Niebla

Distribución de los bosques nubosos, laurisilvas y enclaves de hábitat de nieblas.
Niebla en una región montañosa griega.
Niebla en una llanura de Frisia oriental, Europa central.

La niebla (del lat. nebŭla) es un término general referido a la suspensión de gotas pequeñas en un gas. En meteorología, se refiere a la suspensión de gotas pequeñas de agua que producen una visibilidad de menos de 1  km. Es un fenómeno meteorológico que consiste en nubes muy bajas, cerca o a nivel del suelo y formadas por partículas de agua de pequeño volumen en suspensión.

Generalidades

En general es llamada niebla cuando se trata de la condensación de la humedad del aire pero todavía en suspensión, en forma de gotas de agua y estas gotas de agua no son lo suficientemente grandes como para que la fuerza de la gravedad terrestre las haga precipitarse, como es el caso de la lluvia. Localmente recibe otros nombres cuando empieza su precipitación (niebla meona, garúa, sirimiri, chirimiri, chilimili, etc.)

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) define la niebla atmosférica como la suspensión de gotas pequeñas de agua (con frecuencia, microscópicas) en el aire que también reduce la visibilidad horizontal en la superficie terrestre a menos de 1  km.

Los bancos de niebla se forman de la misma manera que cualquier otro tipo de nubes, pues de nubes estratiformes se constituye la niebla.

Tierra adentro la mayor parte de las nieblas se producen al evaporarse la humedad del suelo, pero puede proceder del vapor de agua expelido por la vegetación o por masas de agua dulce o salada, ríos, arroyos, charcos, etc. Como describe la física en las propiedades térmicas de los gases, la mayor temperatura relativa de una masa de aire (saturada de humedad) hace que se eleve o que una masa gaseosa (húmeda) es desplazada por otra masa más fría y por tanto más pesada (los gases al dilatarse por el calor pesan menos para un mismo volumen) provoca el ascenso del aire húmedo que al enfriarse se condensa dando lugar a la formación de estas nubes bajas.

El vapor de agua se condensa con mayor facilidad alrededor de una partícula de polvo, de sal o de cualquier otro elemento en suspensión en el aire. La niebla conlleva la disminución de las condiciones de visibilidad en superficie. La dispersión de la luz en las partículas de agua que forman la niebla favorece la visibilidad en longitudes de onda similares al amarillo selectivo utilizado en faros y luces antiniebla.

Muchos hábitats de bosque húmedo montano, bosque tropical, laurisilva y bosque subtropical se caracterizan por una alta concentración de niebla superficial a la que estos biomas están especialmente adaptados. En conjunto se les denomina Bosque nuboso o selva nublada. En climas más secos, esteparios o incluso en climas desérticos (como por ejemplo el desierto del Namib o el clima mediterráneo, etc.), la niebla producida en los meses propicios es también muy importante para la vegetación de esclerófitos. Las nieblas de los meses fríos con su densa humedad se precipitan por la acción del relieve y de las propias hojas de este tipo de vegetación plumosa adaptada.

En invierno, por una parte la estructura higroscópica de la vegetación y por la otra la orografía del terreno, opuesta a la masa de aire relativamente cálido y húmedo; que obliga a aumentar la altura sobre el nivel del mar de esa masa húmeda de aire, lo que la enfría y disminuye su punto de rocío, hacen que se condense parte de la humedad de esa masa de aire, que se precipita en forma de niebla o lluvia y crea un hábitat especialmente hidrófilo, saturado de humedad en el ambiente y en el suelo junto a las plantas que rocía.

Plantas como el pino atrapan la humedad del aire y la precipitan gota a gota como si se tratase de un riego suplementario, que se ve más favorecido en el hemisferio norte en la cara norte de las colinas o montañas y en el hemisferio sur en la cara opuesta (cara sur) por su más baja temperatura al recibir menos calor del sol. Esta cualidad higroscópica de cierto tipo de vegetación frente a la niebla es aprovechada para algunos cultivos, que se rodean por ejemplo de murallas de coníferas.

