Museo de la Lengua Portuguesa

Museo de la Lengua Portuguesa
(Museu da Língua Portuguesa)
Estação da Luz.jpg
Estação da Luz, edificio donde está situado el Museo de la Lengua Portuguesa.
Localización
País Brasil
Ciudad São Paulo
Dirección Estação da Luz
Información general

Inauguración 20 de marzo de 2006

Director(a) Antonio Sartini
Conservador(a) João Manuel Rendeiro
Información visitantes
Visitantes/año 580.000 (2006)
Sitio web museulp.org.br
Coordenadas 23°32′06″S 46°38′12″O / -23.53503333, 23°32′06″S 46°38′12″O / -46.63661667
[ editar datos en Wikidata]

El Museo de la Lengua Portuguesa (en portugués Museu da Língua Portuguesa) era un museo interactivo sobre el idioma portugués en la ciudad brasileña de São Paulo, quedando destruído luego de un incendio. Se encuentra localizado en el histórico edificio de una antigua estación de tren, la Estação da Luz, en el Bairro da Luz. Fue concebido por la Secretaría de Cultura paulista en conjunto con la Fundación Roberto Marinho y tuvo un costo total de aproximadamente 37 millones de reales (14,5 millones de euros).[1]

El objetivo central del museo era crear un espacio vivo e interactivo sobre la lengua portuguesa, considerada la base de la cultura brasileña, donde sea posible sorprender a los visitantes con aspectos inusitados y, muchas veces, desconocidos incluso hasta por los propios lusófonos. Según los organizadores del museo, se busca que la gente tenga acceso a nuevos conocimientos y reflexiones, de manera intensa y placentera.

El público al que está destinado es al ciudadano medio. Cualquier persona que quiera aprender un poco más sobre los orígenes, la historia y la continua evolución del idioma portugués, independientemente de su origen o clase social, disfrutará en el Museo.

Idea y puesta en marcha

Fotografía que muestra la interactividad del espacio, en la que se observa como se divierten los visitantes interactuando con los tótems y aprendiendo sobre las influencias de otras lenguas en el origen de las palabras portuguesas.

La idea surgió en 2001,[3] y finalizó en 2006, con la inauguración del museo. Cabe destacar que, durante ese período, concretamente en el año 2004, la ciudad de São Paulo cumplió 450 años. Un gran apoyo para el proyecto fue la Ley de Incentivo a la Cultura que contribuyó al aporte de fondos para el proyecto. También es importante señalar que São Paulo goza de un gran argumento para ser sede del museo, que va más allá del puro simbolismo, pues es la ciudad con mayor cantidad de hablantes de portugués del mundo, contabilizando aproximadamente diez millones de personas.

Como miembros de la sociedad público-privada que hizo posible la puesta en marcha del museo destacan: el Ministerio de Cultura brasileño, IBM[5] Contó también con el apoyo de la Fundación Calouste Gulbenkian, de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), de la Prefectura de São Paulo, de la Companhia Paulista de Trens Metropolitanos (CPTM), de la compañía de ascensores Otis, de los sistemas de climatización Carrier y de la Fundación Luso-Brasileña.

La idea surgió de Ralph Appelbaum, autor también del Museo del Holocausto, en Washington ( Estados Unidos), y de la Sala de Fósiles del Museo de Historia Natural, en Nueva York. El proyecto arquitectónico del museo fue elaborado por Paulo y Pedro Mendes da Rocha, padre e hijo, ambos brasileños.[8]

Other Languages