Natación en Chile

La natación en Chile actualmente es regulada por la Federación Chilena de Deportes Acuáticos, anterior organización llamada Federación Chilena de Natación. En Chile este deporte ha tenido grandes personajes y actualmente cuenta con una de las mejores nadadoras a nivel mundial, Kristel Köbrich.

Historia

Puede decirse que la natación en Chile nació junto con su propia historia. Oficialmente, la natación chilena comienza con la fundación de la Asociación de Natación y Waterpolo de Chile, en 1921, con sede inicial en Valparaíso. Para su mejor control y dirección de sus competencias, el país estaba dividido en 10 zonas: I Zona: Tacna y Tarapacá; II Antofagasta; III Atacama y Coquimbo; IV Aconcagua; V Santiago y Colchagua; VI Talca y Maule; VII Ñuble, Concepción y Bío-Bío; VIII Cautín; IX Valdivia, Chiloé y Aisén y X Magallanes.

Spencer Le May, un ingles muy conocido y querido en esos tiempos, fue el principal impulsor e impulsador de este deporte en Chile. Se le considera el padre de la natación en Chile. Fue presidente de la asociación durante nueve años, desde 1922 hasta 1931. El primer escudo de la federación, adoptado el 5 de mayo de 1925, fue también diseñado por Spencer Le May. La primitiva asociación se llamó después federación y trasladó su sede a Santiago.

La primera piscina de Santiago fue la que se construyó en Quinta Normal, con forma de medialuna. Sin embargo, la natación nace oficialmente en la capital, en 1925, con la piscina del Estadio Policial y que después pasó a Carabineros y después a Colo Colo. Tres años más tarde aparece la piscina del Estadio Militar para el Primer Campeonato Sudamericano efectuado en Chile en 1929 y que se adjudicó fácilmente Argentina.

En 1923, en Valparaíso, se registraron los primeros récords de Chile. Maino y Armeston cronometraron 1’24” en los 100 metros estilo libre. En 100 metros espalda, F. Zúñiga marcó un tiempo de 1’45”; y en 100 metros pecho, Hucke, del Club Alemán, cronometró 1’39”.

La primera competencia internacional de un equipo chileno se produjo en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. No fue una buena actuación. Más bien se fue a observar: Astaburuaga, Horacio Montero, Hernán Schuler, Hernán Téllez y Faelo Zúñiga estuvieron en Holanda.

Con el tiempo la natación fue mejorando en todo el país, los mejores nadadores surgían en Santiago. Un gran personaje y quizás el más conocido fue Victor Contreras, o conocido como Tiburón Contreras realizó lo que nadie creía que iba hacer, cruzar el Estrecho de Gibraltar y marcando récord mundial, a pesar de que viajó con la pequeña suma de 3.500 dólares prestado por la Universidad Católica de Valparaíso, la Caja de compensación Javiera Carrera y algunas agencias mundiales con sede en el puerto de Valparaíso.

En los años 70' y 80' vino el momento del norte, adjudicandosé un nivel de excelencia la ciudad de Antofagasta, la cuál contaba con una participación masiva de la población en este deporte además del Polo Acuático, lo que permitió a esta ciudad tener el mejor equipo nacional de natación y polo acuático, los cuales también calificaban entre los mejores a nivel Panamericano. Sin embargo a finales de los 80' el apoyo financiero desapareció casi por completo, al igual que la participación de la gente; pero en Arica seguía un fuerte y competitivo equipo que se hizo sentir en Chile, pero que terminaría el año 2004 por falta de locales para entrenar. A lo largo de la historia Santiago siempre tuvo uno de los mejores equipos y actualmente es en la capital donde debuta el mejor nivel de este deporte en Chile.

En los Juegos de Guadalajara 2011, la destacada y joven Isabel Riquelme, ha logrado el mejor tiempo nacional, con su corta edad ha llegado muy lejos y se espera que llegue a ser una gran nadadora.[1]

Other Languages