Ofensiva de Aragón

Ofensiva de Aragón
Frente de Aragón - Guerra Civil Española
Trincheras de Castejón del Puente.jpg
Trincheras de Castejón del Puente.
Fecha7 de marzo19 de abril de 1938
LugarProvincias de Huesca, Zaragoza, Castellón y Lérida (España)
ResultadoDecisiva victoria franquista.
Consecuencias
Cambios territorialesLa mitad oriental de Aragón, el Valle de Arán, y la desembocadura del Ebro pasan a control franquista.
Beligerantes
Flag of Spain (1938–1945).svg España franquista
Bandera de Alemania Alemania Nazi
Flag of Italy (1861–1946).svg Reino de Italia
Flag of Spain (1931–1939).svg República Española
Flag of the International Brigades.svg B. Internacionales
Comandantes
Flag of Spain (1938–1945).svg Fidel Dávila Arrondo
Flag of Spain (1938–1945).svg Juan Vigón
Flag of Spain (1938–1945).svg Juan Yagüe
Flag of Spain (1938–1945).svg Rafael García Valiño
Flag of Spain (1938–1945).svg José Solchaga
Flag of Spain (1938–1945).svg Antonio Aranda
Flag of Spain (1938–1945).svg Camilo Alonso Vega
Bandera de Alemania Von Thoma
Bandera de Alemania Hellmuth Volkmann
Flag of Italy (1861–1946).svg Mario Berti
Flag of Spain (1931–1939).svg Vicente Rojo
Flag of Spain (1931–1939).svg Sebastián Pozas
Flag of Spain (1931–1939).svg Juan Perea
Flag of Spain (1931–1939).svg Enrique Líster
Flag of Spain (1931–1939).svg Valentín González
Flag of Spain (1931–1939).svg Antonio Beltrán
Flag of the International Brigades.svg General Walter
Flag of the International Brigades.svg Robert Merriman
Fuerzas en combate
Ejército del Norte
• 120.000 soldados
• 700 piezas de artillería[1]
Corpo Truppe Volontarie
• 30.000 hombres
Legión Cóndor
• 70 aviones
Aviación Legionaria
• 120 aviones
Ejército del Este
• 100.000 soldados
Bajas
ModeradasGran número de bajas, incluyendo prisioneros

La Ofensiva de Aragón fue una importante campaña militar de la Guerra Civil Española iniciada apenas tres semanas después del fin de las hostilidades de la Batalla de Teruel y llevada a cabo por las tropas del Ejército Franquista.

La ofensiva comenzó el 7 de marzo con una profunda penetración en la retaguardia republicana y para el 19 de abril se podía dar por concluida, tras la llegada del Ejército Franquista al Mar Mediterráneo y el aislamiento de Cataluña. Esta campaña golpeó de lleno a las fuerzas republicanas del Ejército del Este, que sufrió graves pérdidas en hombres y equipo. Además de dividir en dos el territorio republicano, provocó una grave crisis interna del Gobierno Negrín y la caída del Ministro de Defensa Nacional, Indalecio Prieto, acusado de derrotismo. En aquel momento pareció que estaba próximo el final de la guerra, dada la gravedad de la derrota republicana.

Antecedentes

Situación táctica

La batalla de Teruel (diciembre de 1937-febrero de 1938) había acabado en una fuerte derrota para los republicanos y consumido los recursos bélicos del Ejército Popular Republicano.[3]

Además de la superioridad del bando sublevado, este se encontraba mejor equipado y en mejor forma que su enemigo, cuyas tropas aún no habían podido recuperarse de las grandes pérdidas humanas y materiales sufridas en Teruel.[n. 1]

Fuerzas presentes

Franco había proyectado concienzudamente su ofensiva contra Aragón: Las fuerzas atacantes serían las del Ejército del Norte a las órdenes de Dávila, con el Coronel Vigón como jefe de Estado Mayor. Los Cuerpos de Ejército de Solchaga, Moscardó, Yagüe y Aranda llevarían el peso del ataque principal junto al CTV italiano del General Berti, mientras que la reserva estaría formada por las unidades de García Valiño y García Escámez.[5]

Debido a las pérdidas materiales sufridas por los republicanos en la Batalla de Teruel, a la mitad de sus tropas les faltaban suficientes fusiles, y ya que las tropas de élite del Ejército Popular Republicano habían sido trasladadas a retaguardia para rearme y descanso, el frente era defendido por jóvenes tropas sin experiencia en combate.[7]

Mientras tanto el bando sublevado había redistribuido sus tropas a lo largo del frente aragonés mucho más rápido de lo que había creído posible los generales republicanos, a pesar de las advertencias de sus espías. El alto mando seguía convencido de que Franco retomaría la ofensiva planeada previamente de atacar Madrid desde el norte de Guadalajara.[9]

Tras el asalto republicano en el verano de 1937, el pueblo de Belchite quedó completamente en ruinas y no fue reconstruido. Cuando el Ejército Franquista atacó en 1938, el frente republicano fue roto con total facilidad.
Other Languages