Observación participante

La observación participante es un tipo de método de recolección de datos utilizado típicamente en la investigación cualitativa. Es una metodología ampliamente utilizada en muchas disciplinas, particularmente la antropología y la etnología, aunque también en sociología, estudios de comunicación, geografía humana y psicología social. Su objetivo es familiarizarse estrechamente con un determinado grupo de individuos (como un grupo religioso, ocupacional, sub-cultural o una comunidad en particular) y sus prácticas a través de una participación intensa con las personas en su entorno cultural, generalmente a lo largo de un periodo de tiempo extendido. El método se originó en el trabajo de campo de antropólogos sociales, especialmente Bronisław Malinowski en Gran Bretaña, Franz Boas en los Estados Unidos y la investigación urbana posterior de la Escuela de Sociología de Chicago.

Historia y desarrollo

Bronislaw Malinowski con nativos de las Islas Trobriand, 1918.

La observación participante fue utilizada ampliamente por Frank Hamilton Cushing en su estudio de los indios Zuni a finales del siglo XIX, seguido de los estudios de sociedades no occidentales por investigadores como Bronisław Malinowski,[3]​ en la primera mitad del siglo XX. Logró emerger como el enfoque principal de la investigación etnográfica por los antropólogos y se basó en el cultivo de relaciones personales con informantes locales como una forma de aprender sobre una cultura, involucrando tanto la observación como la participación en la vida social de un grupo. Al vivir con las culturas que estudiaron, los investigadores fueron capaces de formular cuentas de primera mano de sus vidas y obtener nuevas ideas. Este mismo método de estudio también se ha aplicado a grupos dentro de la sociedad occidental, y es especialmente exitoso en el estudio de subculturas o grupos que comparten un fuerte sentido de identidad, donde sólo participando puede el observador acceder verdaderamente a las vivencias que se están estudiando. La publicación post-mortem de la década de trabajo de Grenville Goodwin como participante-observador con el apache occidental, la organización social del Apache occidental, lo estableció como figura prominente en el campo de la etnología.

Desde la década de 1980, algunos antropólogos y científicos sociales han puesto en duda el grado en que la observación participante puede dar una idea verídica sobre las mentalidades de otras personas.[7]

Por lo tanto, el desarrollo de la observación participante como herramienta de investigación no ha sido un proceso fortuito, sino que ha implicado una gran cantidad de autocrítica y revisión.

Other Languages