Nacionalismo catalán

Manifestación realizada en Barcelona el 18 de febrero de 2006. En los carteles puede leerse «Som una nació» («Somos una nación»).

El nacionalismo catalán o catalanismo político es una corriente de pensamiento político articulado sobre el principio de que Cataluña es una nación con base en los derechos históricos de Cataluña, en su historia, en su lengua, y en el derecho civil catalán, considerando que las instituciones del Principado de Cataluña fueron sustituidas por nuevas instituciones de inspiración castellana, con el Decreto de Nueva Planta de Cataluña, promulgado por Felipe V de España el 16 de enero de 1716, implicando la derogación de las constituciones catalanas y la extinción de dicho principado como un estado dentro del « Estado compuesto» de la monarquía hispánica (De conformidad con el Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, que establece la división provincial de España de Javier de Burgos, el único principado sobreviviente es el Principado de Asturias). Entre algunos sectores el concepto de nación catalana es extendido a todos los territorios de habla catalana, los llamados Países Catalanes.[1]

Esta corriente política se consolidó ideológicamente en la primera década del siglo XX, como una variante del catalanismo, surgido como movimiento cultural en la década de los años 1830, y articulado como movimiento político en las últimas décadas del siglo XIX, siguiendo los parámetros del nacionalismo. Es una corriente de pensamiento transversal que aglutina tanto a partidos políticos y ciudadanos de izquierda como de centro y de derecha. Durante el último tercio del siglo XX, e incluso comienzos del XXI, se ha identificado en general y sobre todo gubernamentalmente con el " pujolismo", movimiento político promovido o surgido en torno a la figura de Jordi Pujol.

Corrientes nacionalistas

Pueden distinguirse básicamente dos corrientes en el nacionalismo catalán, en función de la relación que los nacionalistas catalanes creen que debe tener Cataluña con el resto de España, y en función del fin último de sus objetivos políticos.

Derecho de autodeterminación

Bandera preferente del independentismo catalán reciente (2010-actualidad).

Corriente liderada principalmente por Convergència Democràtica de Catalunya, ERC y CUP que defienden que Cataluña sea reconocida como nación, y la Generalidad de Cataluña obtenga mayores cuotas de autogobierno y sea reconocido el que sólo los catalanes puedan decidir si Cataluña debe permanecer integrada en España, entendida como un Estado "plurinacional" y confederal, o adoptar la independencia unilateral. La opción hacia la independencia ha crecido notablemente en los últimos años.[2]

Federalistas

Defendido principalmente por el PSC e ICV, así como por miembros de Unió Democrática de Catalunya (antes integrada en CiU) que propugnan un federalismo asimétrico, en el que se ponga fin al "café para todos". El PSC está a favor de celebrar un referéndum con opción a la independencia, siempre y cuando se permita legalmente y deje abierta la opción federal, la cual pediría votar.[5]

Other Languages