Nosferatu: Phantom der Nacht

Nosferatu: Phantom der Nacht (traducido como Nosferatu, vampiro de la noche o Nosferatu, fantasma de la noche) es una película de 1979 producida en la República Federal Alemana. Está principalmente ambientada en la ciudad de Wismar, Alemania, y en la región rumana de Transilvania a mediados del siglo XIX. Fue escrita y dirigida por el director Werner Herzog. En el repertorio de actores, encontramos a Klaus Kinski en el papel de Nosferatu, Isabelle Adjani como Lucy Harker y a Bruno Ganz como Jonathan Harker. También mencionar al escritor y artista francés Roland Topor en el papel de Renfield.

Aunque la película se basa en la novela Drácula de Bram Stoker (1897), ésta fue originalmente concebida como una readaptación del clásico del expresionismo alemán titulado Nosferatu, eine Symphonie des Grauens (1922), de F.W. Murnau. Esta producción fue recibida positivamente tanto por la crítica como por el público y consiguió cierto éxito comercial. Es la segunda de las cinco legendarias colaboraciones entre Herzog y Kinski.[1]

En 1988, se realizó una secuela de producción italiana, titulada Nosferatu en Venecia. Esta secuela guarda muy poca relación con su predecesora, siendo Kinski el único actor del nuevo reparto que permanece en su rol.

Sinopsis

Jonathan Harker ( Bruno Ganz) es un agente inmobiliario en Wismar, Alemania. Su jefe, Renfield ( Roland Topor), le informa que un noble llamado Drácula, desea comprar una propiedad en Wismar. Harker es elegido para visitar al conde y cerrar el lucrativo negocio. Dejando a su joven esposa Lucy ( Isabelle Adjani) en Wismar, Harker emprende un viaje de 4 semanas al castillo de Drácula en Transilvania.

Durante su viaje, Harker se detiene en un poblado cercano al castillo. Los lugareños le informan del «mal» que habita en el castillo y le ruegan que se mantenga alejado de él. A estos avisos se unen relatos y descripciones sobre el vampirismo. Harker ignora estos consejos tomándolos por supersticiones sin fundamento. Finalmente, llega al castillo de Drácula, donde se encuentra con el Conde ( Klaus Kinski). El misterioso noble es un personaje extraño, de pálida piel y orejas puntiagudas, con afilados dientes y largas uñas. A pesar de esta aterradora apariencia, Drácula se muestra como un anfitrión solícito y hospitalario.

El solitario Conde queda fascinado por un pequeño retrato de Lucy y acepta inmediatamente comprar la propiedad ofrecida por Harker en Wismar. Durante su visita al castillo, Harker tiene una serie de encuentros oníricos con el Conde. Simultáneamente, Lucy se ve atormentada en Wismar por imágenes catastróficas y maléficas. Por otra parte, Renfield es admitido en un sanatorio mental tras haber mordido a una vaca y desarrollar un misterioso tipo de psicosis.

Harker, horrorizado, descubre al Conde durmiendo en un féretro, confirmándose así las sospechas de que Drácula es en realidad un vampiro. Esa misma noche, el Conde parte hacia Wismar llevando consigo varios ataúdes llenos de la tierra maldita que necesita para realizar su vampírico descanso. Harker se encuentra atrapado en el castillo e intenta escapar a través de una ventana con una cuerda. La cuerda esta hecha de sábanas y resulta no ser lo suficientemente fuerte. Harker cae y sufre varias heridas. Se despierta en un hospital en un estado febril hablando sobre «ataúdes negros», por lo que los doctores asumen que su estado está afectando su salud mental.

Entre tanto, Drácula y sus féretros viajan a Wismar en barco. Los tripulantes del barco van muriendo o desaparecen sistemáticamente a manos del vampiro. Sin embargo, la tripulación cree que las muertes son debidas a la aparición de la peste: nosferatu significa agente transmisor de enfermedades, el que trae la peste. El barco fantasma, llega a Wismar con su misteriosa carga. Un número de doctores, incluyendo Van Helsing ( Walter Ladengast), investigan los misteriosos acontecimientos acaecidos en el barco. Mientras, Wismar se ve asolada por una plaga de ratas y la muerte se extiende rápidamente por la ciudad.

Cuando Harker regresa finalmente a Wismar, muestra síntomas de una enfermedad irremediable y parece no reconocer a su esposa Lucy. Ella tiene un encuentro con el solitario Conde. Éste, desesperado y condenado a la inmortalidad, pide a Lucy que le dé un poco del amor que ella siente gratuitamente por Harker. Para desesperación del Conde, Lucy se niega.

Una vez que Lucy descubre la verdadera razón por la que la muerte asola Wismar, intenta avisar a sus conciudadanos. Sin embargo, éstos le prestan poca atención. Así, Lucy decide destruir a Drácula ella sola. Para esto, Lucy atrae al vampiro a su dormitorio para que él beba su sangre. Esto le costará a Lucy su vida.

La belleza y la pureza de Lucy distraen al conde, que no oye el canto del gallo y muere con los primeros rayos del sol. Van Helsing descubre el victorioso cadáver de Lucy y remata al conde clavándole una estaca en el corazón. En un inquietante giro final, Harker resurge de su misteriosa enfermedad convertido en un vampiro y organiza el arresto de Van Helsing. Harker es visto por última vez a lomos de su caballo afirmando enigmáticamente que aun le queda mucho por hacer.

Other Languages