Museo de Bellas Artes de Sevilla

Museo de Bellas Artes
de Sevilla
MuseoBellasArtes 002.jpg
Portada del Museo de Bellas Artes de Sevilla. Miguel de Quintana, 1729.
Localización
País Flag of Spain.svg  España
Ciudad Flag of Sevilla, Spain.svg Sevilla
Información general
Superficie 7.775 m² aprox.

Creación 16 de septiembre de 1835
Inauguración 16 de septiembre de 1835

Director(a) Valme Muñoz Rubio[1]
Información del edificio
Construcción 1662 (como convento de la Merced Calzada).
Información visitantes
Visitantes/año 362.951 (2008)[2]
292.992 (2009)[2]
290.742 (2010)[3]
292.992 (2011)[4]
188.823 (2012)
212.536 (2013)
Sitio web Página oficial del museo
Coordenadas 37°23′33″N 5°59′59″O / 37°23′33″N 5°59′59″O / -5.99972222
[ editar datos en Wikidata]

El Museo de Bellas Artes de Sevilla fue instituido en septiembre del año 1835 e inaugurado oficialmente en 1841. Actualmente es considerada una de las pinacotecas más importantes de España.[9]

Historia

Escalera principal del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

El edificio que en la actualidad alberga el museo se construyó en un principio como convento de la Merced. La Orden de la Merced fue fundada por san Pedro Nolasco en 1218.[12]

Fray Alonso de Monroy, general de la orden desde 1602, promovió la realización de la reforma del convento. Esta fue realizada a partir de 1603 con un proyecto del arquitecto Juan de Oviedo y de la Bandera y con el alarife Francisco González.[15]

En 1625, el dramaturgo Tirso de Molina, perteneciente a la Orden de la Merced, fue desterrado de Madrid a Sevilla por dictamen de la Junta de Reformación, residiendo en este convento.

La orden que ocupaba el edificio fue expulsada en 1835, tras la desamortización de Mendizábal. La convulsa historia del siglo XIX está relacionada con el devenir del museo. Fue creado por Real Decreto el 16 de septiembre de 1835 como "Museo de Pinturas" con, sobre todo, obras de arte expropiadas a la Iglesia por la desamortización. Fue gestionado por la Academia de Bellas Artes desde 1849 y un inventario de entonces recoge la existencia de 2.050 piezas. En el año 1993 solamente se conservaban poco más de 300 obras debido a que muchas fueron robadas o malvendidas, a veces por los propios directores del Museo. Si a eso sumamos el expolio artístico que tuvo lugar en Sevilla durante la invasión francesa en 1810, puede afirmarse que, de no haberse producido esos robos y saqueos, hoy el Museo de Bellas Artes de Sevilla sería uno de los mayores del mundo.[16]

Afortunadamente, las donaciones en los años posteriores fueron abundantes. En el siglo XX ha recibido grandes aportaciones de la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes de Sevilla, asociación que también ha realizado compras de piezas de interés para el museo.[16]