Nube de hongo

Una nube de hongo u hongo nuclear es una nube con forma de hongo de humo, llamas o escombros que se forma a causa de una gran explosión. Se asocian normalmente con las explosiones nucleares, pero cualquier estallido de dimensiones semejantes produciría el mismo efecto. Las erupciones volcánicas y la colisión de pequeños cuerpos celestes como meteoros o cometas contra la Tierra pueden producir nubes de hongo naturales.

Las nubes de hongo se forman como resultado de la aparición de una gran masa de gases de baja densidad cerca del suelo, creando una inestabilidad de Rayleigh-Taylor. La masa de gases se eleva rápidamente, lo que resulta en vórtices turbulentos girando hacia abajo sobre sus ejes y succionando una columna de humo y escombros en el centro formando su "tallo". La masa gaseosa acaba alcanzando una altura en la que no es más densa que el aire circundante y se dispersa. Los escombros, por tanto son succionados del suelo, dispersados y elevados hasta grandes alturas, desde donde caen.

Las mayores nubes de hongo jamás fotografiadas fueron consecuencia del impacto de fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9 sobre el planeta Júpiter, algunas de las cuales se elevaron cientos de kilómetros sobre las capas nubosas.

Nombre

Un gran fuelle crea una nube de hongo en el Exploratorium de San Francisco, California.

Aunque el término nube de hongo parece haber sido acuñado a principios de la década de 1950, las nubes de hongo generadas por explosiones habían sido descritas antes de la era atómica. Por ejemplo, The Times publicó un reportaje el 1 de octubre de 1937 sobre un ataque japonés en Shanghái que generó "un gran hongo de humo". Durante la Segunda Guerra Mundial se hicieron relativamente comunes las descripciones de nubes de hongo.

Las descripciones originales de las pruebas nucleares de la Prueba Trinity contenían muchas asociaciones diferentes con la nube que se formó tras la explosión, incluyendo una "nube emergente multicolor", una "columna gigante", una "columna con forma de chimenea", una "columna con forma de cúpula", el "parasol", el "gran embudo", "geyser" e incluso "una frambuesa". Enrico Fermi describió la explosión como «un enorme pilar de humo con una cabeza expandida como un hongo gigantesco».[1]

Nube ascendiendo desde el Monte Redoubt en una erupción de 1989. La nube de hongo se formó a partir de avalanchas de flujos piroclásticos que se precipitaban en cascada por la cara norte del volcán.

La bomba atómica que cubrió Nagasaki fue descrita en The Times del 13 de agosto de 1945 como un "enorme hongo de humo y polvo". El 9 de septiembre de 1945 el New York Times publicó un testimonio ocular del bombardeo de Nagasaki, escrito por William L. Laurence, el corresponsal oficial del Proyecto Manhattan, que acompañaba a uno de los tres aviones que realizaron el bombardeo. Escribió que la bomba produjo un "pilar de fuego púrpura" del que surgió "un hongo gigante que incrementó la altura del pilar hasta una altura de 45.000 pies (13.716 m)" (un fenómeno similar puede observarse en la fotografía de la nube de la bomba de Nagasaki mostrada anteriormente.)

En 1946, la Operación Crossroads realizó pruebas nucleares en las que se describieron bombas de "coliflor", pero un periodista allí presente también habló de "el hongo, el símbolo común de la era atómica". Los hongos se han asociado tradicionalmente con la vida y la muerte, la comida y el envenenamiento, convirtiéndoles en un símbolo más poderoso que la nube de "coliflor".[2]

Other Languages
Esperanto: Fungonubo
suomi: Sienipilvi
magyar: Gombafelhő
Bahasa Indonesia: Awan jamur
italiano: Fungo atomico
日本語: キノコ雲
한국어: 버섯 구름
Lëtzebuergesch: Atompilz
മലയാളം: ആണവശൈത്യം
Nederlands: Paddenstoelwolk
norsk nynorsk: Atomsopp
norsk bokmål: Soppsky
português: Nuvem de cogumelo
русский: Ядерный гриб
slovenčina: Atómový hríb
svenska: Svampmoln
українська: Ядерний гриб
Tiếng Việt: Đám mây hình nấm
中文: 蘑菇雲