Museo Nacional de Bellas Artes (Argentina)

Museo Nacional
de Bellas Artes
Museo1.jpg.jpg
Frente del MNBA.
Bellasartes logo.png
Logo del Museo
Localización
País Flag of Argentina.svg  Argentina
Ciudad Buenos Aires
Dirección Avenida del Libertador 1473
Información general
Tipo Museo de arte público
N.º de obras 12.713 obras
Superficie 8.800

Creación 25 de diciembre de 1896
Inauguración 25 de diciembre de 1896 (119 años)[1]

Director(a) Arq. Andrés Duprat
Información visitantes
Metro Línea H Las Heras
Horarios de apertura Martes a viernes de 11.30 a 19.30
Sábados, domingos de 9.30 a 19.30 ( UTC-3)
Sitio web http://www.bellasartes.gob.ar/
Coordenadas 34°35′03″S 58°23′34″O / -34.58405556, 34°35′03″S 58°23′34″O / -58.39280556
[ editar datos en Wikidata]

El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) es un museo de arte argentino con sedes en la Ciudad de Buenos Aires y en la ciudad de Neuquén ( MNBA Neuquén). Tiene el mayor patrimonio artístico del país y es uno de los principales de América Latina.

Historia

Inicios y objetivos

En 1896 un decreto del presidente José Evaristo Uriburu creó el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Su primer director fue Eduardo Schiaffino, artista, crítico y primer historiador del arte argentino.[6]

Las primeras donaciones que recibió el museo fueron las colecciones de Adriano Rossi y José Prudencio de Guerrico,[9]

El MNBA se perfiló, desde su fundación, como un museo de carácter ecléctico, cuyo acervo fue creciendo a partir de importantes adquisiciones y donaciones.[1]

La era Schiaffino

A comienzos del nuevo siglo, Schiaffino llevó adelante cambios en el guión curatorial. El director optó por una distribución de obras según los géneros, acorde con sus conocimientos artísticos y con los modelos de la época. En 1904, Exposición Universal de San Luis, convocó a sesenta países que mostraron sus avances en la industria y sus productos comerciales, e incluyó un sector dedicado a las expresiones artísticas. Schiaffino fue el organizador de la sección argentina de Bellas Artes y tuvo a su cargo la selección del envío de nuestro país. La muestra se convirtió en una ocasión importante para difundir el arte nacional en el extranjero. Una selección de obras del patrimonio del MNBA, otras provenientes de la Comisión Nacional de Bellas Artes (CNBA) y de propiedad de los artistas, participaron y obtuvieron importantes premios.

Con el objetivo de acrecentar el patrimonio fundacional, en 1906 Schiaffino viajó a Europa en misión oficial. Allí recorrió museos, estableció contactos con coleccionistas y artistas y compró pintura antigua y contemporánea. Adquirió también la colección Bayley,[7] un conjunto de dibujos y estudios preparatorios de maestros antiguos.

Finalmente, en 1909 el MNBA dejó su sede del Bon Marché y se trasladó a la Plaza San Martín. La colección ocupó el edificio del Pabellón Argentino,[7] Ubicó las de Roverano, en las salas de la planta alta del Pabellón y para las de Piñero se destinaría un espacio en un edificio anexo, junto con el legado Rossi.

Schiaffino, que finalizó su gestión sin el museo abierto al público en septiembre de 1910, fue sucedido por Carlos Zuberbühler (1910-1911),[11] quien asumió el 30 de septiembre del mismo año.

La era Chiáppori y la sede definitiva

La Casa de Bombas en funcionamiento, con su fachada original.

Entre 1931 y 1939 Atilio Chiáppori asumió el cargo de director. Ese mismo año se fundó la Asociación Amigos del MNBA, surgida con el propósito de promover el desarrollo artístico local y acrecentar el patrimonio del museo.[12]

Chiáppori, conocedor de la museología y de las tendencias y movimientos artísticos contemporáneos internacionales, tenía la intención de convertir al MNBA en un museo “de arte moderno”, con una clara función educativa y al servicio de la comunidad.[13]

La arquitectura despojada y las paredes claras de las salas contribuyeron a generar ámbitos propicios para la contemplación de las obras dispuestas didácticamente. Para la organización del guión curatorial de la colección permanente siguió un criterio por escuelas y en orden cronológico, respetando espacios simétricos entre una y otra obra, y colgándolas a la altura de la visual. Planificó un régimen de rotación de obras cada tres o seis meses, para aquellas que no se pudieran exhibir por razones de espacio, aunque las más importantes permanecían inamovibles dada su jerarquía.

En 1938 el museo recibió la donación de la familia Guerrico, importante colección que hacia mediados del siglo XIX ya contaba con más de un centenar de obras relevantes, pertenecientes a la escuela española, italiana, flamenca y principalmente francesa, junto a piezas anónimas, copias de grandes maestros, numismática y tallas japonesas de los siglos XVIII y XIX.[7] La colección no cesó de acrecentarse, pues un valioso conjunto de abanicos, peinetones, platería colonial, objetos orientales de marfil, laca y porcelana, fue adquirido por las generaciones posteriores de la familia.

