No se lo digas a nadie (película de 1998)

No se lo digas a nadie es una película peruana dirigida por Francisco Lombardi basada en el libro homónimo de Jaime Bayly quien también participó como guionista. Se estrenó en 1998. Fue la primera película con temática homosexual hecha en el Perú. Se destaca también el trabajo de dicción realizado por la actriz española Lucía Jiménez.

Sinopsis

En la película se relata la obra desde el capítulo "El campamento" hasta "Un amor imposible", desde el campamento que realiza Joaquín con otros chicos del Saeta, grupo de jóvenes del Opus Dei hasta la boda de Alfonso, y las relaciones sentimentales de Joaquín con Gonzalo, el actor y Alexandra, una amiga.

Joaquín Camino (Santiago Magill) es un joven homosexual de la alta sociedad de Lima, por lo que se ve enfrentado a los prejuicios de sus propios padres y al rechazo de una sociedad homofóbica y muy conservadora, aunque altamente hipócrita. La película describe una serie de situaciones que le suceden a Joaquín, desde su adolescencia hasta la edad adulta.