Debido a su importancia para la agricultura, el español americano y el del Viejo Mundo tienen muchas palabras y expresiones vernáculas para describir tanto este fenómeno atmosférico como otros muy relacionados, solapándose a veces los significados y causando confusión. Así por ejemplo, en los Pirineos la niebla es denominada boira. La única diferencia entre niebla y neblina es la intensidad de las partículas, La neblina se logra captar, extendiendo redes de malla plástica colocadas verticalmente. Las pequeñas gotas se depositan en la trama de la tela y al aumentar de tamaño son atraídas por la gravedad o pueden ser conducidas a un tanque de almacenamiento para su uso tanto como agua potable o como agua para riego.[1]

En idioma español los términos bruma y neblina se suelen usar indistintamente, aun cuando es más común llamarla bruma cuando no ocupa el terreno de manera homogénea, sino dispersa, cuando no está constituida totalmente por agua (por llevar además polvo o sal en suspensión) o cuando está en un área costera o sobre el mar.

Se habla de rocío o rosada, en general cuando se trata de la condensación de la humedad del aire en forma de gotas por la disminución brusca de la temperatura al contacto con superficies frías, usualmente sobre la cubierta vegetal, el suelo, piedras, objetos, etc. Cuando el vapor de agua se han enfriado lo suficiente como para provocar el cambio de estado del vapor de agua contenida en el aire a la forma de hielo (que suele depositarse) se denomina de muy variadas formas: escarcha,[2] dorondón, helada blanca, cencellada, cinarra etc. No se debe confundir la escarcha o helada blanca con la helada o helada negra, la Cencellada dura el "rocío blanco"… en todos estos fenómenos el agua atmosférica debe tener una temperatura superficial bajo 0 °C. Atendiendo al diámetro de las partículas (gotas) la condensación del vapor de agua atmosférico recibe otras denominaciones, la llovizna es un tipo de precipitación que se caracteriza por tener un tamaño de gota pequeño, usualmente menos de 0,5 mm de diámetro, pero suficiente para provocar su caída.

Other Languages
aragonés: Boira baixa
العربية: ضباب
asturianu: Borrina
azərbaycanca: Duman
žemaitėška: Rūks
беларуская: Туман
беларуская (тарашкевіца)‎: Туман
български: Мъгла
भोजपुरी: कोहरा
Bahasa Banjar: Saun
বাংলা: কুয়াশা
bosanski: Magla
català: Boira
کوردیی ناوەندی: مژ
čeština: Mlha
Чӑвашла: Тĕтре
Cymraeg: Niwl
dansk: Tåge
Deutsch: Nebel
Ελληνικά: Ομίχλη
emiliàn e rumagnòl: Fumàna
English: Fog
Esperanto: Nebulo
eesti: Udu
euskara: Laino
فارسی: مه (ابر)
suomi: Sumu
français: Brouillard
furlan: Fumate
Frysk: Dize
Gaeilge: Ceo
galego: Néboa
ગુજરાતી: ધુમ્મસ
Gaelg: Kay
עברית: ערפל
हिन्दी: कोहरा
hrvatski: Magla
Kreyòl ayisyen: Bouya
magyar: Köd
Հայերեն: Մառախուղ
Bahasa Indonesia: Kabut
íslenska: Þoka
italiano: Nebbia
日本語:
Basa Jawa: Pedhut
ქართული: ნისლი
қазақша: Тұман
한국어: 안개
Кыргызча: Туман
lumbaart: Scighera
lietuvių: Rūkas
latviešu: Migla
македонски: Магла
монгол: Манан
Bahasa Melayu: Kabut
Napulitano: Négghia
Nedersaksies: Dook
नेपाली: कुहिरो
Nederlands: Mist
norsk nynorsk: Tåke
norsk bokmål: Tåke
occitan: Nèbla
ଓଡ଼ିଆ: କୁହୁଡ଼ି
ਪੰਜਾਬੀ: ਕੋਹਰਾ
polski: Mgła
português: Nevoeiro
Runa Simi: Pacha phuyu
română: Ceață
armãneashti: Negurâ
русский: Туман
саха тыла: Туман
sicilianu: Negghia
srpskohrvatski / српскохрватски: Magla
Simple English: Fog
slovenčina: Hmla
slovenščina: Megla
chiShona: Bvungapfunga
shqip: Mjegulla
српски / srpski: Магла
Basa Sunda: Pepedut
svenska: Dimma
தமிழ்: மூடுபனி
ไทย: หมอก
Tagalog: Ulop
Türkçe: Sis
татарча/tatarça: Томан
українська: Туман
oʻzbekcha/ўзбекча: Tuman (tabiiy hodisa)
vèneto: Nebia
vepsän kel’: Sumeg
Tiếng Việt: Sương mù
Winaray: Yamog
მარგალური: ნირსი
中文:
Bân-lâm-gú: Bông
粵語: