Narciso (mitología)

Óleo en lienzo atribuido en 1913 a Caravaggio, pero de autoría incierta: Narciso en la fuente (Narciso al fonte, 1595 - 1600). Galería Nacional de Arte Antiguo. Palacio Barberini.

En la mitología griega, Narciso (en griego, Νάρκισσος) era un joven muy hermoso. Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y por ello ésta la había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera. Por tanto, era incapaz de hablarle a Narciso por su amor, pero un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Cuando él preguntó «¿Hay alguien aquí?», Eco respondió: «Aquí, aquí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: «¡Ven!». Después de responder Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos. Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.

Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis, la diosa de la venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.

Versión románica

Narciso, de Paul Dubois (1866).

Se trata una historia moral en la que el orgulloso e insensible Narciso es castigado por los dioses por haber rechazado a sus pretendientes. Se cree que es una historia moralizante dirigida a los adolescentes griegos de la época. Hasta hace poco la única fuente de esta versión era un fragmento de la Descripción de Grecia de Pausanias (9.31.7), 150 años posterior a Ovidio. Una versión muy similar fue descubierta en el llamado Papiro de Oxirrinco en el año 2004, una versión muy anterior a la de Ovidio en al menos unos cincuenta años.

En la historia helénica, el joven Ameinias ama a Narciso pero es rechazado cruelmente por él. Como una forma de burlarse de Ameinias, Narciso le entrega una espada, que Ameinias utiliza para suicidarse ante las puertas de la casa de Narciso, mientras reza a la diosa Némesis pidiéndole que Narciso un día conozca el dolor del amor no correspondido. Se cree que esta maldición se cumple cuando Narciso se enamora de su propia imagen reflejada en un estanque e intenta seducir al hermoso joven sin darse cuenta de que se trata de él mismo hasta que intenta besarlo. Entristecido de dolor, Narciso se suicida con su espada y su cuerpo se convierte en una flor, la cual se le llamó Narciso.[1] Esto, puede ser tomado como un mito o leyenda

Other Languages
azərbaycanca: Nərgiz (mifologiya)
беларуская: Нарцыс, міфалогія
brezhoneg: Narkissos
corsu: Narcissu
čeština: Narkissos
dansk: Narkissos
Deutsch: Narziss
Esperanto: Narciso
eesti: Narkissos
فارسی: نارکیسوس
suomi: Narkissos
Gaeilge: Nairciseas
עברית: נרקיסוס
hrvatski: Narcis
magyar: Narkisszosz
Bahasa Indonesia: Narkissos
ქართული: ნარცისი
한국어: 나르키소스
Lëtzebuergesch: Narziss (Mythologie)
norsk bokmål: Narkissos
português: Narciso
srpskohrvatski / српскохрватски: Narcis
slovenčina: Narcis (mytológia)
slovenščina: Narcis (mitologija)
shqip: Narcisi
svenska: Narkissos
Tagalog: Narciso
українська: Нарцис (міфологія)
Tiếng Việt: Narcissus
中文: 納西瑟斯