Ofensiva de Huesca

Ofensiva de Huesca
Frente de Aragón - Guerra Civil Española
428px-Aragon 1936.PNG
Zonas republicana y sublevada de Aragón en junio de 1937.
Fecha12 - 19 de junio de 1937
LugarHuesca y alrededores (España)
ResultadoVictoria de los sublevados.
Beligerantes
Flag of Spain (1931–1939).svg República española
Flag of the International Brigades.svg B. Internacionales
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Fuerzas sublevadas
Comandantes
Bandera de España Sebastián Pozas
Flag of the International Brigades.svg General Lukács
Flag of the International Brigades.svg Emilio Kléber
Flag of the International Brigades.svg General Walter
?
Bajas
• 1000 efectivos muertos, heridos, desaparecidos o prisioneros.Desconocidas

La Ofensiva de Huesca fue una operación ejecutada durante la Guerra Civil Española por el Ejército Popular de la República en el mes de junio de 1937 con el fin de tomar la ciudad aragonesa de Huesca, que desde el inicio de la contienda en julio de 1936 había estado bajo dominio de las Fuerzas sublevadas.

Antecedentes

El golpe militar del 18 de julio de 1936 había resultado exitoso en la región de Aragón, pues a pesar que las fuerzas leales al gobierno de la República controlaban cerca de la mitad del territorio aragonés, los sublevados habían logrado dominar las tres capitales provinciales de Aragón con poca lucha, ganando así posiciones estratégicas muy útiles a lo largo de la guerra.

En la región aragonesa la principal fuerza de apoyo a la República provenía de las milicias anarquistas, formadas en los primeros días de la guerra por la CNT y la FAI, y que habían implantado su control de hecho sobre las zonas rurales del este de Aragón, estableciendo el Consejo Regional de Defensa de Aragón y organizando a los campesinos en colectividades agrarias anarquistas. Pese a su frontal rechazo a la sublevación derechista, los líderes anarquistas no habían logrado lanzar operaciones bélicas en Aragón debido a la desorganización de sus propias milicias basadas en obreros y campesinos sindicalizados, carentes en su mayoría de instrucción y disciplina propiamente militares, con poco armamento ni blindados.

Al comienzo de la primavera de 1937 fue posible implantar de manera uniforme la militarización de las milicias anarquistas, con lo cual éstas perdieron su carácter de agrupaciones espontáneas de voluntarios, pero se convirtieron en unidades bélicas dotadas de una cierta disciplina y entrenamiento militar.

Al mismo tiempo, la presión militar del bando sublevado sobre Madrid y las ofensivas de los rebeldes sobre Vizcaya, donde ya amenazan con tomar Bilbao, hacen urgente para el mando del Ejército Popular de la República lanzar ofensivas que "alivien" la presión bélica que sufren las tropas republicanas del norte, esperando que ataques de distracción en el resto del frente distraigan tropas del bando sublevado en número suficiente para dar tiempo a reorganizar las defensas de Bilbao. El ministro de defensa de la República, el líder socialista Indalecio Prieto, dio su aprobación al plan y su ejecución fue encargada al general Sebastián Pozas.

Other Languages