Niños de Morelia

Muchos padres españoles mandaron a sus hijos en los barcos transatlánticos a México para iniciar una nueva vida lejos de la Guerra.
Niños españoles recién llegados a México a bordo de un transatlántico.

En México, los Niños de Morelia era un grupo conformado en 1937 por 456 menores de edad, hijos de republicanos, que fueron traídos de España en el vapor de bandera francesa Mexique, a petición del Comité Iberoamericano de Ayuda al Pueblo Español, con sede en Barcelona. Las gestiones se desarrollaron mediante el Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español, presidido por la señora María de los Ángeles A. de Chávez Orozco, y en el que también formaban parte del Comité de honor, la señora doña Amalia Solórzano Bravo, esposa del Presidente de México, General Lázaro Cárdenas del Río, la señora Carmela Gil de Vázquez Vela y la señora Matilde Rodríguez Cabo de Múgica.[1]

Los Niños de Morelia en la reunión del 68avo aniversario de su llegada a México el 7 de junio de 1937
Relación de los niños españoles de Morelia, 7 de junio de 1937 "Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español" 1/3.

El 27 de mayo el grupo de niños y niñas seleccionados para este viaje embarcaron en Burdeos rumbo a México, donde llegaron el 7 de junio de 1937. Los menores fueron acogidos y alojados en el edificio de la escuela España-México, que estaba situada en Morelia, Michoacán, por lo que acabaron siendo conocidos como los “Niños de Morelia”. Si bien se esperaba inicialmente que su retorno se produjera al cabo de unos meses, cuando finalizara la guerra civil española, el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la derrota republicana fue como resultado un largo exilio que para muchos se convirtió en definitivo. Sobre este grupo de niños existe una amplia bibliografía, a menudo elaborada a partir de fuentes biográficas y de estudios sobre la documentación republicana española en México[2] .

Relación de los niños españoles de Morelia, 7 de junio de 1937 "Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español" 2/3.

Fotografías:

Relación de los niños españoles de Morelia, 7 de junio de 1937 "Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español" 3⁄3.

Desde la ciudad de México, en junio de 1937, el Presidente Cárdenas envía un telegrama al Presidente Manuel Azaña que anota en sus "Apuntes"[3] :

"Tengo el gusto de participarle haber arribado hoy sin novedad a Veracruz los niños españoles que el pueblo recibió con hondas simpatías. La actitud que el pueblo español ha tenido para el de México al confiarle estos niños, correspondiendo así a la iniciativa de las damas mexicanas que ofrecieron a España su modesta colaboración la interpretamos Sr. Presidente Azaña, como fiel manifestación de fraternidad que une a los dos pueblos. El estado toma bajo su cuidado a estos niños rodeándolos de cariño y de instrucción para que mañana sean dignos defensores del ideal de su patria. Salúdolo afectuosamente. Presidente Cárdenas".

El Presidente Azaña responde:

"Con viva satisfacción leo su telegrama participándome feliz arribo expedición niños españoles que por gentil iniciativa damas mexicanas reciben cariñosa hospitalidad. Tomándolos bajo su protección Estado mexicano continúa actos generosos auxilio y adhesión causa libertad de España que este pueblo agradecido nunca olvidará. Reciba Sr. Presidente con mis votos por la prosperidad de su patria mis saludos afectuosos".[4]

Las Casas-hogar de los Niños de Morelia

La educativa a los Niños de Morella en México se llevaba a cabo en la Escuela industrial España-México, en un antiguo seminario transformado par la ocasión.