En 1942 la Biblioteca del MNBA adquiere carácter público.

El museo a los 50 años de su fundación

El anexo construido para el Sesquicentenario (1960).

Los 50 años de la fundación del museo se celebraron en 1945 bajo la dirección del reconocido artista Juan Zocchi (1944-1955). En este período el museo puso el énfasis en la difusión de su patrimonio y organizó exposiciones itinerantes que llegaron a museos del interior del país. También recibió dos importantes exposiciones internacionales: Arte español contemporáneo (1947) que, en el marco de las relaciones amistosas entre ambos países, ofreció un valioso panorama del arte contemporáneo peninsular en las salas del museo, y la muestra De Manet a nuestros días (1949), enviada por el gobierno francés, que incluyó obras del movimiento impresionista hasta las nuevas tendencias de la primera mitad del siglo XX.En 1952 se organizó una importante exposición, La pintura y la escultura argentinas de este siglo, que incluyó obras de los últimos cincuenta años, y que incorporó piezas abstractas y del movimiento de arte concreto que fueron distribuidas por estilos o temáticas en las treinta salas del museo. Así mismo se adquirieron una importante cantidad de obras para conformar La colección de arte europeo en la década del ´40, entre ellos el beso de Auguste Rodin y La ninfa sorprendida, de Édouard Manet.Por otra parte realizó una investigación sobre la pintura La oración en el Huerto, atribuida al Greco y restaurada por el propio Corradini, que publicó en Ars. Revista de Arte. Por otra parte, atribuyó a Luca Giordano la obra Un matemático, la cuál había ingresado con la autoría de José de Ribera.[15]

En septiembre de 1955, durante el golpe de Estado autodenominado Revolución Libertadora el museo estuvo ocupado por el Regimiento n°1 de Infantería Motorizada.[17]

El restaurador Juan Corradini explica el proceso de restauración alrededor del año 1960.

En 1963 asumió el cargo el arquitecto Samuel Oliver, quien se había desempeñado como secretario técnico desde 1955. Su mandato se centró en la organización de exitosas muestras temporarias. Se destacó la labor del restaurador Juan Corradini. En 1956 comenzó a trabajar en el Taller de Restauración del museo En esos años se sucedieron De El Greco a Tiépolo (1964), pintura europea de maestros del siglo XVII, conjunto de obras de colecciones particulares argentinas, museos nacionales y provinciales y de la Embajada de España; De los primitivos a Goya (1966), con piezas españolas de colecciones argentinas y De Cézanne a Miró en 1968, importantes muestras que contaron con gran presencia de público y una amplia repercusión por parte de la prensa. El Arte africano (1964) y el Arte de Oceanía (1966), tuvieron su espacio en el MNBA.[18]

El museo a fines de siglo XX

Adolfo Luis Ribera, prestigioso académico de Bellas Artes, asumió la dirección en 1977. A él le tocó inaugurar parte las salas de la planta baja dedicadas a la colección permanente de arte internacional de los siglos XIX y XX. Samuel Paz fue el encargado de realizar el guión curatorial que dio cabida a piezas de arte francés del siglo XIX y XX provenientes de dos relevantess según afinidades formales o géneros artísticos.

En 1980 y gracias al apoyo de la Asociación de Amigos del MNBA se inauguró la amplia y moderna sala del primer piso. Samuel Paz diseñó un guión en que narró el devenir del arte argentino e internacional desde la década de 1920. Entre las exposiciones internacionales de ese período se destacó, en 1981, Cuatro maestros modernos: De Chirico, Ernst, Magritte, Miró.

En la Navidad de ese mismo año el Museo sufrió el robo de veintitrés piezas de la colección, tres de las cuales fueron recuperadas en el año 2005.

Una nueva etapa se inició en 1983 cuando el crítico Guillermo Whitelow fue convocado para dirigir la institución. Bajo su gestión Martha Nanni, jefa de Servicios Técnicos, realizó cambios en el guión de las salas de arte europeo y en algunas salas de arte argentino. De acuerdo con los nuevos modelos museográficos el guión brindaba una narración clara y didáctica apoyada por diseños espaciales que privilegiaban la contemplación. También se realizaron importantes exposiciones nacionales e internacionales. Entre las retrospectivas dedicadas a artistas argentinos el público pudo ver las de Emilio Pettoruti, Antonio Berni (curadas por Martha Nanni) y Raquel Forner. De las internacionales se exhibieron, en 1984, México: 3000 años de cultura, importante conjunto de piezas pertenecientes al Museo Nacional de Antropología de México. Dos años más tarde Contrastes de formas. Abstracción geométrica 1910-1980, exposición formada por una selección de obras de los museos Simon Guggenheim y el Museo de Arte Moderno de Nueva York, entre otras.

