Nacionalismo valenciano

Bandera nacionalista valenciana ( Senyera de Lluita, señera de lucha), originalmente utilizada por Acció Nacionalista Valenciana[1] a principios del siglo XX.
Bandera de la Comunidad Valenciana reivindicada por parte del nacionalismo valenciano. Fue la bandera oficial en la etapa preautonómica de la Comunidad Valenciana, antes de la elección de la señera coronada valenciana.[2]

El nacionalismo valenciano, o valencianismo, es una corriente de pensamiento político que aspira al autogobierno de la actual Comunidad Valenciana, lo que en última instancia incluiría el derecho a la autodeterminación de dicho territorio. Su consideración sobre cuál es su "nación cultural", sin embargo, varía dependiendo del momento histórico, pero generalmente se asume que la Comunidad Valenciana comparte gran parte de su condición cultural con Cataluña, Islas Baleares, y la Franja de Aragón, sin que ello influya en su "marco político" definido, que es estrictamente la actual Comunidad Valenciana.[4]

Historia

Las primeras manifestaciones políticas en este sentido surgen a finales del siglo XIX, tras el episodio de cantonalismo que tuvo lugar en Alcoy y en Valencia durante la Primera República Española y su posterior enfrentamiento con el Gobierno central. Durante la primera mitad del siglo XX, paralelamente a la tardía Renaixença valenciana, a partir de la Asamblea Regionalista de 1907, promovida por la entidad cívica Lo Rat Penat, tiene lugar una eclosión de movimientos cívicos, culturales y políticos, que reivindican la identidad valenciana, y demandan el autogobierno propio. Faustí Barberà, con su discurso inaugural de 1902 De regionalisme i valentinicultura, fue quien sentó las bases de lo que sería el primer cuerpo teórico del nacionalismo valenciano.[9]

La Guerra Civil Española y la consiguiente dictadura franquista supuso, en la práctica, la desaparición y disolución del emergente nacionalismo valenciano,[13]

Bandera propuesta en el Estatuto de Benicasim.

La generación influída por Fuster, que bautizó a sus propuestas como "nou valencianisme", tenía unos planteamientos y símbolos alejados de los del valencianismo anterior al franquismo, en gran parte debido a la apropiación y control del régimen de las entidades cívicas y culturales que durante la Segunda República propugnaban el autogobierno valenciano, especialmente de Lo Rat Penat, que daban una imagen que el "nou valencianisme" consideraba " folclórica",[4]

El pensamiento de Joan Fuster logró gran influencia entre diferentes fuerzas políticas y sindicales antifranquistas entre las décadas de 1960 y 1980,[16] En las primeras elecciones democráticas, los diferentes partidos nacionalistas valencianos no consiguieron representación parlamentaria.

A consecuencia de ello, tiene lugar un profundo debate a partir de estas divergencias políticas, que acaba con la integración de dichos partidos nacionalistas en partidos de ámbito estatal, como el PSPV, que se integró en el PSOE, o la UDPV, que hizo lo propio con la UCD, con la pretensión de que ambos partidos asumieran parte de sus objetivos valencianistas. Sin embargo, no toda la militancia asumió esta decisión,[21] Desde las elecciones autonómicas y municipales de 2015, Compromís ostenta tanto la alcaldía de Valencia ( Joan Ribó) como la vicepresidencia de la Generalidad Valenciana ( Mònica Oltra).

Other Languages