Neocatólico

Neocatólicos es el nombre que se dio peyorativamente a un movimiento político e ideológico de la España de mediados y finales del siglo XIX, de confesionalidad católica pero superador de la identificación del clero con el carlismo, y que pretendía intervenir activamente en la vida política del régimen liberal, con mayor o menor proximidad o alejamiento del Partido Moderado o del tradicionalismo según la coyuntura política; y una cierta proximidad ideológica con pensadores franceses (los más contemporizadores con el denominado liberalismo doctrinario -Guizot, Royer-Collard- y los más ultramontanos con los legitimistas franceses y los pensadores propiamente católicos —Chateaubriand y Lamennais—) o el conservadurismo británico (haciendo abstracción de la condición religiosa anglicana de éstos). Para sus adversarios eran claramente reaccionarios, aplicándoles el epíteto despectivo carcundas o carcas (de origen portugués) o el apócope neos.[1]

Alcanzó influencia en la corte de Isabel II (dependiente espiritualmente de los consejos de San Antonio María Claret y Sor Patrocinio la monja de las llagasValle Inclán la denominó La corte de los milagros—), a pesar de que no ocupó nunca posiciones de predominio en el gobierno, alternante entre liberales moderados y progresistas. Durante el Sexenio Revolucionario la mayoría de los llamados neocatólicos, aglutinados en defensa de la unidad católica de España, se adhirieron al carlismo, formando la Comunión Católico-Monárquica, y obtuvieron representación parlamentaria, aunque minoritaria. Fue durante la Restauración cuando alcanzarían una importante influencia en los gobiernos de Cánovas del Castillo, que se demostró por ejemplo en la denominada cuestión universitaria, enfrentándose ideológicamente a los krausistas de la Institución Libre de Enseñanza, que fueron expulsados de la Universidad. También tuvo una gran repercusión el folleto El liberalismo es pecado (1884), del integrista Félix Sardá y Salvany.

Pueden considerarse integrantes del movimiento neocatólico, en diferentes épocas y con diferentes planteamientos, personajes como Alejandro Pidal y Mon, José María Quadrado, Manuel Cañete, Gumersindo Laverde Ruiz, Vicente de la Fuente y Bueno, Manuel Pérez Villamil, Aureliano Fernández Guerra, José Selgas Carrasco, Damián Isern y Marcó, Manuel de la Pezuela y Ceballos (Marqués de Villuma), Jaime Balmes, Donoso Cortés, Vázquez de Mella, Antonio Aparisi, Cándido Nocedal, Gumersindo Laverde, Juan Manuel Orti y Lara y Marcelino Menéndez y Pelayo.[2]

  • movimientos políticos y sociales continuadores de los neocatólicos en la primera mitad del siglo xx
  • véase también
  • notas

Movimientos políticos y sociales continuadores de los neocatólicos en la primera mitad del siglo XX

Ya en el siglo XX, la influencia de nuevas experiencias del catolicismo político europeo como la del Partito Popolare Italiano (a su vez influido por el Zentrum alemán), hizo surgir nuevos movimientos políticos católicos en España, como el Partido Social Popular (desde 1915 hasta la Dictadura de Primo de Rivera, durante la que se integró en la Unión Patriótica) y posteriormente Acción Popular y otros grupos de inspiración católica que se integraron en la CEDA durante la Segunda República Española (además de los tradicionalistas, como Tradición y Renovación Española). La política claramente anticlerical de los gobiernos republicanos del primer bienio (incluyendo la redacción de la Constitución), y la violencia anticlerical (quema de conventos, persecución religiosa durante la Guerra Civil Española) orientó decididamente a los católicos a apoyar la sublevación militar de 1936 y el posterior régimen de Franco, definido como un salvador providencial, y a la propia Guerra Civil Española como una Cruzada de Liberación Nacional. Desde 1937, y durante todo el franquismo, los movimientos políticos y sociales provenientes del mundo católico estaban obligados a su integración dentro del Movimiento Nacional, mecanismo totalitario de integración de todas las fuerzas afines al régimen que se planteaba como único vehículo de participación en la vida pública; pero mantuvieron su identidad diferenciada, considerándose informalmente como la denominada familia católica dentro de las familias del franquismo. Su influencia se concentró sobre todo en la política educativa y el mantenimiento de la moralidad pública, dentro de lo que se denominó el nacionalcatolicismo.

En cuanto al sindicalismo católico que se intentó crear a partir de lo previsto en la Doctrina social de la Iglesia desde finales del siglo XIX, no tuvo gran implantación en España, a excepción de instituciones locales en zonas rurales, especialmente en la Meseta Norte y Valle del Ebro ( Confederación Obrera Nacional Católico Agraria, Círculo Católico en distintas provincias, como el de Burgos). Mucha más influencia alcanzaron la Acción Católica, los medios de comunicación católicos (como El Debate y el Diario Ya), y la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (Ángel Herrera Oria). Más adelante adquirió un gran protagonismo el Opus Dei, cuyos miembros ocuparon puestos claves en el gobierno (a partir de 1959 -tecnócratas, Plan de Estabilización de 1959-) y en instituciones financieras (Banco Popular).

Posteriormente se produjeron diferentes intentos de formación de una democracia cristiana homologable a la de Alemania o Italia (Internacional Demócrata Cristiana).

Other Languages
català: Neocatòlic