Nación

La palabra nación tiene dos acepciones: la nación política, en el ámbito jurídico- político, es un sujeto político en el que reside la soberanía constituyente de un Estado; la nación cultural, concepto socio- ideológico más subjetivo y ambiguo que el anterior, se puede definir a grandes rasgos como una comunidad humana con ciertas características culturales comunes, a las que dota de un sentido ético- político. En sentido lato, nación se emplea con variados significados: Estado, país, territorio o habitantes de ellos, etnia, pueblo y otros. Este concepto ha sido definido de muy diferentes maneras por los estudiosos en esta cuestión sin que se haya llegado a un consenso al respecto.[1]

Anthony D. Smith define la nación de la siguiente forma: «una comunidad humana con nombre propio, asociada a un territorio nacional, que posee mitos comunes de antepasados, que comparte una memoria histórica, uno o más elementos de una cultura compartida y un cierto grado de solidaridad, al menos entre sus élites».[4]Ernest Gellner da dos definiciones de este concepto, que califica de provisionales e insuficientes:

A. Dos personas son de la misma nación si comparten la misma cultura, entendiendo por cultura un sistema de ideas y signos, de asociaciones y de pautas de conducta y comunicación.

B. Dos personas son de la misma nación siempre y cuando se reconocen como pertenecientes a esa misma nación.

En otras palabras, las naciones hacen a la persona; las naciones son los constructos de las convicciones, fidelidades y solidaridades de las personas. Una simple categoría de individuos (por ejemplo, los ocupantes de un territorio determinado o los hablantes de un lenguaje dado) llegan a ser una nación y cuando los miembros de la categoría se reconocen mutua y firmemente ciertos deberes y derechos en virtud de su común calidad de miembros. Es ese reconocimiento del prójimo como individuo de su clase lo que los convierte en nación, y no los demás atributos comunes, cualesquiera que puedan ser, que distinguen a esa categoría de los no miembros de ella.[5]

Para Eric Hobsbawm no son las naciones las que crean el nacionalismo, sino a la inversa, es el nacionalismo quien inventa la nación.[6]

Nación política

La nación política es el titular de la soberanía cuyo ejercicio afecta a la implantación de las normas fundamentales que regirán el funcionamiento del Estado. Es decir, aquellas que están en la cúspide del ordenamiento jurídico y de las cuales emanan todas las demás.

Han sido objeto de debate desde la Revolución francesa hasta nuestros días las diferencias y semejanzas entre los conceptos de nación política y pueblo, y por consiguiente entre soberanía nacional y soberanía popular. Las discusiones han girado, entre otras cosas, en torno a la titularidad de la soberanía, a su ejercicio, y a los efectos resultantes de ellos.

Una distinción clásica, con respecto a la mencionada Revolución, ejemplifica en la Constitución de 1791 la soberanía nacional, ejercida por un parlamento elegido por sufragio censitario (visión conservadora), y la soberanía popular en la Constitución de 1793, en la que el pueblo es entendido como conjunto de individuos, lo que conduciría a la democracia directa o el sufragio universal (visión revolucionaria). Sin embargo, estos significados ya se difuminaron en la misma época revolucionaria, en la que varios autores emplearon los términos de otra forma. Según Guillaume Bacot[7]​ las diferencias fueron prácticamente terminológicas y desde 1789 a 1794 hubo en el fondo un mismo concepto revolucionario de soberanía.

En 1789 el abate Sieyès usó, con un fuerte carácter socio-económico, nación y pueblo como sinónimos. Pero poco después modificó su significado, estableciendo una diferencia fundamental para su idea de la soberanía y del Estado constitucional. Concibió entonces la nación como propia del Derecho natural, anterior al Estado ( Derecho positivo), y al pueblo como determinado a posteriori. En síntesis, para Sièyes la nación es titular de la soberanía, ésta se ejerce mediante el poder constituyente, y después, tras el "establecimiento público" ( Constitución), quedaría definido el pueblo como titular del poder constituido. Así pues, el pueblo sería para el abate la nación jurídicamente organizada.

Nicolas de Condorcet sólo emplea el término pueblo, pero coincide con Sièyes al hacer énfasis en la distinción entre poder constituyente y poder constituido como base para el buen funcionamiento del Estado liberal y democrático.

