Nacionalidad española

Pasaporte biométrico. Los pasaportes de cualquier Estado miembro de la Unión Europea deben mencionarla y ser granates.
Pasaporte diplomático expedido a diplomáticos y altos funcionarios del Estado.

La nacionalidad española es el vínculo jurídico que liga a una persona física con el Estado español[1]

Articulado constitucional

Excepto en la vigente Constitución de 1978, todas las anteriores cartas magnas recogían los modos de adquisición de la nacionalidad.[4]

  1. La nacionalidad española se adquiere, se conserva y se pierde de acuerdo con lo establecido por la ley.
  2. Ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad.
  3. El Estado podrá concertar tratados de doble nacionalidad con los países iberoamericanos o con aquellos que hayan tenido o tengan una particular vinculación con España. En estos mismos países, aun cuando no reconozcan a sus ciudadanos un derecho recíproco, podrán naturalizarse los españoles sin perder su nacionalidad de origen.