Fotografías:

Más tarda, la asistencia educativa tuvo el apoyo de la FOARE[7]

PRIMERO.- Organizar y prestar la protección y ayuda de los menores españoles necesitados residentes en México.
SEGUNDO.- Impedir, por todos los medios que estén a su alcance la repatriación de los niños contra sus propios intereses, teniendo en cuenta la trágica situación de España, los peligros de la travesía y las posibles contingencias de la guerra actual.
TERCERO.- Hacer una estadística, lo más completa posible, precisando en ella los datos personales, familiares, residencia y condiciones de vida en que se desenvuelve cada menor.
CUARTO.- Legalizar su situación o estancia en México, realizando las gestiones convenientes en los organismos policiales de Migración y recabando para ello la ayuda económica de las entidades españolas que disponen de medios.
QUINTO.- Se procurará así mismo [sic], la asistencia moral y material de los muchachos, su adaptación profesional, facilitándoles ocupación adecuada a in de que cumplan si misión social de ciudadanos libres.
SEXTO.- Organizar en México D.F., o lugar próximo, una CASA HOGAR donde puedan residir todos los menores que lo necesiten.
SÉPTIMO.- Relacionarlos con sus familiares respectivos donde quiera que se encuentren y con aquellos españoles residentes en México, que se interesen por la situación de los menores.

A partir de 1943, el El "Patronato Pro Niños Españoles" obtuvo el apoyo del general Lázaro Cárdenas, entonces Secretario de Defensa de México, para desarrollar un proyecto de casas-hogar que habían de dar continuidad educativa a los niños de la Escuela España-México de Morelia, a la sazón dirigida por el profesor Ponce de León[9] :

  • La primera casa-hogar para señoritas, situada en la calle Michoacán 64, fue dirigida por la profesora española Hortensia Salvadores Izquierdo.
  • La segunda casa-hogar, esta vez para muchachos, se situaba en la calle Alfonso Herrera 88, y tuvo como director al filósofo Adolfo Sánchez Vázquez[10] , quien substituido al año siguiente por Alfonso Aragonés.
  • La tercera casa, también para chicos, en la calle Miguel Ángel 81, fue dirigida inicialmente por el profesor Martín Navarro.

Ante el éxito de la iniciativa, que permitía acompañar en un entorno familiar a los menores durante sus estudios y sus primeras experiencias laborales, en 1944, se encargó a José María Argüelles la creación de tres casas-hogar más para los niños de Morelia. Argüelles consiguió, junto con Miguel Vargas Solórzano, que substituía por entonces a José Muñoz Cota como representante de Lázaro Cárdenas en el patronato, la apertura de tres casas-hogar, en una segunda fase:

  • La primera, dirigida por el reconocido poeta y pedagogo Manuel Giner de los Ríos, se ubicaba en la calle de Caravaggio 30, en Mixcoac.
  • La segunda fue de dirigida el profesor y abogado Manuel Galés Martínez, en la calle Cerrada de Otoño 33.
  • La tercera, en la calle de Pánuco 19, constituiría la segunda casa de niñas y tuvo como directora a la profesora Amalia Salvadores.

La normativa de estas seis casas-hogar se regía por los principios de la educación activa y personalizada que había inspirado la pedagogía en la República española, para promover el estudio y la inserción laboral:

"Son creadas para los alumnos de la antigua Escuela España-México, a fin de encauzarlos y dirigirlos, dentro de un tipo de vida familiar, por medio del estudio o del trabajo, debiéndose caracterizar la conducta de los residentes en ellas, tanto dentro como fuera de la casa hogar, por la fidelidad a la España Republicana que los alejó de la guerra y por el respeto a México que los acogió fraternalmente"[11] .

Las casas-hogar atendieron a los Niños españoles de Morelia hasta más de diez años después de su llegada a México. En 1947 cerró la casa-hogar de la calle Caravaggio; pocos meses después se abandonaron las de la calle Miguel Ángel y la calle Pánuco; en 1948 se clausuró la casa pionera de Michoacán; las dos últimas en cerrar, a finales de 1948, fueron la casa-hogar para chicos en la calle Cerrada de Otoño y la casa-hogar para chicas, de la calle Alfonso Herrera.

Fotografías:

Other Languages