Nicolas Ghesquière

Nicolas Ghesquière
Información personal
Nacimiento 9 de mayo de 1971 Ver y modificar los datos en Wikidata
Comines, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Diseñador de alta costura Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
  • Caballero de las Artes y las Letras Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Nicolas Ghesquière (Nacido en 1971 en Comines, Francia. Creció en Loundun, Poitou-Charentes, Francia) es un diseñador de moda reconocido mundialmente y hasta diciembre de 2012 fue director de la casa de moda, propiedad de Grupo Kering (anteriormente conocido como Pinault-Printemps-Redoute), Balenciaga. Actualmente es el director creativo de la firma francesa Louis Vuitton

Hijo de un belga, dueño de un campo de golf en el pueblo de Poitevine en la región de Loundun y de una francesa, amante de la moda. Desde temprana edad Ghesquière disfrutó de los deportes ( equitación, esgrima, natación), y muchas de sus colecciones están inspirados en ellos. Ha dicho que le encanta el elegante uniforme del esgrima. Ghesquière es fanático del director de cine estadounidense, Brian de Palma. Creció en el pequeño pueblo de Loundun en el poniente de Francia (región donde se habla Poitevin-Saintongeais). Ghesquière anunció a los 12 años que quería ser un diseñador, aunque actualmente ha admitido que esto se debió en cierto sentido a su deseo adolescente por hacer algo diferente a lo que hacían sus padres y para mitigar el aburrimiento de la vida del pueblo. Así que para cuando tenía 12 años, Nicolas hacía esbozos de vestidos en sus libretas escolares, hacía vestidos con las cortinas de su madre y, con los cristales de candelabros de su abuela, aretes.

En vacaciones escolares trabajaba en talleres de diseñadores. A los 14 años obtuvo una pasantía con la diseñadora francesa Agnès B, el cual le fue remunerado con ropa. Más adelante trabajaría con Corinne Cobson, más tarde decidió que la moda requería de un duro trabajo y volvió a su casa para terminar con sus estudios. Tras terminarlos, Nicolas trabajó de 1990 a 1992 como asistente del diseñador Jean-Paul Gaultier. Después trabajó en Pôles, diseñando la línea de ropa tejida, a lo que siguieron una serie de elecciones poco favorables incluyendo a la casa italiana de Callaghan.

Gracias a sus contactos con Marie-Amélie Sauve y Nathalie Marrec, de Balenciaga, Ghesquière eventualmente consiguió un trabajo en la firma diseñando para el mercado asiático de la misma.

Ghesquière tomó, como una vez lo describió "lo que muchos podrían llamar como el peor puesto en la moda": diseñando uniformes y ropa para funerales para el mercado japonés de Balenciaga. Además, fue ascendido durante lo que se podría llamar como "tiempos críticos" para la "agonizante casa de moda"

Balenciaga

En 1997, a los 25 años Ghesquière fue la sorprendente elección para dirigir Balenciaga como director creativo después de que su predecesor belga, Josephus Thimister, fuera despedido tras un desastroso desfile con una banda sonora que "dejaba sordas" a las personas, por lo que los asistentes vaciaron el recinto. Por entonces Balenciaga era propiedad del Groupe Jacques Bogart, en mala situación. Sus directivos se dieron cuenta de su talento cuando diseñó una pequeña colección para su subsidiaria japonesa. Es conocido por su sentido de la silueta.

Constantemente reinventándose y moviéndose en nuevas direcciones, cambió totalmente a Balenciaga. Un aspecto de la devoción del diseñador por el legado de la casa es su respeto por la elegancia e inventiva de Cristóbal Balenciaga. Sin embargo, aunque los archivos Balenciaga se encuentran guardados en el taller de Ghesquière, sólo puede acceder a ellos por cita con un custodio que normalmente no se encuentra ahí.

Sin embargo, le gusta repetir y trata de probar que está lejos de ser un nostálgico y a menudo utiliza sus recuerdos de "niño de los 80's" (como se ha descrito a sí mismo), y su visión sobre el futuro de la moda en sus creaciones. Ghesquière ve hacia el futuro con sus colecciones con una mezcla de elementos de ciencia ficción, formas orgánicas y clasicismo francés.

El Grupo Gucci (PPR) compró Balenciaga en el 2001. Ghesquière, quien quería permanecer ahí para expandir a Balenciaga, sólo podía ser adquirido mediante casa. "Es una feliz relación" afirma Ghesquière. "Ha funcionado porque ellos querían que yo les explicara lo que yo podía hacer con Balenciaga, y no al revés". Las colecciones de Ghesquière son frescas e innovadoras, pero cuentan también con un enorme impacto comercial; no tanto en términos de lo que él mismo vende (el suyo es un producto enrarecido y sofisticado) sino en términos de influencia para con otros diseñadores.

Other Languages