Museo Pedagógico Nacional

El desaparecido Museo Pedagógico Nacional, nacido como Museo de Instrucción Pública en 1882, e instalado en Madrid, fue una de las primeras instituciones promovidas por la Institución Libre de Enseñanza (ILE). Dirigido desde su creación por Manuel Bartolomé Cossío, supuso una ruptura radical con el método tradicional de la enseñanza y la introducción de nuevas perspectivas en la educación y la Pedagogía. Durante los 59 años de su existencia fue un foro que desarrolló una notable influencia en la renovación de la escuela española. En palabras del propio Cossío:

El Museo de Instrucción Primaria está llamado a ser el órgano por donde en España se introduzcan todos los adelantos que en el orden de la primera educación se verifican en los demás países.[1]

Manuel B. Cossío

El 9 de abril de 1941, completando el proceso de depuración del magisterio español realizado por los sublevados en 1936, legalmente establecido con la publicación del Decreto de 8 de noviembre de 1936, el Museo Pedagógico fue desmantelado en su organización científica, pedagógica y administrativa, y su biblioteca, trabajos y material se trasladaron al Instituto San José de Calasanz, dentro de la órbita del CSIC.[2]

Historia

Pese al fracaso del proceso revolucionario iniciado en septiembre de 1868, y la breve experiencia republicana, los avances sociales en el campo de la educación permanecieron en el sustrato intelectual liberal, aglutinados por la futura Institución Libre de Enseñanza, en pos de una moderna pedagogía que fomentase en España el conocimiento de la pedagogía del extranjero y ayudara a la formación del cuerpo docente del magisterio.[3]

Así, durante el primer gobierno liberal de la Restauración, con Sagasta como presidente y Riaño y Montero como director general de Instrucción Pública, se creó por Decreto Ley de 6 de mayo de 1882 el Museo de Instrucción Pública, que a partir de 1894 se conoció como Museo Pedagógico Nacional, siendo instalado en el mismo edificio de la Escuela Normal (luego Instituto Lope de Vega), entre las calles de San Bernardo y Daoiz, de Madrid.[4]

A lo largo de la historia del museo se pueden observar tres fases o momentos:

  • 1882-1894. Nacimiento y configuración.
  • 1894-1932. Esplendor y decadencia.
  • 1932-1941. Reestructuración y extinción.

En 1884, presentes en la Conferencia Internacional de Educación en Londres, Giner de los Ríos y Cossío, este último, como director del Museo explica en su discurso que se trata en esencia, de "un Museo Pedagógico, no un Museo escolar: quiero decir con esto que está llamado a servir a la educación de los maestros más que a la de los niños... Ante todo, el Museo debe ayudar a la formación de los educadores, siendo centro y exposición permanente y viva del estado de nuestras escuelas".[5]

Alumnos en una clase de matemáticas, dada por una profesora de la Institución Libre de Enseñanza. Foto de Christian Franzen publicada en 1903 en la revista Alma Española.

El apogeo del Museo Pedagógico llegó a comienzos del siglo XX, cuando, tras el nombramiento de Rafael Altamira, secretario del mismo entre 1889 y 1897, fue nombrado Director General de Primera Enseñanza. Entre 1911 y 1915, incrementó su campo de actividades y la colaboración con organismos afines como la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio, la Residencia de Estudiantes, el Museo de Ciencias Naturales y otras extensiones de la JAE ( Junta de Ampliación de Estudios). Se multiplicaron los cursos de perfeccionamiento para maestros e inspectores y los viajes al extranjero y becas para de maestros.

En 1932, el Museo Pedagógico se trasladó al Paseo de la Castellana, en el edificio (más tarde ocupado por la Escuela Superior del Ejército) construido para la Escuela de Magisterio y que también acogió la Escuela de Sordomudos y el Patronato de las Misiones Pedagógicas.

La obsesión anti-institucionista del Bienio Negro, la muerte de Cossío en 1935 y la carrera bélica provocada por el Golpe de Estado de 1936, desarbolaron el Museo y sus objetivos. Sólo faltaba el tiro de gracia.[nota 2] dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Más tarde, desaparecido dicho Instituto, la biblioteca fue cedida por el CSIC en 1987 a la Residencia de Estudiantes.

Other Languages