Novela cortesana

La novela cortesana es un género literario del Siglo de Oro español que fue cultivado durante el periodo barroco, en el siglo XVII.

Características y definición

Se trata de una narración breve de ambientación urbana, casi siempre de temática amorosa, con ingredientes costumbristas, picarescos, pastoriles y ecos de la novelística italiana más decente y menos anticlerical a los rigurosos criterios de los inquisidores españoles (novellieri como Giovanni Boccaccio y sus más honestas piezas del Decamerón; Giambattista Giraldi Cinthio y su Hecatonmiton; Mateo Bandello y sus Novelle, Gianfrancesco Straparola y sus Piacevoli notti —Noches placenteras—; Franco Sacchetti y sus Trecentonovelle; Masuccio Salernitano y su célebre Novellino, Agnolo Firenzuola y Le Novelle, Parabosco y sus I deporti, Ortensio Lando y sus Alcune novelle, etcétera). Quedaron pues excluidos e inéditos hasta el siglo XVIII los novellieri más licenciosos, anticlericales y menos asimilables, como El Lasca, Forteguerri y Fortini.

Se trata de un tipo de literatura de evasión que es el correlato en prosa a la comedia de capa y espada, con la que tantas cosas tiene en común, coincidencia que es algo aceptado ya poco menos que unánimemente por la crítica actual en tanto que sus personajes más característicos coinciden en casi todo (desde la convencional onomástica hasta su modo de sentir, de actuar y de expresarse) con los propios de la citada especie teatral. Cristóbal Suárez de Figueroa la definió en su obra El pasajero:

Las novelas, tomadas con el rigor que se debe, es una composición ingeniosísima cuyo ejemplo obliga a imitación o escarmiento. No ha de ser simple ni desnuda, sino mañosa y vestida de sentencias, documentos y todo lo demás que pueda ministrar la prudente filosofía.

En el siglo XVIII continuaron siendo muy leídas, pues hubo además una Colección de novelas escogidas compuestas por los mejores ingenios españoles cuyo primer volumen salió de la Imprenta Real y los restantes de la de González entre 1785 y 1794 (Tomo I: 1794. Tomos II–V: 1788. Tomo VI: 1785. Tomo VII: 1789. Tomo VIII: 1791). Contienen cincuenta y tres novelas principalmente de Cervantes, Luis de Guevara, Isidro de Robles (que aparece como autor de algunas novelas con lipogramas manieristas que en realidad escribió Alonso de Alcalá y Herrera), Andrés del Prado o de Prado, Alonso de Castillo Solórzano, Diego de Ágreda y Vargas, Andrés del Castillo y Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, así como otros autores, bien anónimos, bien con escasa representación ( Matías de los Reyes, Baltasar Mateo de Velázquez). Por otra parte una importante publicación periódica, Tertulias de invierno, estaba consagrada a divulgar este tipo de narrativa.

Don Emilio Cotarelo y Mori editó con introducción y notas, el pasado siglo, una Colección selecta de antiguas novelas españolas que incluye en sus doce volúmenes lo mejor del género (Madrid: Librería de la Viuda de Rico y Librería de los Bibliófilos Españoles, 1906–1909, 12 vols.: Francisco de Lugo y Dávila, Teatro popular, (Madrid, 1621); Gonzalo de Céspedes y Meneses: Historias peregrinas y ejemplares (Zaragoza, 1623); Alonso de Castillo Solórzano, La niña de los embustes (Barcelona, 1632); Miguel Moreno: Novelas (1628); Alonso de Castillo Solórzano: Noches de placer (Barcelona, 1631); Juan de Piña: Casos prodigiosos y cueva encantada (Madrid, 1628); Alonso de Castillo Solórzano: Las arpías de Madrid (Barcelona, 1631); Andrés del Castillo: La mojiganga (Zaragoza, 1631); Alonso de Castillo Solórzano: Tardes entretenidas (Madrid, 1625); Matías de los Reyes: El menandro (Jaén, 1636); Francisco de Eraso: Jornadas alegres (Madrid, 1626); Matías de los Reyes: El curial del Parnaso.

Other Languages