Ocre

Ocres naturales de diversos colores en el «sendero de los ocres» de Rousillon, Francia. Este lugar es una antigua cantera de ocres.
Colección de ocres de varios colores.
Pigmento ocre, ocre dorado y ocre rojo.

Ocre (del latín ojra, y este del griego ὤχρα, ojra, de ὠχρός, ojros, ‘amarillo’) es el nombre que se aplica típicamente a un mineral terroso consistente en óxido de hierro hidratado, que frecuentemente se presenta mezclado con arcilla, y que suele ser amarillento, anaranjado o rojizo.[2]

«Ocre» es también la denominación del color de los minerales terrosos amarillentos producto de la oxidación de menas metalíferas donde no interviene el hierro, como el ocre de antimonio, de bismuto o de níquel.[3]

El ocre se ha utilizado tradicionalmente como pigmento para pintura artística[2] y para pintura corporal, y su uso se remonta a la Prehistoria.

Composición y características

Pequeño curso de agua portador de ocre, en Polonia.

Geológicamente, los ocres son depósitos secundarios que pueden aparecer constituyendo el suelo, o como capas superficiales y altamente oxidadas de menas de algún mineral impregnadas con una sustancia pigmentada de aquel; por lo general esas sustancias son óxidos o hidróxidos de hierro. El diminuto tamaño de las partículas pigmentadas del ocre permite pulverizarlo hasta un grado muy fino sin que pierda su color.[3]

Dentro de los ocres naturales, los rojos contienen hematita, mientras que los amarillos o « limonitas» contienen goethita o minerales del grupo de la jarosita. Por lo común se presentan mezclados con cuarzo, arcillas, yeso, micas, feldespatos, etc., aunque también los hay sumamente puros.[3]

El óxido y el hidróxido de hierro están presentes en la mayoría de los ocres asociados a menas de hierro y de cobre, que constituyen depósitos primarios. Los depósitos secundarios, que son los suelos ricos en óxido e hidróxido de hierro, pueden cubrir grandes extensiones, pero el ocre que contienen suele ser menos puro. También las aguas subterráneas ricas en hierro pueden dar lugar a la formación de ocre al filtrarse hacia humedales, lagos y cursos de agua efímeros.[3]

Mina subterránea de hematita terrosa en el término municipal de Jaén.

En un sentido amplio, los suelos ricos en óxidos de hierro son también ocres, y pueden ser utilizados como fuente del pigmento.[3]

Ocres no ferrosos

Desde el punto de vista de la clasificación de los pigmentos, los ocres son generalmente los de óxidos de hierro, pues los de óxido de manganeso se consideran parte del grupo de las tierras de Siena y sombras naturales. Los ocres que resultan de la oxidación de otras menas metalíferas también son técnicamente ocres, pero tienen poca aplicación como pigmento y son menos frecuentes.[3]

Propiedades

Los ocres tienen excelentes propiedades como pigmentos: son estables y resistentes a la luz, a la humedad y a la lejía, aunque vulnerables a los ácidos.[5]

Localización

Los pigmentos que entran en la denominación de «ocres» se encuentran en numerosas localidades de todo el mundo. Algunos de los países que se destacan por su producción de ocres son Francia, España, Chipre, Irán, Italia, Australia y Estados Unidos.[3]

Other Languages
Afrikaans: Oker
العربية: مغرة
беларуская: Охра
български: Охра
català: Ocre
čeština: Okr
dansk: Okker
Deutsch: Ocker
Ελληνικά: Ώχρα
English: Ochre
Esperanto: Okra
eesti: Ooker
euskara: Okre
français: Ocre
Gaeilge: Ócar
עברית: אוכרה
हिन्दी: गेरू
hrvatski: Oker
Հայերեն: Օքրա
Ido: Okro
íslenska: Okkur
italiano: Ocra
日本語: 黄土色
한국어: 황토색
Кыргызча: Охра
lietuvių: Ochra
മലയാളം: ഔക്കെ
Nāhuatl: Cuappachtli
Nederlands: Gele oker
norsk nynorsk: Oker
norsk bokmål: Oker
occitan: Òcra
polski: Ochra
português: Ocre
русский: Охра
srpskohrvatski / српскохрватски: Oker
Simple English: Ochre
slovenčina: Oker
српски / srpski: Окер
svenska: Ockra
Tagalog: Okre
Türkçe: Aşıboyası
українська: Вохра
Vahcuengh: Henjnding
中文: 赭色
粵語: 赭色