Museo de cera

Un museo de cera exhibe figuras y objetos modelados con cera. Lo que hace verdaderamente populares a los museos de cera es la recreación de personajes populares de la historia, el espectáculo, la política y el deporte en sus poses más características. Las técnicas de fabricación y la incorporación de detalles, hacen que las figuras alcancen gran realismo.

Historia antes de 1800

La máscara funeraria (sin ropa) de Isabel de York, madre del Rey Enrique VIII, 1503, Abadía de Westminster.

La fabricación de figuras de cera de tamaño real cubiertas con ropa auténtica surgió de las prácticas funerarias de la realeza europea. En la Edad Media era la costumbre llevar el cadáver, completamente vestido, en la parte superior del ataúd en los funerales reales, pero esto a veces tuvo consecuencias desafortunadas con temperaturas elevadas, y la costumbre de hacer una efigie en cera para este fin creció, una vez más con ropa real, de modo que solo la cabeza y las manos necesitaban modelos de cera. Después del funeral, a menudo se mostraba junto a la tumba o en cualquier otro lugar de la iglesia, y se convirtió en una atracción popular para los visitantes, que a menudo era necesario pagar para ver.[1]

El museo de la Abadía de Westminster en Londres tiene una colección de figuras de cera de la realeza británica que se remontan a la de Eduardo III de Inglaterra (muerto en 1377), así como las de figuras tales como el héroe naval Horatio Nelson, y Frances Stewart, duquesa de Richmond, que también tenía su loro relleno y exhibido. Desde el funeral de Carlos II en 1680 ya no fueron colocados en el ataúd, pero todavía se hicieron para su posterior exhibición [3]

Museo de cera en 1792 con los tres padres de la Revolución Francesa, Franklin, Voltaire y Rousseau, instalado en Elysium.
( Museo de la Revolución Francesa)

En las cortes europeas, incluida la de Francia, la fabricación de figuras de cera con el modelo posando para ello se hizo popular. Antoine Benoist (1632-1717) fue un pintor de la corte francesa y escultor en cera del Rey Luis XIV. Exhibió cuarenta y tres figuras en cera del francés Círculo Real en su residencia en París. A partir de entonces, el rey autorizó que las figurillas se muestren en toda Francia. Su trabajo se hizo tan altamente considerado que Jacobo II de Inglaterra lo invitó a visitar Inglaterra en 1684. Allí ejecutó los retratos del rey inglés y los miembros de su corte. Una figura sedente de Pedro el Grande de Rusia sobrevive, hecha por un artista italiano, después de que el zar quedara impresionado por las figuras que vio en el palacio de Versalles. El pintor de la corte danesa Johann Salomon Wahl ejecutó figuras del rey y la reina daneses hacia 1740.[4]

El "Moving Wax Works of the Royal Court of England", un museo o exposición de 140 figuras de tamaño natural, algunas aparentemente con piezas móviles, abierto por la Sra. Mary en Fleet Street, en Londres, estaba haciendo un excelente negocio ya en 1711. Philippe Curtius, modelador de cera en la corte francesa, abrió su Cabinet de Cire como una atracción turística en París en 1770, que permaneció abierta hasta 1802. En 1783 añadió una Caverne des Grandes Voleurs ("Cueva de los Grandes Ladrones"), una temprana "Cámara de los Horrores". Legó su colección a su protegida Marie Tussaud, que durante la Revolución francesa realizó máscaras mortuorias de la familia real ejecutada.[5]

Other Languages