Navaja de Ockham

La navaja de Ockham (a veces escrito Occam u Ockam), principio de economía o principio de parsimonia (lex parsimoniae), es un principio metodológico y filosófico atribuido al fraile franciscano, filósofo y lógico escolástico Guillermo de Ockham ( 1280- 1349), según el cual: En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable. Esto implica que, cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja.[1]

En ciencia, este principio se utiliza como una regla general para guiar a los científicos en el desarrollo de modelos teóricos, más que como un árbitro entre los modelos publicados. En el método científico, la navaja de Ockham no se considera un principio irrefutable, y ciertamente no es un resultado científico. «La explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no necesariamente la verdadera», según el principio de Ockham. En ciertas ocasiones, la opción compleja puede ser la correcta. Su sentido es que en condiciones idénticas, sean preferidas las teorías más simples. Otra cuestión diferente serán las evidencias que apoyen la teoría. Así pues, de acuerdo con este principio, una teoría más simple pero de menor evidencia no debería ser preferida a una teoría más compleja pero con mayor prueba.

Qué ha de tenerse en cuenta para medir la simplicidad, sin embargo, es una cuestión ambigua.[1]

La navaja de Ockham se aplica a casos prácticos y específicos, englobándose dentro de los principios fundamentales de la filosofía de la escuela nominalista que opera sobre conceptos individualizados y casos empíricos.

El principio

El principio es atribuido al fraile franciscano inglés del siglo XIV Guillermo de Ockham y es fundamental para el reduccionismo metodológico. Este principio ya formaba parte de la filosofía medieval aunque fue Ockham quien lo utilizó de forma filosófica. Sin embargo, no solamente es un principio metodológico sino que, además, tiene características gnoseológicas y ontológicas.

Pluralitas non est ponenda sine necessitate (La pluralidad no se debe postular sin necesidad).

En su forma más simple, el principio de Ockham indica que las explicaciones nunca deben multiplicar las causas sin necesidad.

Cuando dos o más explicaciones se ofrecen para un fenómeno, la explicación completa más simple es preferible; es decir, no deben multiplicarse las entidades sin necesidad.

Esta regla ha tenido una importancia capital en el desarrollo posterior de la ciencia.

Other Languages
العربية: نصل أوكام
azərbaycanca: Okkam ülgücü
беларуская: Брытва Окама
беларуская (тарашкевіца)‎: Лязо Окама
български: Бръснач на Окам
čeština: Occamova břitva
English: Occam's razor
Esperanto: Razilo de Ockham
فارسی: تیغ اوکام
français: Rasoir d'Ockham
Հայերեն: Օկկամի ածելի
Bahasa Indonesia: Pisau Ockham
italiano: Rasoio di Occam
lietuvių: Okamo skustuvas
Nederlands: Ockhams scheermes
norsk nynorsk: Ockham sin barberkniv
norsk bokmål: Ockhams barberkniv
occitan: Rasor d'Occam
português: Navalha de Occam
sicilianu: Rasolu di Occam
srpskohrvatski / српскохрватски: Occamova oštrica
Simple English: Occam's razor
slovenčina: Occamova britva
slovenščina: Ockhamova britev
српски / srpski: Окамова бритва
українська: Бритва Оккама
Tiếng Việt: Dao cạo Ockham