Nacionalismo vasco

Una pegatina en inglés de Gazte Abertzaleak en el Casco Viejo de Bilbao que dice «Estás en el País Vasco, no en España».
Mural nacionalista irlandés en Belfast, mostrando solidaridad con el nacionalismo vasco. Puede apreciarse en el mismo un mapa de Euskal Herria.

El nacionalismo vasco es una ideología política y cultural que aboga por la unidad y defensa de la identidad cultural en los territorios que entiende que configuran la nación vasca y que actualmente se distribuirían entre España y Francia, lo que popularmente se conoce en lengua vasca o euskera como Euskal Herria:

El grado de aceptación de esta idea territorial no es homogéneo en todos los territorios vascos, siendo de mayor implantación en la comunidad autónoma española del País Vasco.[3]

Existen diversas concepciones y posturas nacionalistas que difieren en cuanto a cuál debería ser el destino último de dicha unión política vasca y que abarcan desde posturas autonomistas y federalistas a independentistas, todas ellas mayoritariamente democráticas, aunque existieron sectores a lo largo de la historia que propugnaron métodos de actuación violentos (véase ETA, Iparretarrak, CAA).

Antecedentes

  • Según algunos autores,[5] aunque no se puede confundir el significado de "nación" en esa época con su equivalente actual.

Sin embargo, estando seguro de que los vascos, entre todas las demás naciones, no somos tan bárbaros que no podamos reconocer y alabar al Señor en nuestra lengua.

  • En 1643 Pedro de Axular especifica los territorios que constituyen Euskal Herria: "Ceren anhitz moldez eta differenqui minçatcen baitira Euskal herrian, Naffarroa garayan, Naffarroa berrean, Çuberoan, Lapurdin, Bizcayan, Guipuzcoan, Alaba-herrian eta bertce anhitz leccutan".
  • La Diputación del Reino de Navarra expresa repetidamente en un texto de 1672 el término "Nación Bascongada" referido a "sus hijos, y naturales" y a los del "Señorío de Vizcaya, y Provincias de Guipúzcoa y Alava"
  • Manuel de Larramendi (1690-1766) defendía ya en el siglo XVIII la existencia de una "nación bascongada" :

El Proyecto de las Provincias Unidas del Pirineo es sin duda magnífico y especioso (hermoso). República que se hará famosa con su gobierno aristocrático o democrático, como mejor pareciere, tomando de las repúblicas antiguas todo lo que las hizo célebres y ruidosas en el mundo, y de las modernas todo lo que es conveniente para su duración y subsistencia.[6]

  • Lo mismo que Juan de Perochegui que en 1769 edita su libro titulado "Origen de la Nación Bascongada y de su lengua".
  • El alavés Landázuri habla ya en 1780 de "país bascongado" y en 1798 publica su obra "Historia civil de la M. N. y M. L. Provincia de Álava", en la que señala la tradicional independencia de Álava y de Vizcaya. Esta obra generó una gran controversia e inició una época de publicaciones en defensa de la independencia de los territorios vascos como la realizada por Pedro Novia de Salcedo en su libro "Defensa histórica legislativa y económica del Señorío de Vizcaya y Provincias de Álava y Guipúzcoa", acogiéndose también a esta tesis autores no vascos como Pérez Villamil, Vicente de la Fuente, Danvila y Collado y Oliver Hurtado; en oposición a la misma cabe citar a Luis Salazar y Castro.[7]
  • Tras la primera invasión francesa de 1794, Diputados de Guipúzcoa solicitan la protección francesa para formar una provincia independiente amparada por la República, lo cual no es aceptado por los franceses.[8]
  • Desde el exterior, en 1801, el investigador alemán Humboldt recorre el país y lo denomina expresamente como "nación vasca". Diez años más tarde, el senador laburdino Dominique Joseph Garat, que creía a los vascos descendientes de los fenicios, propone al Emperador Napoleón la formación de un ""Estado Nacional Vasco" que se llamaría Nueva Fenicia con los territorios de ambos lados de los Pirineos, que se agruparían en dos departamentos, Nueva Tiro y Nueva Sidón, y cuya bandera y escudo serían los de Navarra, que considera eran los de las naves de Tiro[9] y Juan Antonio de Iza Zamácola publica en 1818 "Historia de las naciones bascas de una y otra parte del Pirineo Septentrional y costas del mar Cantábrico (Auch, 1818, tres vols.)."
  • Precisamente será la Diputación de Navarra la institución que, en 1864, invita a las otras tres a participar en un proyecto mancomunado al que denomina "Laurac bat",[10] es decir, "cuatro en una".
  • El suletino Augustin Chaho es considerado un predecesor del nacionalismo vasco, pues en 1836 realiza una formulación explícita del nacionalismo vasco en su libro “Viaje por Navarra durante la insurrección de los vascos”.
  • En sus memorias (1852), Francisco Espoz y Mina expresa: "Los gipuzkoanos, vizcaínos y alabeses en el interés de derechos y nacionalidad siempre han marchado unidos con los nabarros".[11]
  • En 1881 Pedro de Soraluce-Zubizarreta es el autor de una bandera de Euskal-Erria (sic), roja por Navarra y blanca por las tres Provincias Bascongadas que desfila en París en ese año en un homenaje a Víctor Hugo. La enseña venía acompañada de una estrella dorada en cada ángulo, un escudo con los de las cuatro provincias coronado por la corona real, en cada cuartel una cabeza de rey moro para recordar el lauburu y la divisa Laurac-bat sobre una cinta con los colores de España, en recuerdo de la hermandad vasco-navarra.[13]
Other Languages