Nacionalsindicalismo

Emblema de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, primera organización que se proclama nacionalsindicalista.

El nacionalsindicalismo, también denominado falangismo, es una ideología inspirada en el sindicalismo revolucionario[12]

Historia

Su origen tiene lugar en el ámbito de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), movimiento ideológico formado por la unión del grupo reunido en torno al semanario La conquista del Estado (reflejo de su homónimo italiano La conquista dello Stato editado por el fascista Curzio Malaparte), liderado por Ramiro Ledesma y las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica de Onésimo Redondo. Tras la fusión de las JONS con la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera tiene lugar su desarrollo pleno.

Durante la dictadura de Francisco Franco, el nacionalsindicalismo comienza siendo la cara visible del nuevo Estado, pero pronto queda relegado en favor del liberalismo tecnocracia propugnado por las jerarquías franquistas, a causa de la muerte de los fundadores de Falange en la guerra y de la disolución de la organización, por parte de Franco, en abril de 1937. Comenzaría a perder peso en la política nacional desde que algunos antiguos falangistas integrados en el partido único (FET y de las JONS) fueron sustituidos en sus cargos por ministros vinculados al Opus Dei y de clara ideología liberal-conservadora, que dieron paso a políticas aperturistas (en 1955 España entra en la ONU, en 1959 se produce la visita de Dwight D. Eisenhower, etc.). En 1967, con la Ley Orgánica del Estado, el papel de partido único pasó a ser realizado por el Movimiento Nacional. Tras la muerte de Franco, en noviembre de 1975, y con la legalización de los partidos políticos, Falange Española de las JONS se reorganiza para llevar a cabo las ideas promulgadas por la formación originaria, pero su nombre quedaría eternamente vinculado al franquismo dada la utilización de que de su simbología realizó éste.