Nube

Animación de nubes a intervalos de 20 segundos.

Una nube es un hidrometeoro que consiste en una masa visible hecha de cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. Las nubes dispersan toda la luz visible y por eso se ven blancas. Sin embargo, a veces son demasiado gruesas o densas como para que la luz las atraviese, cuando esto ocurre la coloración se torna gris o incluso negra. Considerando que las nubes son gotas de agua sobre polvo atmosférico y dependiendo de algunos factores, las gotas pueden convertirse en lluvia, granizo o nieve. Las nubes son un aerosol formado por agua evaporada principalmente de los océanos.[ cita requerida]

Al atardecer, estas nubes toman un color rojizo, debido al ángulo de los rayos del sol.

Las nubes se observan a simple vista y se clasifican según un sistema internacional creado a comienzos del siglo XIX por Luke Howard, químico y meteorólogo inglés que las dividió en cuatro grandes categorías:

  1. cirros, que son penachos elevados y en forma de escobilla, compuestos por cristales de hielo;
  2. estratos, extensas capas nubosas que traen, con frecuencia, lluvia continua;
  3. nimbos, nubes capaces de formar precipitaciones;
  4. cúmulos, nubes hinchadas de base plana que cruzan el cielo de verano.

Nuestro sistema moderno de clasificación de nubes incluye muchas combinaciones y subdivisiones de estas cuatro categorías básicas.

Cuando un meteorólogo habla de precipitación, se refiere a lluvia, nieve o cualquier forma de agua líquida o sólida que se precipita, o cae, del cielo. La cantidad de lluvia caída se mide por medio de pluviómetros. La forma más simple de pluviómetro es un recipiente de lados rectos con una escala, o regla, para medir la profundidad del agua que cae en él. La mayoría de estos aparatos la conducen por un embudo a un tubo más estrecho, para permitir mediciones más precisas de cantidades pequeñas de precipitación. Tal como otros instrumentos meteorológicos, los pluviómetros pueden hacerse de modo que registren sus mediciones en forma continua.

Formación de las nubes

Algunas masas de aire que componen la atmósfera terrestre llevan entre sus componentes significativas cantidades de agua que obtuvieron a partir de la evaporación del agua de mar y de la tierra húmeda, juntándose así con partículas de polvo o cenizas que hay en el aire (núcleos de condensación).

Estas masas de aire cálido y húmedo tienden a elevarse cuando se topan con otra masa de aire frío y seco. Las masas de aire no se revuelven entre sí cuando chocan; están bien delimitadas y tienden a desplazarse hacia zonas de menor presión atmosférica. Al elevarse las masas de aire caliente se expanden al encontrar menor presión en las alturas y, de acuerdo con la ley de los gases ideales, disminuye también su temperatura. Esto causa que el agua que contienen estas masas de aire se condense formando las nubes.

Cuando la masa de aire cálido y húmedo es forzada a subir muy alto en la troposfera se enfría de tal manera que se forman nubes de cristales de hielo, llamadas cirrus, cirrostratus o cirrocumulus. A menor altitud se forman las nubes de gotas de agua, como son los altostratus, altocúmulus que generalmente acompañan a los frentes cálidos, al igual que los stratus de menor altitud.

Los cúmulus, en cambio, acompañan a los frentes fríos. Estas nubes tienden a crecer de forma vertical hasta llegar a formar masas de altura conocidas como cumulonimbus. Estas nubes de tormenta esconden en su interior un sistema de torbellinos, ascendentes en el interior y descendentes en el exterior. Si se dan las condiciones adecuadas estos torbellinos pueden llegar hasta el suelo en forma de tornados.

La electricidad estática generada por el movimiento de estos torbellinos dentro de estas nubes es una posible causa de las tormentas eléctricas.

Procesos de formación

Nubes en la ciudad de Hermosillo, México.
Vista del cielo nublado.
Cirros y altocúmulos.
Nubes en los Andes de Quito en la mañana.

Las nubes pueden formarse por procesos distintos:

Nubes por ascenso orográfico

La masa de aire caliente y húmedo choca contra una montaña. Esto hace que el aire ascienda a capas más frías, dando origen a un tipo de nubes horizontales, llamadas estratos. Se forman por debajo de los 3 km de altitud.

Nubes de convección térmica

Una corriente de aire caliente y húmedo asciende a capas más altas y frías, dando lugar a la formación de cúmulos. Esto suele ocurrir por debajo de los 3 km de altitud. La nube puede crecer en altura, transformándose en un cumulonimbo. Cuando se produce la caída de la lluvia la nube se separa en dos fragmentos, porque no puede ascender el aire caliente. Al fragmentarse la nube, cesa la lluvia. Se producen borrascas de corta duración pero muy intensas.

