Northrop Grumman B-21 Raider

Northrop Grumman
B-21 Raider
Artist Rendering B21 Bomber Air Force Official.jpg
Concepción artística de la USAF del B-21 Raider.
TipoBombardero estratégico
FabricanteBandera de Estados Unidos Northrop Grumman
EstadoEn desarrollo
UsuarioBandera de Estados Unidos Fuerza Aérea de los Estados Unidos
Coste unitario550 millones de dólares (2010)

El Northrop Grumman B-21 Raider es un bombardero pesado bajo desarrollo de Northrop Grumman. Como parte del programa Bombardero de Ataque de Largo Alcance (Long Range Strike Bomber (LRS-B)), debe ser un bombardero estratégico furtivo de largo alcance para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, capaz de lanzar armas convencionales o termonucleares.[2]

El bombardero entraría en servicio de combate en 2025 y reemplazaría al B-1 Lancer y al B-52 Stratofortress en servicio con los Estados Unidos.[3]

Desarrollo

Se emitió una solicitud de propuestas para desarrollar el avión, en julio de 2014. La Fuerza Aérea planea comprar de 80 a 100 aviones LRS-B con un coste de 550 millones de dólares cada uno (2010).[5]

En el Simposio de Guerra Aérea de 2016, el LRS-B fue formalmente designado B-21, indicando que el avión era el primer bombardero del Siglo XXI.[9]

En marzo de 2016, la USAF anunció varios proveedores de nivel uno para el programa, incluyendo Pratt & Whitney; BAE Systems de Nashua, New Hampshire; Spirit Aerosystems de Wichita, Kansas; Orbital ATK de Clearfield (Utah) y Dayton, Ohio; Rockwell Collins de Cedar Rapids, Iowa; GKN Aerospace de St Louis, Missouri; y Janicki Industries de Sedro-Woolley (Washington).[11]

El gerente del programa F-35 Chris Bogdan declaró que las partes comunes de los motores del B-21 reducen el coste del motor Pratt & Whitney F135.[13]

En abril de 2016, se informó que el Mando de Ataque Global de la Fuerza Aérea (AFGSC) estadounidense esperaba que el número requerido llegase a un mínimo de 100 B-21.[14]

En julio de 2016, la Fuerza Aérea estadounidense declaró que no publicaría el coste estimado del contrato del B-21 con Northrop Grumman. La Fuerza Aérea argumentó que publicar el coste revelaría demasiada información acerca del proyecto clasificado a potenciales adversarios. El Comité de los Servicios Armados del Congreso también votó el no publicar el coste del programa, restringiendo la información a los comités de defensa congresionales, por encima de las objeciones de un grupo de dos partidos políticos liderados por el Presidente del Comité, Senador John McCain de Arizona.[16]

El 19 de septiembre de 2016, el B-21 fue bautizado formalmente "Raider" en honor a los Doolittle Raiders.[18]

La Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO) publicó un reportaje el 25 de octubre de 2016 que apoyaba la decisión de la Fuerza Aérea de conceder el contrato del LRS-B a Northrop Grumman. El coste se reveló como el factor decisivo en la selección de Northrop Grumman por encima del equipo de Boeing y Lockheed Martin.[20]