Para estos dos autores, el papel del titular de la soberanía (llámese nación o pueblo) se agota tras el ejercicio del poder constituyente. Tan sólo quedaría, en estado latente, como "recordatorio" del fundamento del Estado, y podría manifestarse excepcionalmente para rebelarse contra la opresión de una eventual tiranía.

De los mencionados argumentos de Sieyès y Condorcet se deriva una idea básica respecto al Estado constitucional, que perdura hasta hoy, según la cual, como señalan, por ejemplo, Martin Kriele e Ignacio de Otto, en dicho Estado no hay soberano. Esto se basa en que si consideramos la soberanía como summa potestas o poder ilimitado (y por tanto con facultad para crear leyes sin ningún freno a priori), ello es incompatible con la existencia de una norma fundamental que establezca su supremacía. Otros autores[8]​ sostienen que el proclamar la soberanía nacional tiene por objetivo propugnar o establecer una estructura constitucional propia del Estado liberal de Derecho: al atribuir la titularidad (que no el ejercicio) de la soberanía a un ente unitario y abstracto, se proclaman como no originarios los órganos estatales, evitando que cualquiera de ellos reclame para sí poderes que considere anteriores a la Constitución, lo que además favorece la articulación policéntrica de dichos órganos (pues ninguno prevalecería sobre los demás).

Internacionalmente hablando, la nación no es sujeto de Derecho, característica que sí posee el Estado.

Other Languages
Afrikaans: Nasie
Alemannisch: Nation
aragonés: Nación
العربية: أمة
ܐܪܡܝܐ: ܐܘܡܬܐ
asturianu: Nación
авар: Миллат
azərbaycanca: Millət
Boarisch: Nation
беларуская: Нацыя
беларуская (тарашкевіца)‎: Нацыя
български: Нация
বাংলা: জাতি
bosanski: Nacija
català: Nació
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Mìng-cŭk
کوردی: نەتەوە
čeština: Národ
Cymraeg: Cenedl
dansk: Nation
Deutsch: Nation
Zazaki: Mılet
English: Nation
Esperanto: Nacio
eesti: Rahvus
euskara: Nazio
estremeñu: Nación
فارسی: ملت
suomi: Kansakunta
føroyskt: Tjóð
français: Nation
Gaeilge: Náisiún
Gàidhlig: Nàisean
galego: Nación
客家語/Hak-kâ-ngî: Mìn-chhu̍k
עברית: אומה
hrvatski: Nacija
Kreyòl ayisyen: Nasyon
magyar: Nemzet
Bahasa Indonesia: Bangsa
Ido: Naciono
íslenska: Þjóð
italiano: Nazione
日本語: 国民
ქართული: ერი
қазақша: Ұлт
한국어: 국민
Kurdî: Netewe
Latina: Natio
Lëtzebuergesch: Natioun
lumbaart: Naziun
lietuvių: Nacija
latviešu: Nācija
Baso Minangkabau: Bangso
македонски: Нација
монгол: Үндэстэн
मराठी: राष्ट्र
မြန်မာဘာသာ: လူမျိုး
नेपाल भाषा: राष्ट्र
Nederlands: Natie
norsk nynorsk: Nasjon
norsk: Nasjon
occitan: Nacion
ਪੰਜਾਬੀ: ਕੌਮ
polski: Naród
پښتو: ولس
português: Nação
Romani: Sel
română: Națiune
русский: Нация
русиньскый: Нація
sardu: Natzione
sicilianu: Nazziuni
سنڌي: قوم
srpskohrvatski / српскохрватски: Nacija
Simple English: Nation
slovenčina: Národ
Soomaaliga: Qaran
shqip: Kombi
српски / srpski: Нација
svenska: Nation
Kiswahili: Taifa
தமிழ்: தேசம்
తెలుగు: జాతీయ
тоҷикӣ: Миллат
ไทย: ชาติ
Türkçe: Millet
татарча/tatarça: Милләт
удмурт: Йӧскалык
українська: Нація
اردو: قوم
oʻzbekcha/ўзбекча: Millat
vèneto: Nasion
Yorùbá: Ìbínibí
中文: 國族
文言: 國民
Bân-lâm-gú: Bîn-cho̍k
粵語: 民族