungría en la primavera de 1944, este país se había convertido en un importante teatro de operaciones de la guerra en el Frente oriental. Después de la batalla de Debrecen, a partir del otoño de ese año las fuerzas del Ejército rojo comenzaron a ocupar el país y se dirigieron a Budapest, ciudad que lograron cercar dejando aislada a una gran guarnición germano-húngara. A pesar de los repetidos intentos alemanes por liberar a los sitiados, especialmente durante la Operación Konrad, el 15 de febrero de 1945 toda la ciudad de Budapest quedó bajo control soviético.[3]

A comienzos de la primavera de 1945, la situación de la Alemania nazi no era nada esperanzadora, con los ejércitos soviéticos situados en el Frente del Óder a pocos kilómetros de Berlín y los Aliados occidentales amenazando la Línea del Rin. A pesar de que sus consejeros del Oberkommando des Heeres (OKH) urgían a Hitler para que trasladara todas las fuerzas posibles de la Wehrmacht contra el I Frente Bielorruso del general Zhúkov, el Führer prefirió llevar a cabo una ofensiva en Hungría, con el fin de proteger Austria y las regiones meridionales de Alemania contra el avance del Ejército Rojo, además de apoderarse de las reservas de combustible y los campos petrolíferos húngaros que recientemente habían caído en manos de los soviéticos. Por estas razones el 6.º Ejército Panzer-SS, al mando del general de las SS Sepp Dietrich, fue trasladado desde el Frente occidental, donde ya había sido vencido por los estadounidenses en la batalla de las Ardenas, al oeste de Hungría, y fue integrado en el Grupo de Ejército Sur al mando del general Otto Wöhler. En conjunto, esta fuerza contaba con unos 464 000 hombres,[1] 900 vehículos blindados, 850 aviones y más de 5600 cañones.[ cita requerida]

Planificiación de la ofensiva alemana

Mapa del plan de operaciones alemán en el lago Balatón.

El plan de Hitler exigía que el 6.º Ejército Panzer-SS atacara las líneas soviéticas entre los lagos Gárdony y Balatón, pasando por la localidad de Székesfehérvár, con ello se detendría el avance el III Frente Ucraniano del mariscal soviético Fiódor Tolbujin y luego este frente sería dividido en dos y destruido. Inmediatamente las fuerzas alemanas alcanzarían el río Danubio, girarían hacia el norte para enfrentarse al II Frente Ucraniano del general Rodión Malinovsky, que acababa de capturar Budapest el 15 de febrero, y recuperaría la capital húngara para el Tercer Reich. Una vez eliminados los dos Frentes Soviéticos, el 6.º Ejército Panzer-SS establecería como corolario final una cabeza de puente al este del río Danubio y se dirigiría a Berlín para ayudar a la expulsión de Zhúkov, que para esa fecha estaba a menos de sesenta kilómetros de la ciudad.

Como resultó visible para el OKH desde el inicio, este ambicioso ataque según el plan personal de Hitler no tendría ninguna posibilidad de éxito debido a la superioridad soviética en cuanto a personal de tierra, artillería y aviación. De hecho, Hitler esperaba que la ofensiva alemana avanzara entre 30 y 50 kilómetros hasta el río Danubio, que destruyera al III Frente Ucraniano (tres veces mayor que las fuerzas germanas que lo atacarían) y que después esas mismas fuerzas de la Wehrmacht hicieran retroceder al II Frente Ucraniano. El proyecto se presentaba desde el principio completamente inviable para los jefes del OKH, como Heinz Guderian, en tanto el 6.º Ejército Panzer-SS era realmente de pequeño tamaño en comparación a los dos frentes del Ejército Rojo a los cuales se enfrentaría. Cabe precisar que, según la organización militar soviética, cada uno de estos frentes abarcaba casi tres ejércitos de tamaño igual al 6.º Ejército Panzer, por lo cual la proporción numérica era ampliamente favorable a los soviéticos. Debido a que las líneas de ferrocarril habían sido gravemente dañadas por los ataques aéreos, el transporte de combustible se hizo muy complicado, y por esta razón no hubo disponibles grandes reservas de combustible para emprender una ofensiva importante.[4]

Por otro lado, el Servicio de Inteligencia soviético descubrió los planes alemanes y al enterarse Fiódor Tolbujin de los proyectos germanos, planificó un ataque con unas fuerzas acorazadas numéricamente inferiores, pero a su vez estableció poderosas líneas defensivas. De esta manera el III Frente Ucraniano poseía unos 400 000 hombres, 400 tanques, mil aviones y unos 7.000 cañones y morteros listos para repeler la ofensiva.[ cita requerida]

Other Languages