A Guillermo Whitelow lo sucedió, en 1986, Daniel Martínez, secretario técnico del MNBA durante la gestión de Samuel Oliver y director interino en 1977. En su mandato se formalizaron nuevas estructuras administrativas y técnicas, y se realizaron concursos para ocupar diversos cargos dentro del museo. El Premio Di Tella permitió organizar en el MNBA importantes retrospectivas de artistas argentinos contemporáneos como la de Alfredo Hlito, cuya curaduría estuvo a cargo de Martha Nanni en 1987. Ese mismo año se presentó la muestra Pintura moderna brasileña: Colección Roberto Marinho, con un amplio panorama de la pintura del siglo XX de ese país.

Al año siguiente y, con el apoyo de Benson & Hedges, se realizó la primera “megamuestra” en nuestro medio, una retrospectiva dedicada a Fernando Fader. La exposición, con obras de distintos museos del país y de colecciones particulares, ocupó toda la sala del primer piso, atrayendo a gran cantidad de público.

Al cambiar el gobierno en 1989 se hizo cargo de la dirección Jorge A. Lorenzutti. En esta gestión se organizó la Exposición del Museo Nacional de Bellas Artes de la República Argentina. Arte Francés y Argentino en el siglo XIX. Importante conjunto de pinturas y esculturas del patrimonio que recorrió distintas ciudades de Japón entre noviembre de 1990 y abril de 1991 que, a su regreso se expusieron en Buenos Aires.

Rafael Iglesia, ex Director Nacional de Museos ocupó la dirección del MNBA entre 1992 y 1994. En este período se exhibieron en las salas del museo obras del artista argentino miembro del grupo informalista Alberto Greco, exposición organizada por la Fundación Cultural Mapfre y el Instituto Valenciano de Arte Moderno.

1994 - 2014

Fachada actual, modificada por Alejandro Bustillo.

Jorge Glusberg, centró su gestión (1994-2003) en la ampliación de ofertas de actividades[20] el 12 de septiembre de 2004, durante el gobierno de, fue inaugurado en la ciudad de Neuquén el Museo Nacional de Bellas Arte Neuquén, la única sede en el interior de la Argentina en la cual se exhiben obras del patrimonio del Museo Nacional de Bellas Artes.

Tras la renuncia de Glusberg, en diciembre de 2003, la Secretaría de Cultura nombró en forma interina a Alberto Bellucci.[23]

A fines de 2005, con un diseño e iluminación especial, se completó la sala de arte precolombino andino.[25]

En diciembre de 2007 Guillermo Alonso asumió la dirección ejecutiva del MNBA. En el año 2008, se inauguró la sala dedicada a la Colección Guerrico, con un modelo de exhibición diferente al conjunto de salas que pueden recorrerse en el MNBA.[26]

En 2009 se incorporó a la colección la obra de Antonio Berni, Pesadilla de los injustos o La conspiración del mundo de Juanito Laguna trastorna el sueño de los injustos.[27]

En 2010 se publicó un catálogo con las obras más relevantes del patrimonio, compilado en dos importantes volúmenes, presenta ensayos y artículos de investigadores del MNBA y colaboraciones de especialistas nacionales y extranjeros. También, en el marco del año del Bicentenario de la Revolución de Mayo, el MNBA presentó la exposición Berni: narrativas argentinas, dedicada a la obra del maestro rosarino.[28]

En 2011 el Director Ejecutivo del MNBA impulsó un proyecto de remodelación de las salas de la planta baja que consistió pintar las paredes de los espacios interiores con una paleta de colores fuertes, acorde a las tendencias actuales de la museología internacional. De esta manera, guión curatorial ya existente, se presentó al visitante en un entorno renovado.[31]

Hacia fin del año 2012, la por entonces Secretaria de Cultura de la Nación, adquirió para el MNBA tres importantes piezas de Antonio Berni, Cristo en el departamento (1980/1), El obrero encadenado (1949), donadas por la hija del artista, y La Siesta (1943), adquirida por el museo.[32]

En abril de 2013, bajo la Dirección Ejecutiva de Marcela Cardillo, la primera mujer con el cargo de directora del MNBA, recibió en sus salas la exposición internacional "Botero, dibujos en tela y en papel"[36]

Nueva política de adquisiciones

El "Torso" de Liliana Maresca (1982)[37]

​En el año 2013 la nueva política de adquisiciones del Museo Nacional de Bellas, realizadas con fondos del Estado Nacional, permitió acrecentar su patrimonio en más de 130 objetos.[39]

​Entre las últimas obras incorporadas a la colección del MNBA se destacaron un objeto de Liliana Maresca, fotografías de Marcos López de los años ochenta y el inicio de un fondo de gráfica política que comprende obras de Ricardo Carpani, Juan Carlos Romero, Fernando Bedoya y TPS.[38]

Otra línea de adquisiciones corresponde al arte argentino actual. En la mayoría de los casos se trata de las primeras producciones de los artistas: Elba Bairón, Daniel García, Miguel Harte, Graciela Hasper, Fabio Kacero, Jorge Macchi, Gumer Maier, Graciela Sacco, Román Vitali, Cristina Schiavi, Marcia Schvartz.[38]

En junio de 2015 la Dra Cristina Fernández de Kirchner inauguró 18 nuevas salas que suman 3200 metros cuadrados al museo y la finalización de la remodelación del edificio.[42]

Other Languages