Nódulo polimetálico

Nódulo de Manganeso.

Los nódulos polimetálicos son concreciones esféricas de 1 a 20 centímetros, excepcionalmente mucho mayores, que se han formado sobre un núcleo duro (fragmento de coral, diente de tiburón, etc.).

Constituyen concentraciones extraordinarias de metales útiles, ya que, en promedio, contienen de 15 a 35% de manganeso, de 15 a 20% de hierro, de 1 a 10% de calcio y 1% de cobalto, cobre, níquel y titanio. Son tan abundantes en las llanuras abisales, especialmente en el Océano Pacífico, que se proyecta su extracción industrial mediante dragas especiales.

A raíz de una solicitud presentada en 1967 a iniciativa del embajador maltés Arvid Pardo (conocido como el padre de la CDM), fue aprobada la Declaración de principios que regulan los fondos marinos y oceánicos y su subsuelo fuera de los límites de la jurisdicción nacional mediante la resolución 2749 (XXV), de 17 de diciembre de 1970, de la Asamblea General de las Naciones Unidas:[2]​). En definitiva, la Organización de las Naciones Unidas incluyó los nódulos polimetálicos en la lista mantenida por el Programa Patrimonio de la Humanidad, administrado por el Comité del Patrimonio de la Humanidad, para la preservación de los fondos marinos y oceánicos.

Referencias

  1. Archivos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). «Explotación de los fondos marinos y la convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del mar». Consultado el 20 de agosto de 2017. 
  2. Asamblea General de las Naciones Unidas. «Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar». Consultado el 22 de octubre de 2017.