Nubes de convección producidas por un frente

Los frentes son zonas de contacto entre dos masas de aire que tienen distinta temperatura y densidad. Si una masa de aire caliente y húmedo, en movimiento, choca contra una de aire frío, se forman nubes horizontales, llamadas nimboestratos (3 km de altitud), altostratus (entre 3 y 5 km de altitud) o cirros (12 km de altitud). Los nimbostratos y los altostratus producen, generalmente, lluvia. En cambio, los cirros indican buen tiempo si no se mueven deprisa. Cuando una masa de aire frío, que se desplaza, choca contra una masa de aire caliente se forman cumulonimbos.[1]

Other Languages
Afrikaans: Wolk
Alemannisch: Wolke
aragonés: Boira
Ænglisc: Wolcen
العربية: سحاب
ܐܪܡܝܐ: ܥܢܢܐ
asturianu: Nube
Aymar aru: Qinaya
azərbaycanca: Bulud
تۆرکجه: بولود
башҡортса: Болот
Boarisch: Woikn
žemaitėška: Debesis
беларуская: Воблакі
беларуская (тарашкевіца)‎: Хмара
български: Облак
भोजपुरी: बादर
Bahasa Banjar: Rakun (météorologi)
বাংলা: মেঘ
བོད་ཡིག: སྤྲིན།
brezhoneg: Koumoul
bosanski: Oblak
буряад: Үүлэн
català: Núvol
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Hùng
ᏣᎳᎩ: ᎤᎶᎩᎸ
Tsetsêhestâhese: Vo'e
کوردیی ناوەندی: ھەور
corsu: Nivulu
čeština: Oblak
Cymraeg: Cwmwl
Deutsch: Wolke
Ελληνικά: Νέφος
emiliàn e rumagnòl: Nóvvla
English: Cloud
Esperanto: Nubo
eesti: Pilv
euskara: Hodei
estremeñu: Nuvi
فارسی: ابر
suomi: Pilvi
Võro: Pilv
français: Nuage
Nordfriisk: Swarken
furlan: Nûl
Frysk: Wolk
Gaeilge: Scamall
Gàidhlig: Neul
galego: Nube
Avañe'ẽ: Arai
ગુજરાતી: વાદળ
Gaelg: Bodjal
客家語/Hak-kâ-ngî: Yùn
עברית: ענן
हिन्दी: बादल
hrvatski: Oblaci
Kreyòl ayisyen: Nwaj
magyar: Felhő
Հայերեն: Ամպ
interlingua: Nube
Bahasa Indonesia: Awan
Ilokano: Ulep
Ido: Nubo
íslenska: Ský
italiano: Nuvola
ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ/inuktitut: ᓄᕗᔭᖅ
日本語:
Patois: Kloud
la .lojban.: dilnu
Basa Jawa: Méga
ქართული: ღრუბელი
қазақша: Бұлттар
ಕನ್ನಡ: ಮೋಡ
한국어: 구름
къарачай-малкъар: Булут
Kurdî: Ewr
Кыргызча: Булут
Latina: Nubes
Lëtzebuergesch: Wollek
Limburgs: Wolk
Ligure: Nuvia
lumbaart: Nivola
lingála: Lipata
lietuvių: Debesis
latviešu: Mākoņi
Malagasy: Rahona
македонски: Облак
മലയാളം: മേഘം
монгол: Үүл
मराठी: ढग
Bahasa Melayu: Awan
Nāhuatl: Mixtli
Napulitano: Nura
Plattdüütsch: Wulk
नेपाली: बादल
नेपाल भाषा: सुपाँय्
Nederlands: Wolk
norsk nynorsk: Sky
norsk bokmål: Sky
Nouormand: Nouage
Sesotho sa Leboa: Leru
occitan: Nívol
ଓଡ଼ିଆ: ମେଘ
ਪੰਜਾਬੀ: ਬੱਦਲ
Papiamentu: Nubia
Deitsch: Wolk
polski: Chmura
پنجابی: بدل
پښتو: ورېځ
português: Nuvem
Runa Simi: Phuyu
română: Nor
armãneashti: Nioru
русский: Облака
русиньскый: Хмара
саха тыла: Былыт
sicilianu: Nùvula
Scots: Clood
سنڌي: ڪڪر
srpskohrvatski / српскохрватски: Oblak
Simple English: Cloud
slovenčina: Oblak
slovenščina: Oblak
Soomaaliga: Caad
shqip: Retë
српски / srpski: Облак
Seeltersk: Wulke
Basa Sunda: Méga
svenska: Moln
Kiswahili: Wingu
தமிழ்: முகில்
తెలుగు: మేఘం
тоҷикӣ: Абр
ไทย: เมฆ
Tagalog: Ulap
Türkçe: Bulut
татарча/tatarça: Болытлар
тыва дыл: Булут
українська: Хмара
اردو: بادل
oʻzbekcha/ўзбекча: Bulut
vèneto: Nùvoła
vepsän kel’: Pil'ved
Tiếng Việt: Mây
walon: Nûlêye
Winaray: Dampog
მარგალური: მუნაფა
ייִדיש: וואלקן
Vahcuengh: Fwj
中文:
Bân-lâm-gú: Hûn
粵語: