Museo Salzillo

Museo Salzillo
BIC Museo Salzillo, Murcia, ID RI-510001389.jpg
Imagen de conjunto del Museo
Localización
País España
Ciudad Murcia
Dirección Plaza San Agustín
Información general

Creación 1941
Inauguración 1960
Información del edificio
Construcción 1955
Información visitantes
Sitio web http://www.museosalzillo.es/
Coordenadas 37°59′11″N 1°08′17″O / 37.986443, 37°59′11″N 1°08′17″O / -1.138185
[ editar datos en Wikidata]

El museo Salzillo es un espacio museográfico que se halla en la ciudad de Murcia ( Región de Murcia, España), y que está dedicado monográficamente a las obras realizadas por el escultor barroco murciano Francisco Salzillo.

El museo está situado en la céntrica plaza de San Agustín, junto a la Iglesia de Jesús, que forma parte del mismo. En él se exponen los pasos de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, que salen en procesión en la mañana de Viernes Santo, su afamado Belén de quinientas cincuenta y seis piezas y una cincuentena de bocetos preparatorios del imaginero.

La idea de la creación de este museo comenzó a gestarse ya en el siglo XIX, pero no fue hasta 1941 cuando se aprobó su creación por el Ministerio de Educación Nacional. En 1962, se declaró Monumento Histórico Artístico. Desde entonces es uno de los museos más visitados de la Región de Murcia y, sin duda, uno de los más señeros.

Historia

En 1914 se inicia el proceso de creación del Museo Salzillo, que quedará definitivamente instituido en 1941, proyecto de capital importancia que determinará las posteriores intervenciones de consolidación, modificación y ampliación del inmueble.

El primer proyecto

El primer proyecto se encargó al arquitecto J. A. Rodríguez. El croquis que éste remite en julio de 1919 se limita a señalar el posible solar para el museo, aunque tiene una gran importancia ya que incluye una planta de la iglesia, siendo así el único documento existente sobre el estado original del templo antes de las profundas reformas realizadas en los años cincuenta. En él puede apreciarse como originalmente sólo existían capillas en los ejes principales y las diagonales, distinguiéndose aquellas que fueron con posterioridad añadidas. Asimismo pueden observarse ciertas modificaciones en planta y deslindar perfectamente la obra antigua de la ampliación.

A partir de ese momento se comenzaron a realizar gestiones con la propietaria del solar indicado, las cuales no dieron resultado. Nuevamente se trató en 1925, tras la muerte de la propietaria, de adquirir el solar, de nuevo de manera infructuosa, con lo que el proyecto quedó por el momento paralizado.

Creación del Museo: reforma de la Iglesia de Jesús y construcción del inmueble

Será en 1941 cuando definitivamente se cree el Museo Salzillo, a través de un Decreto del Ministerio de Educación Nacional. En este mismo año fue dotado de Reglamento de Régimen Interior, a través de una Orden Ministerial. A pesar de esto, no pudo ser inaugurado hasta que finalizaron las obras de construcción, en 1960.

Tras la creación del Museo, se procedió a la instalación del mismo a través de la reforma y ampliación de la Iglesia de Jesús, obra realizada según proyecto de José Tamés y Eduardo Jiménez Casalins, con el asesoramiento museográfico de Manuel Jorge Aragoneses.

Exterior del Museo Salzillo, con la fachada del renacentista Palacio Riquelme.

Los planos están fechados en 1955. La solución adoptada es totalmente diferente de la prevista por J. A. Rodríguez en 1919, tanto en magnitud de la obra como en disposición del museo. En lugar de un amplio edificio unido puntualmente a la iglesia pero estructuralmente independiente, se plantea un anexo, funcionalmente unido al templo y estructuralmente conectado, mientras que el lenguaje y la iconografía de la fachada y de las estancias acentúa esta voluntad de ampliación del edificio más que de realización de un edificio nuevo e independiente.

En la iglesia se reforzó la cimentación de muros y pilastras, se realizaron contrafuertes y vigas de descarga en las embocaduras de las capillas, se rellenó el espacio de las capillas, elevando el nivel del suelo, se reformaron las mismas, creando además dos nuevas (la de San Juan y la Verónica). Se rehizo el muro de fachada derecho, alternando los huecos originales que de ovales pasaron a ser cuadrangulares. Se reparó la cubierta de la rotonda, se cambió el pavimento y los altares de las capillas.

En cuanto a las pinturas murales, se perdieron totalmente las de las capillas, mientras que las de las pilastras y muros del deambulatorio se rehicieron imitando las originales, pero muy distintas de ellas. Las pinturas de la cúpula central, que estaban ejecutadas sobre lienzo, fueron arrancadas y en su lugar se ejecutó un conjunto pictórico que en parte imitaba al antiguo, por el pintor Mariano Ballester.

El tratamiento de fachada intentó una unidad entre el edificio histórico y el de nueva planta, a través de la unidad de material entre ambas fachadas y la construcción de una portada en el nuevo acceso inspirada en la de la iglesia.

Reformas posteriores

Con posterioridad a la gran reforma y ampliación de la Iglesia efectuada en los años cincuenta, se han realizado cinco proyectos de obras en el ámbito del Museo Salzillo, de los cuales el primero fechado en 1965 se refiere a la Iglesia, mientras que el resto lo hacen a la ampliación del nuevo cuerpo del museo y el montaje de la fachada del demolido Palacio Riquelme en el lateral que da a la calle Doctor Quesada.

Dos nuevos proyectos de 1978 y 1980 prosiguen los trabajos de edificación de la ampliación del museo. La última intervención llevada a cabo ha sido realizada por el arquitecto Yago Bonet Correa. El proyecto consistió en limpiar mediante el derribo de todos los elementos obsoletos de los años sesenta, respetando íntegramente la iglesia barroca y la fachada renacentista, y conservando también el ángulo de fachadas de los años de 1950 y 1960, e introducir en el vacío resultante un nuevo cuerpo que reorganizara y cosiera y a la vez se manifestase como el nuevo museo. El nuevo museo tiene como objetivo, entre otros, la capacidad de generar un claro recorrido museográfico y un espacio apto museístico, en el que la obra del escultor Salzillo encontrase un marco digno a la altura de lo que constituye un museo del siglo XXI.[1]

Other Languages